«El agua de Graná tiene minerales mágicos». Citan Bonico a Antonio Arias en su web para dejar clara la procedencia, por si meter el Saico en su letra no fuera suficiente pista.

La Sala 81‘ empieza con pachorra, rimas raras (calzando ese «amor efímero» como sea) y ambiente post pero rápidamente se pone en modo racaraca nuevaolero. Y cuando más en la ola estás, van y te tiran: canciones con parón, cómo os queremos.

4 minutos de citas a los Fuzztones (también en la portada, que remite al Lysergic Emanations), bares de los que sales sin saber dónde estás, chicas a las que te agarras… y que te mandan al carajo, como por otra parte es lo que corresponde. El primer single de Bonico es cien por cien disfrutable.