¿Quién quieres ser de mayor, hija? Yo, Mariah Carey. Bien, tú sí que sabes. Pero ve un poco de moderna, que si no te van a pillar el truco. Bastante le dura el ‘All I Want For Christmas Is You’ a tu diva, como para ahora venir tú y arrebatárselo. Qué listo eres, pápa. Eso haré. Tengo unos amigos que dominan muy bien eso de las bases y hacen maravillas con los ordenadores y los teclados.

Lo que comenzó a mediados de la década del 2000 como un nuevo paso del Dubstep ha acabado siendo otro paraguas para el R&B actual (y ya van…). Lo llaman Future Garage, así suena mejor, más imponente, pero de futuro tiene poco según a donde se mire. Lo moderno es sonar como Mariah Carey.

Da igual si vienes como nuevo intento de pitonisa indie chupasangre, como FKA twigs, o bien pasabas por ahí y aprovechaste para quitarte el apellido para revivir igual de mal, como Solange, Mariah Carey ya lo hizo antes, igual de mal y aburrido, pero lo hizo. Le copian el timbre, sus juegos vocales y hasta su falsa sensualidad. Y cero royalties.

Sus más de 131 millones de discos vendidos desde 1990, cuando publicó su debut homónimo, son la prueba de que la fórmula Carey funciona. No obstante, ella está entre los artistas que más han vendido en toda la historia; nada menos que en el noveno lugar, por detrás de Madonna (4º), Elton John, Led Zeppelin, Pink Floyd y Rihanna, y por delante Queen (13º) y los Rolling Stones (14º).

Mariah Carey está en todos los corazones, sobre todo en los de los productores más listos. Una carrera sin un álbum llamativo, con un refrito tras otro, pero que ahí sigue, con 46 años (o 45, según fuentes, ojito). Como para no aprender a estirar el chicle y llevárselo a terrenos modernos. Y si ya se sube la mismísima a la moto de Miguel, oh, éxito. Estos 16 temas rinden pleitesía a Maaaaaarriahhh.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments