Phil Murphy, gobernador de Nueva Jersey, se ha sumado al resto de Estados que han tomado medidas restrictivas para la población con intención de contener la pandemia del Coronavirus. El gobernador llamó a la responsabilidad mientras reclamaba el confinamiento de la población: “No más reuniones o fiestas inconscientes. No más comportamiento aborrecible. Tenemos que permanecer en casa. Tenemos que mantener la distancia entre nosotros”.

Un consejo claramente desoído por un par de músicos de Rumson que, poco después, organizaron un concierto al aire libre de su banda tributo a Pink Floyd, congregando a “un grupo de 30 adultos entre los 40–50 años” con amplificadores y micrófonos y material para retransmitir este concierto vía streaming. La policía de Rumson puso fin a este improvisado evento.

En el informe policial explican como fue el incidente, pidiendo a la gente que se dispersase y volviera a sus casas, como estipulaba el mandato del gobernador, a lo que este grupo de fans del progresivo respondían con gritos de “Que le j*dan a la policía” y “bienvenidos a la Alemania nazi”.

Varios de los asistentes están pendientes de recibir cargos por desobedecer el mandato y saltarse el obligado confinamiento. Uno de los músicos ya ha recibido cargos por imprudencia temeraria, alteración del orden público y violar las leyes de emergencia. Roger Waters y David Gilmour no estarán contentos de este comportamiento por parte de sus fans.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments