Años noventa. La década del liberalismo a ultranza, Aznar en la Moncloa, Urdaci en la tele y algunos iluminados diciendo que el grunge había mandado al carajo al mundo del Metal. Años de confusión, en los que tan pronto reventaba la escena Marilyn Manson como lo hacía ‘Barbie Girl’. Los jevis, esa tribu urbana que entonces era mucho más numerosa que ahora, también vivía su propia crisis de identidad. Bruce Dickinson acababa de bajarse del carro, Rob Haldford era gay y la culpa era de Ripper Owens, y encima algunos melenudos habían empezado a cortarse el pelo y a llevar sudaderas Adidas.

Claro, que también fueron los años de las Crónicas de la Dragonlance, del enésimo despertar del Señor de los Anillos, de las últimas partidas al Dungeons & Dragons entre cervezas y porros. Y claro, si los jevis iban p’Albacete, pues p’Albacete fueron las bandas. Así fue como el olvidado legado de los primeros álbumes de Rainbow aderezado con el trote del bajo de Steve Harris y el musculado torso de Eric Adams (antes de que se le cayeran las tetas) marcaron el camino para una generación de músicos apoyada por sonoros teclados, coros celestiales y riffs de guitarra que imitaban al jinete a lomos del dragón que iba a salvarnos a todos del mal.

Portaestandartes en la batalla en contra el blasfemo numetal fueron bandas como Blind Guardian, Stratovarius, Rhapsody, Edguy o Hammerfall. Junto a ellos cabalgaban héroes como Ronnie James Dio, Helloween y Gamma Ray o Rage, y entre todos dieron forma a una escena que se fue con la misma fuerza con la que llegó, y que dejó varios himnos inolvidables y algunos tropiezos sonrojantes. También recogió el esfuerzo de pirados como Iron Savior y su temática espacial (de la mano de Kai Hansen, como no podía ser de otra manera) y otros que apoyándose en la llamarada draconiana se lanzarían hacia la senda del Metal Progresivo como Iced Earth, Symphony X o Angel Dust.

Preparaos porque la próxima playlist no dejará ni un minuto de descanso. El Power Metal fue sonido para hombres de pelo en pecho, para escuchar con espada en alto, para mirar con desdén al pringao que se cortó el pelo para ligar con las pijas de su clase. El Power Metal fue creado para inspirar a los salvadores del mundo, follar era algo demasiado mundano para ellos. Bueno, ahí me he pasado, no veáis qué baladones.

En fin, que le deis al play, que aún queda mucho orco por matar y mucha doncella que salvar. Al lío.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify%3Auser%3Ahipersonica%3Aplaylist%3A0i50edUpbPOtafl9mz3Kop

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments