Hablábamos hace unos días de lo decepcionante que ha sido, en lo relativo a Garage Rock y aledaños, el año que ya hemos dejado atrás. Medianías, confirmaciones grises y un nivel normal de los grandes nombres de la escena. Todo lo contrario se puede decir del Pop y sus habituales derivados, sin duda la parcela en la que más trabajos de alta gama han sido publicados este año. De nuevo, el reverso de lo que sucedió en 2013. Si hay que buscar grandes nombres este año en lo relativo a la psicodelia hay que hacerlo aquí. Hemos tenido de todo: desde trayectorias que parecían atascadas y que se relanzan hacia el infinito hasta apariciones fulgurantes, pasando por colaboraciones exquisitas y confirmaciones de altura. Empecemos, no obstante, por el segundo mejor disco del año según Hipersónica.

Pop de todos los colores

…And Star Power (Jagjaguwar, 2014) vuelve a poner a Foxygen un escalón por encima de todos los demás grupos que manejan diversas coordenadas. Ya sea desde el Pop, el Soft Rock, la herencia clásica de los sesenta o el aire psicodélico más experimental, el dúo californiano ha hecho de su tercer disco, un larguísimo viaje por los rincones más salvajes y puros de su mente creativa, el mejor trabajo del año. A grandes rasgos, Foxygen se han vuelto a reinventar, rechazando el tono convencional y apto para todos los públicos de We Are The 21st Century Ambassadors of Peace and Magic (Jagjaguwar, 2013) y mezclando sus virtudes con el caos, la algarabía juvenil de Take The Kids Off Broadway (Jagjaguwar, 2012). ¿El resultado? Ideas en bruto, directamente de su mente, volcadas en una grabación desmedida, que se recrea en el exceso y el defecto para brillar como ninguna otra. Una genialidad.

Con mayor moderación, y sublimando el Pop elegante, cuatro grupos europeos: Moodoïd, Tara King Th., Halasan Bazar y Temples. Los primeros han firmado un ejercicio exquisito que navega entre las siempre agradecidas aguas de la tradición francesa, los sintetizadores y las progresiones al ralentí. El mejor ejemplo todo lo bueno que contiene Le Monde Möö (autoeditado, 2014), su primer trabajo, es ‘La lune’. Seis minutos estructurados como una pirámide inversa, en un largo y delicioso camino preñado de descargas eléctricas que lleva desde la escasez sonora del inicio a la exuberante densidad del final. Las enseñanzas de Tame Impala intercaladas con cierto aire a los primeros Arcade Fire, por la emoción y los juegos vocales, en el contexto del proverbial pop francés. Y así durante todo el disco.

Halasan Bazar y Tara King Th. se mueven en las mismas coordenadas. No en vano, los segundos también provienen de Francia y también bucean en la tradición de su país natal. Unido todo ello a las virtudes ya muy visibles el año pasado de los daneses Halasan Bazar, el resultado es 8 (Moon Glyph, 2014), nueve canciones irresistibles. Desde el Pop Barroco hasta los Nuggets, personificados el órgano y los arpeggios que estructuran la fantástica ‘Beneath The Golden Tree’, 8 acude a referencias elementales dentro del género y sobre ellas edifica un lenguaje propio, muy reconocible, de resultados inesperados — Country — y siempre dinámico. Una colaboración perfecta: Halasan Bazar y Tara King Th. se potencian los unos a los otros, apagando carencias y ensalzando virtudes. Tanto que ojalá se repita en el futuro.

Y para terminar este pequeño recorrido por lo mejor del continente europeo, Temples. A ellos también les dedicamos un pequeño espacio en el post del año pasado. Fueron una de las sensaciones sin apenas haber publicado un LP, gracias a canciones tan redondas como ‘Keep in the Dark’. Poco después se publicaba Sun Structures (Fat Possum, 2014), con todos los temas que habíamos ido conociendo poco a poco a lo largo de 2012 y 2013. Lo cual fue una excelente noticia, dado que hasta entonces Temples habían mostrado una regularidad encomiable. En Sun Structures, para más inri, incluyen más e incluso mejores composiciones, en un cuadro sin tacha, regular y que, sin ser en absoluto innovador, se sale del estricto revivalismo. Ha encantado en la redacción y es un disco en el que es muy fácil caer en bucle, de modo que si dudáis por dónde empezar, hacedlo por aquí.

Más patios de recreo en los que perderse

El año ha dado tanto de sí que discos como All Unrevealed Parts of the Unknown (Ample Play, 2014), segundo trabajo de los también franceses Sudden Death of Stars, quedan relegados a una brillante segunda línea. Escuchando las canciones de su segundo LP viene a la mente un nombre claro: The Chills. Y por extensión, casi todo el Dunedin Sound. Esto es fantástico porque permite a Sudden Death of Stars facturar canciones que funcionan muy bien como recurso ligero, atractivas y que, al mismo tiempo, desarrollan texturas muy interesantes. Y más psicodelia francesa: todo tipo de recomendaciones y parabienes merecen Forever Pavot en su primer LP, tras varios EP y sencillos, Rhapsode (Born Bad Records, 2014). Muchas ideas, casi todas muy bien ejecutadas, y unos teclados inolvidables.

Desde parámetros parecidos parten Quilt, aunque su propuesta es mucho más complicada. La sencillez con la que presentan Sudden Death of Stars sus canciones se transforma en Held in Splendor (Mexican Summer, 2014) en prismas más ampulosos que, dada la largura del trabajo, en ocasiones encallan. Sin embargo, superadas las reticencias iniciales que Held in Splendor antepone ante el oyente, Quilt resultan ser un grupo de lo más accesible y natural. La definición perfecta de su sonido se encuentra en ‘A Mirror’, canción sencilla que funciona a ráfagas sepultada bajo una estructura intrincada. Como aquellos The Shins que parecían el mejor grupo del mundo, como White Fence en un día de mucha inspiración y como Hospitality, lejos de su último trabajo, tocando en un día feliz, obviando la melancolía y la nostalgia.

Llegamos a una de las cuestiones más delicadas del año. ¿Qué hay de The Horrors? Tras un tercer trabajo estelar, aclamado en prácticamente todos los rincones de la escena, el conjunto británico se había tomado un largo hiatus antes de afrontar Luminous (XL, 2014). Y quizá todo ello haya jugado en su contra: The Horrors, tres años después, siguen haciendo, más o menos, lo que ya hacían en Skying. Posiblemente lo estén haciendo mejor. ‘I See You’ es de largo una de las mejores cinco canciones del año, gracias en gran medida a la progresión instrumental del final capaz de echar por tierra cualquier argumento en contra de Luminous. Pero también es cierto que The Horrors han arriesgado poco aquí, y que la primera mitad del disco resulta, visto en perspectiva, un tanto decepcionante. Quizá lo peor de Luminous no es lo que es, sino lo que debería haber supuesto para ellos. Aunque quedarse en eso es injusto: el disco es muy disfrutable, con grandes momentos y un paso más que firme en su carrera.

Antes de cerrar esta sección, dos recomendaciones de aquí. Por un lado, uno de los dos discos publicados por Miquel Serra este año, La felicitat dels animals (Foehn, 2014), en la versión psicodelia-animada del artista mallorquín. Clara herencia de Animal Collective, bien, pero una impronta personal muy distinguible y un elenco de canciones, encabezadas por la estupenda ‘Secret’, que funcionan a la perfección. Por otro, tanto Uroboros EP (autoeditado, 2014) como Lysergic Waltz (autoeditado, 2014), los dos primeros pasos de los zaragozanos My Expansive Awareness. Especial mención merece Uroboros EP y un tema tan redondo como ‘Darkness’, posible anticipo de lo que está por venir en 2015 (están trabajando en el que será su primer LP). Toques de Space Rock y un sentido melódico fantástico en una de las apariciones más interesantes de la escena nacional este año.

Canciones y trabajos que funcionan a medias

Hay mucho más, aunque no todos son trabajos tan redondos como los anteriores. Se debe destacar el particular año de Captured Tracks, con tres ediciones dignas de mención Donovan Blanc, Axxa/Abraxas y Mac DeMarco. Empecemos por el último, cuyo tercer trabajo, Salad Days, ha cosechado grandes críticas. Es sorprendente, dado que está un peldaño o dos por debajo de su anterior trabajo, 2 (Captured Tracks, 2012) y no representa, a nivel sonoro, nada que el sello de Brooklyn no haya editado ya. Por ese camino, por ejemplo, es más interesante el debut de Donovan Blanc, en un formato electroacústico que deja puntuales momentos de brillantez gracias a melodías oscuras y alicaídas. Por contra, lo más destacable es el primer LP de Axxa/Abraxas, sin duda un golpe de dirección dentro del sello: Garage/Psy muy en la línea de los antiguos Woods y un disco que nunca resulta repetitivo.

En el capítulo discos-poco-convencionales merece la pena hablar de los argentinos Nunca fui a un parque de diversiones, que en su cuarta referencia, Mover Canival (autoeditado, 2014) mezclan sonidos sudamericanos, armonías vocales en la onda de Animal Collective y el dinamismo del primer El Guincho. También divertido en pequeñas dosis es Lighght (Joyful Noise, 2014), de Kishi Bashi, en un trabajo que puede resultar demasiado kitsch en el largo recorrido pero que guarda buenos momentos tomados con moderación. Más plana es la aventura en solitario de John Dwyer al frente de Damaged Bug. En Hubba Bubba (Castle Face, 2014) sólo se encontrarán a gusto quienes tengan una tolerancia muy alta al Synth Punk y a la psicodelia que se aleja de las guitarras pero no termina de enmarcarse dentro de la electrónica. Un término medio aceptable pero que de momento le favorece poco.

Hablando de Animal Collective. Este año nos hemos tenido que conformar con otro de los muchos proyectos que Avey Tare se trae entre manos. En esta ocasión, Avey Tare’s Slasher Flicks, explorando de nuevo el terreno Folk a través de un mundo de fantasía. Para el recuerdo la fabulosa ‘Little Fang’, único pilar sobre el que se sostiene Enter the Slasher House (Domino, 2014). Modestos Wild Crush (Domino, 2014) y Go Big Shadow City (Laitdbac, 2014), de Archie Bronson Outfit y Alpine Decline — este último vía Shoegaze, por si alguien aún cree en él — . Mediano y poco memorable es también Wild Ivy League (autoeditado, 2014), el primer LP, muy centrado en el Folk, de Wild Ivy. Mejoran a todos ellos The Soundcarriers y su elegante, pero también repetitivo, Entropicalia (Ghost Box, 2014), de inspiración ye-ye.

Necesitan mejorar: lo peor de la temporada

Y un nombre destacado en luces de neón, en letras gigantes y sobre la colina más alta de la ciudad: Real Estate. Qué poca cosa han sido capaces de entregar este año y qué gran disco es Days (Domino, 2011), trabajo que año tras año reluce por méritos propios a la luz de todo lo que ha ido surgiendo a su estela. Aquella ola Dream/Surf/Psy lleva mucho tiempo amortizada, y desde entonces todo son remedos incapaces de alcanzar el excelente nivel mostrado por Real Estate en Days. Ni siquiera ellos mismos. Atlas (Domino, 2014), su esperadísima continuación, sólo ofrece un argumento, ‘Talking Backwards’. Todo lo demás son tristes canciones suaves, inocentes, superficiales, incapaces de entregarse al mar de guitarras cruzadas, tan Galaxie 500, con el que nos enamoraron en Days. Real Estate han perdido la magia y Atlas es su rendición temporal. Esperemos que no definitiva.

Por detrás de ellos, y ya para cerrar este largo repaso, Wand y Coves, dos grupos nóveles que se frecuentan la misma onda sonora. Ambos ponen de manifiesto la importante influencia que de un tiempo a esta parte, proyectada de manera colosal en los dos últimos años, que está ejerciendo Tame Impala — y en menor medida The Horrors — en numerosos grupos del presente. No son ni Ganglion Reef (God?, 2014) ni Soft Friday (Nettwerk, 2014) trabajos muy negativos — Wand han gustado mucho a varios redactores — , pero tampoco originales o inspirados, más allá de detalles muy concretos. Cuestión al margen es la de Elephant Stone, con un The Three Poisons (V2, 2014) muy flojo en comparación a su su primer trabajo. Por último, ni Bear in Heaven en Time Is Over One Day Old (Dead Oceans, 2014) ni Childhood en Lacuna (Marathon Artists, 2014) han logrado transmitirnos nada.

Y eso es todo. Queda pendiente la última entrega, a cargo de Cronopio.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments