La portada de Jesus is King tenía un mensaje escondido. Lo ha tenido que descubrir un empleado del sello de Jack White

Redrum.