Anuncios

La playlist de la semana (VIII): El Nuevo Flamenco, historia de una ofuscación

Ignorado por gran parte de los medios musicales y vilipendiado por la mayoría del público, el Flamenco es el verdadero héroe de la historia musical española, escondido a principios del siglo XX por su carácter puramente folklórico, perseguido tras la Guerra Civil por su alineamiento ideológico para después ser restacado como instrumento del régimen una vez fue domado, y de nuevo escondido cuando el Rock, el Pop y la invasión latina se apropiaron, un universo tras otro, de la producción musical patria.

Un siglo de subidas y bajadas en el que sus mayores defensores han hecho muy poco por su supervivencia si lo analizamos con perspectiva. Fanatismo, ortodoxia, batalla por el mantenimiento de las esencias, cualquiera de los conceptos puede ser aplicable a la disputa entre los defensores de la raíz y los de la innovación, una batalla que se desencadenó a finales de los años sesenta y que ha marcado el pasado reciente, el presente y marcará el futuro de un género invisible a pesar de su cuasiomnipresencia.

Responsables de la revolución que puso en pie de guerra al sector trve (los amigos del Metal sabrán bien de lo que hablo) hubo muchos, aunque los hermanos García Pelayo, el gitano Sabicas y Enrique Morente o Diego Carrasco son quizás alguno de los nombres más recordados, intentando cada uno renovar el género a su manera. Fundamental fue también la creación del sello Nuevos Medios, y el acercamiento posterior del Flamenco a sonidos como el Jazz, la música latina (ambos a manos de Paco de Lucía) o el posterior Hip Hop.

La que comienza es una playlist que pretende recoger parte del fruto de la diáspora, alejándose de fundamentalismos y sin mayor orden que el concierto de lo sucedido con el género en las últimas cuatro décadas. Faltarán nombres y faltarán temas, pero sin cada uno de los presentes es imposible entender qué ha sido del Flamenco en todos estos años, qué ha permitido que a pesar del fundamentalismo haya podido sobrevivir un género despreciado por estar asociado a las clases trabajadoras o minorías étnicas.

Muchos hablan del underground en España estos días, ninguno reconoce cuál es el verdadero underground. Quizás sea porque a pesar del vacío, del desprecio o del desconocimiento de la gran mayoría, el Flamenco siempre acaba triunfando. Y lo seguirá haciendo.

Anuncios