El Black Metal es hoy, en sus múltiples y muy distintas variantes, uno de los géneros más excitantes que existen. Fusionado con múltiples sonoridades, no siempre relacionadas con el Metal, crece y crece cada año sin que, de momento, se le adivine un ocaso. Y eso es estupendo, dado que muchos de los editores de Hipersónica rendimos notoria devoción por el género. Como siempre, más allá del cliché hay propuestas de lo más interesantes en pleno siglo XXI, pero también las hubo a finales de los ochenta, buscando sus orígenes. La playlist de hoy es un breve repaso a las bandas que profetizaron el Black Metal, que sentaron las primeras bases de su estética sonora y que sirvieron de influencia reconocida o no para los grupos que, en la primera mitad de los noventa, harían de él una tendencia asentada en el universo Metal.

¿De qué grupos hablamos? De muchos, claro. Como en casi cualquier repaso a un género Metal concreto, es importante hablar de los orígenes muy remotos, que sin casi excepciones llevan siempre a Black Sabbath. Pero más allá de ellos, hay un puñado de bandas no tan conocidas que han de citarse de forma obligada. De Venom a Bathory, pasando por Celtic Frost, King Diamond, Hellhammer o Sodom. Son ellos los protagonistas de la primitiva y primera oleada Black Metal, quienes partieron fundamentalmente del Trhash para terminar en el Black, a través del paganismo y las referencias satánicas, oscureciendo su sonido y dotándolo de un relato mucho más épico — en muchas ocasiones, como el caso de Bathory, preñado de retórica bélica, referencias medievales y nacionalismo — . A disfrutarlos.