La playlist de la semana (XI): el nuevo Blues, el viejo y la fusión más estridente

Como os contaba hace unos días, el Blues está lejos de estar muerto a pesar de haber desaparecido del primer plano musical. Es cierto que alguno de sus mayores estandartes ya no están entre nosotros y que los puestos altos en las listas de ventas parecen vedados para la guitarra, la armónica y la melodía del perdedor, pero también es cierto que el solitario y mugriento siempre ha ignorado a la estadística sin importarle lo más mínimo dónde se situén los ceros, a la derecha o a la izquierda.

Prueba fehaciente de que el Blues nunca se ha preocupado por agradar al gran público es la evolución de la escena en los últimos años, recogiendo no sólo el consecuente aire purista y ortodoxo que viene a la mente de todos, sino también abriéndose sin el menor reparo al Rock que por momentos llega a coquetear con el Metal o fusionándose en mano de algún que otro pirado con el Jazz Latino o hasta el Flamenco.

A pesar de haber desaparecido de la primera plana, el Blues sigue teniendo muchísimo recorrido. La fusión es la clave, como casi siempre

La verdad es que la presente es una historia muy similar a aquella que os relatamos hace unas semanas con el Flamenco como protagonista. Quizás con menos integrismo por parte de los veteranos pero igual de importante para conocer las tendencias que trajo consigo el cambio de siglo, siendo la fusión de géneros la verdadera protagonista del partido. Fundamental ha sido el papel desempeñado por Warren Haynes y Derek Trucks desde su posición como ex miembros de los impepinables The Allman Brothers Band y como adalides de la fusión desde Gov’t Mule y The Dereck Trucks Band, confirmando que el futuro del Blues no está en el ensimismamiento ortodoxo sino en la apertura hacia sonidos que nos llevan a oriente, al continente negro o al folklore latinoamericano.

Y, por supuesto, sigue siendo importante la herencia de la British Invasion y la apropiación del Blues por parte de la vieja Europa, ya sea desde lo que ha venido desarrollándose en los últimos años desde los países escandinavos o desde la influencia que la Inglaterra de los sesenta ha ejercido sobre nombres de la talla de Joe Bonamassa, Gary Clark Jr. o Parker Griggs, líder de los hoy apagados Radio Moscow.

Puristas, fusionadores, amigos del desierto o la psicodelia… todos ellos tienen sitio en la siguiente playlist, la cual recoge lo mejor que nos ha dado el Blues en los últimos 20 años, desde la óptica del purista y de la del transgresor. Al ataque.

Anuncios