Menuda la que tenemos liada con la SGAE. No voy a ser yo el que se ponga a explicaros punto por punto la situación, ya que miréis a donde miréis encontraréis información sobre el tema, desde uno u otro punto de vista. Nosotros os recomendamos que sigáis el tema a través de nuestros compañeros de Nación Red.

Desde luego, no es cuestión de juzgar a nadie sin ser jueces. No vamos a caer aquí en la misma que ha caído el Ministerio de Cultura permitiendo el cobro de un canon digital que presupone culpables a todos los que compran cualquier soporte digital del “delito” de la copia indiscriminada. Sí: soy un delincuente si quiero comprar 25 cds para usarlos como posavasos, así que, como puedo delinquir, pago el canon, por si acaso. Ya sabéis… aquí se presupone antes la culpabilidad que la inocencia.

Tampoco nos pondremos al nivel de la SGAE y demás agencias de gestión de derechos que han actuado a sus anchas, con el beneplácito del gobierno, cobrando a diestro y siniestro, incluso cuando el artista por el que cobraban no quería que así se hiciese. Y es que durante mucho tiempo, dicha sociedad de gestión ha estado actuando como quien está libre de pecado, tirándonos piedras a todos los usuarios de soportes digitales de uno u otro tipo, por piratas, como ellos nos han llamado a la mayoría de españoles (pocos quedan que no tengan al menos un móvil, o un reproductor de dvd en casa) mientras ellos debían haber estado mirando a su propio ombligo, pero eso es otra cuestión.

Lo que si está claro es que el tema está levantando ampollas, y que ya tenemos a todos los medios plagados de información y, sobre todo, opiniones en uno y otro sentido, porque, desde que comenzara el movimiento 15M no ha habido otro que iguale o supere el ruido mediático producido por aquel… al menos hasta la llegada de la operación Saga.

Desde un primer momento, veíamos como los artistas, sobre todo los que suelen ser más visibles de entre los representados por la entidad de gestión (y quizás también los que mayor porcentaje de lo que recauda la misma se embolsan) se tomaban con incredulidad el asunto, y ya de paso se ponían a la defensiva, como era el caso de Alejandro Sanz, que ya sabéis como se las gasta en esto de atacar y contraatacar a través de las redes sociales, y que no podía dejar de hacer acto de presencia. (Tweet completo).

En el sentido opuesto, Joan Vich (de Single y Jonston) comenzaba su alegato contra la SGAE tal y como la conocemos (ojo con esto, que la ve necesaria, aunque sea crítico con ella) y ya iba caldeando el ambiente con un tweet cargado de fina ironía.

Quiero que Teddy Bautista caiga bien. Quiero decir que, cuando caiga, lo haga con todo el equipaje.

Roberto Herreros, de Grande-Marlaska retuiteaba esta otra idea, que se antoja, a todas luces, de las más sensatas entre tanta indignación:

Estaba claro, la opinión de Vich y otras tantas en el lado crítico con la sociedad de gestión de derechos, quizás hayan sido de las más visibles, pero no era la única en ese sentido. Como veis son muchos los que están completamente de acuerdo y muestran su apoyo, pero y mientras, ¿que ocurría en el lado contrario?

Y por “contrario”, no quiero decir en absoluto que se esté a favor de la SGAE. Me refiero más bien a la cara más visible de la misma, sus socios del mainstream, los que venden mucho o los que forman parte de los órganos de la sociedad. Por lo general se están posicionando a favor de la misma, aunque como en todo, siempre hay excepciones.

Por ejemplo, Ismael Serrano reaccionaba expresando su hartazgo a través de su blog (que él llama web oficial), dónde repartía a diestro y siniestro, tanto en contra de los que se aprovechan para lucrarse con sus obras sin pagar ni un duro, como para los que han gestionado la sociedad y presuntamente se han embolsado indebidamente millones a costa del trabajo de otros.

Estoy harto. Harto de que algunos se lucren aprovechándose del trabajo ajeno y de la creatividad y el talento de otros, ya sean directivos, operadoras o piratas varios.

Además, entre los habituales en los temas de la SGAE, encontrabamos a un Ramoncín que se desligaba por completo del asunto, amenzadando con querellas contra todo aquel que le mezcle con la trama de la operación Saga, y mostrándose además bastante crítico en esta ocasión contra la cúpula directiva de la sociedad de gestión diciendo que si se demuestra la culpabilidad de los imputados,

al fin se demostrará quiénes son los malos de verdad.

Victor Manuel, por contra, se presentaba como firme defensor de la SGAE y su gestión, mientras se mostraba bastante perspicaz ante la forma en que se han llevado las cosas en la Operación Saga.

No tengo ninguna duda de que hay muchísimas cosas en la operación Saga que son puro humo y que se van a desinflar.

Por su parte, David Gómez, de Triángulo De Amor Bizarro, iba incluso más allá que muchos otros, hablando a las claras y pidiendo que encarcelaran a Teddy Bautista, a través de Twitter y enlazando al correspondiente artículo en El País:

Mientras, Andrés Calamaro venía incendiario en sus multiples tweets, aunque uno especialmente levantó ampollas a más de uno cuando se preguntaba si “Twitter también aplaude el 23F de Tejero“ para luego afirmar cosas como “Twitter con SGAE demuestra ser militante del golpe picoleto de Tejero el 23F. O lo sabe aparentar. Mostrando la hilacha“ o “La operación Saga y el 23-F son la misma cosa“. (Encontraréis muchas otras joyas de este calibre si os dáis una vuelta por el hashtag #calamarofacts).

Xabel Vegas, también era de los que expresaban su opinión desde su blog personal, en dónde escribía un post bastante crítico con la entidad de gestión y su forma de actuar, y en el que se escondían algunas perlas que más de un artista socio de SGAE se debería hacer mirar:

Los autores críticos con la SGAE no hemos sabido reaccionar ante todo esto ni articular una respuesta organizada y coherente. Merecemos una buena dosis de autocrítica.

Así que visto lo visto, pedíamos a Joan Vich, que nos diera una opinión clara, desde dentro, que nos mostrara el punto de vista de un artista como tantos otros que no se siente identificado con la entidad de gestión, aunque la considere necesaria (como pensamos muchos). Y eso es lo que os ofrecíamos en el artículo que escribía para Hipersónica.

Y claro, como era de esperar, las reacciones al artículo no se iban a hacer esperar, llegando en su mayoría a través de la red social del pajarito azul, y viniendo sobre todo desde el panorama indie, que, en su mayoría, ni se ve representado por la SGAE ni tiene en muchos casos relación alguna con ella, siendo el colectivo (por así llamarlo) que más de acuerdo se mostraba con las ideas de Vich, como por ejemplo veíamos en el tweet de La Habitación Roja:

@joanvich lo suscribimos al 100 %. Gran artículo q colgamos en nuestro muro ya!

Mucho, por su parte, también se manifestaban de la siguiente manera a favor del artículo de Vich, haciendo constar su malestar con respecto a la sociedad de la que además forman parte:

Artículo cojonudo de @joanvich sobre la SGAE, como socio y estafado estoy totalmente de acuerdo con lo que expone.

Otro que se mostraba de acuerdo con el artículo de Vich era Jaime G. Soriano, de Sexy Sadie, y apostaba porque sería de lo más retuiteado del día:

@joanvich será lo mas retuiteado del día … Vamos!

Y Amaral añadían además de mostrar su acuerdo con la tónica general del artículo de Vich que ya es necesario hacer algo al respecto.

Y no eran sólo artistas, también se unían sellos discográficos independientes al clamor de apoyo a las ideas de Vich, como hacían Grabaciones En El Mar y Subterfuge con sendos tweets:

@joanvich tambien estamos con usted.

Luego han ido llegando comunicados, como el manifiesto de La Dinamo, en el que se pide la firma de artistas para empezar a poner en marcha ese cambio que todos (o casi) parecen estar pidiendo a gritos.

Y por supuesto, tras la rueda de prensa ofrecida por la SGAE para aclarar sus posiciones ante el asunto de la operación Saga, teníamos el correspondiente comunicado, en el que pedían calma y explicaban cuál es la situación de la entidad de gestión, pero lo que dejaba claro el giro de acontecimientos y como algunos están viendo las cosas más claras tras unos días de reflexión, era ver por ejemplo a un Alejandro Sanz con una nueva perspectiva, una vez más a través de Twitter (y que también se merecía la lectura completa del mismo, aquí).

Como veis, son ríos y ríos de tinta (digital y real) los que se han escrito y se seguirán escribiendo sobre este escándalo que ha cogido a más de uno completamente desprevenido. Seguiremos hablando durante días sobre este asunto, y probablemente sea el tema del verano, porque, aún nos queda por saber cómo termina todo. Y sabiendo el paso que lleva la justicia española, nos queda mucho tiempo por delante para saber como acaba este culebrón. Pero eso ya lo veremos a su debido momento.

En Hipersónica | ¡Quiero una SGAE real, ya! [por Joan Vich]

En Nación Red | Todo sobre la SGAE

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments