Anuncios

La playlist de la semana (XIII): homenaje al synth pop 80s

Aún hay gente que piensa que los ochenta fueron una mierda. Y, en efecto, están sordos. De hecho, puede que sea una de las décadas más fascinantes de la música contemporánea. Por una parte estaba el underground americano en plena efervescencia, construyendo el futuro, por otra, el rock más oscuro, el hip hop empezaba a pegar muy fuerte, el mainstream se rendía a Michael Jackson… Y la electrónica seguía en pleno desarrollo a todos los niveles. Entre ellos, quizá el que hace que se marque a los ochenta como una vergüenza, el de su alianza con el pop, que supuso un atentado muy serio para las vestimentas, pero trajo auténticas joyas en lo musical. Por eso hoy osamos rendirle homenaje al synth pop de los 80s, que además brinda la oportunidad de despedirte con un chiste deleznable: “me Boy George”, que seguramente esté sancionado por la conspicua Ley Mordaza. Y si no, debería.

Una lista para disfrutar sin prejuicios, sin excusas de guilty pleasures y otras chorradas (¡No sucumbáis ante la policía del buen gusto!). Los sintes bien empleados siempre han molado, y a pesar de algunas propuestas pobres de hoy, aún sigue habiendo buenos proyectos con reminiscencias respetuosas pero bien actualizadas. Por otra parte, seguro que todos os habéis flipado cuando ha sonado en una sesión alguno de esos sintes horteras pero divertidos; facilones pero tremendamente adictivos. Una lista en la que seguramente alguno recuerde sus tiempos de mozalbete, porque canciones como estas sólo pueden traer buenos momentos. Un virus que llegó incluso a Informe Semanal. Adelante con la gomina y la peluca estrafalaria.

Y sí, en la selección algunos de los temas o artistas puede que den más grima que otros, pero también hay mucha calidad. En esos sintetizadores ochenteros había gente que venía (o aún eran) de la new wave, otros que se dirigían al italo disco o al eurodance y otros que planteaban sus esquemas desde perspectivas más sofisticadas, algunas, de hecho, incluso adelantadas a su tiempo. Mirando por el retrovisor a Kraftwerk, Gary Numan o The Normal, entre otros, aquí hay mucho pasado, pero también mucho presente que se ha construido en base a aquellos Roland y a aquellos duetos chico-chica anglosajones. Épica, zapatilla, sudor, hedonismo, laca y chaquetas vaqueras, una mezcla acorde a temas obligatorios con otros artistas indispensables pero con otras canciones no tan trilladas. Así que a dejar la lista en marcha en esa fiesta veraniega que deberías celebrar. Fuera los complejos y arriba las hombreras.

La juventud es una actitud.

Anuncios