Si no hubiera ya bastante problema en Madrid con el tema, los eventos del pasado finde no ayudan para nada. La Sala Caracol de la capital española permitió este pasado sábado 7 de diciembre la celebración de un evento de ideología fascista donde las bandas que tocaron realizaron enaltecimiento de la figura de Hitler y del nazismo.

Los hechos. Las bandas de metal Brigada Totenkopf e Iberian Wolves, de marcada carácter de extrema derecha y neonazi, realizaron un bolo donde se pudieron congregar numerosos individuos afines a dichas ideologías. En imágenes del concierto que han visto la luz estos días se les pueden ver realizando gestos filofascistas y gritos de «SIEG HEIL».

Las reacciones. Tras conocerse la celebración de este evento, varios seguidores mostraron su repulsa a la conocida sala madrileña. La promotora Guacamayo Tropical, que iba a celebrar su propio evento esa misma noche, lo canceló al instante de conocer el concierto que les iba a preceder. «Nosotrxs desconocíamos la programación de la sala y el alquiler de su espacio es independiente al nuestro. Para nosotrxs es evidente el conflicto que puede ocurrir si no hacemos caso, entonces para resguardar la integridad de nuestro público y ser consecuentes con nuestras opiniones, orígenes y formas de pensar, cancelamos la fiesta de esta noche Balkan vs Cumbia».

Otros que han cancelado su próximo paso por la Sala Caracol han sido la banda Valira, que se encuentran buscando alternativas para poder celebrar su concierto en la ciudad.

Las disculpas. Al día siguiente de celebrarse el concierto, la Sala Caracol emitió su comunicado de disculpa, argumentando que fueron engañados por los organizadores del evento, que les dijeron que «solo se trataba de un evento privado al que acudirían amigos y familiares». «Fue publicado a espaldas nuestras y sin saberlo momentos antes de la apertura de puertas». Cuando la policía se presentó en las instalaciones antes de la apertura, la Sala comprobó que lo que se iba a celebrar no coincidía con lo que les habían comunicado.

La sala se quedó sin margen de maniobra y la Policía recomendó seguir adelante con el evento, para garantizar la seguridad tanto de la sala como la de los residentes del barrio. «Nos hemos sentido engañados y vamos a proceder a tomar medias legales contra el organizador del evento» añaden en el comunicado, remarcando que «el espíritu de la Sala Caracol ha rechazado durante 27 años cualquier tipo de ideología racista, xenofobia y en contra de los derechos humanos».

Precedentes. Aunque la sala alude a la falta de comunicación por parte de los organizadores, que ocultaron las bandas que iban a tocar, y al escaso margen de maniobra que poseían, muchos en redes han recordado las veces que sí cancelaron eventos de bandas vascas como Berri Txarrak, Soziedad Alkoholika o Fermín Muguruza, aludiendo al “temor a los incidentes que podría producirse las proclamas a favor de la reagrupación de los etarras encarcelados”.

La figura del programador. Lo que más asombra del comunicado es la parte donde la sala admite que permitió el alquiler para celebrar un evento sin conocer quién viene, quién toca y permitiendo respuestas vagas por parte de los organizadores. Algunos, como Sergio Picón, cuestionan la actitud de la sala y su negativa a contar con un programador que asegure la programación de la Sala Caracol, que compruebe quien solicita el alquiler y las características de las bandas que van a tocar.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments