Anuncios

Lacuna Coil — Broken Crown Halo

Considerados en sus inicios como posibles herederos de los The Gathering más góticos, los italianos Lacuna Coil emprendieron una senda en 2005 que sembró bastante desconcierto. Aceptado que el coqueteo con el Rock Progresivo ya no iba a ser una realidad, muchos nos contentamos con que los milaneses marcasen claras distancias con el carnavaleo de Nightwish o la futilidad de los últimos Theater of Tragedy.

Sin embargo el éxito cosechado en Estados Unidos por discos como Comalies o Karmacode llevó a la banda de Cristina Scabbia a no tomar ni un camino ni otro sino a salirse por la tangente, decisión irreprochable aunque quizás sea un lastre para sus últimos álbumes. El pacto con Don Gilmore en 2009 lo dijo todo y la presente década nos regaló a unos Lacuna Coil consecuentes en el respeto por el magnífico dueto que protagonizan Andrea Ferro y la bella vocalista italiana pero con un sonido cada vez más americanizado, manteniendo la querencia gótica pero acercándose a ella desde una perspectiva que ha regalado momentos que innegablemente remiten al NuMetal o al Metal Industrial.

Y precisamente en esas estamos en pleno 2014 con el álbum Broken Crown Halo (Nuclear Blast), con el desembarco en el Metal ‘moderno’ ya estabilizado pero con un servidor aún rumiando la apuesta, pocas veces aceptándola y muchas echando de menos la versatilidad que mostraban en tiempos de ‘Heaven’s a Lie’ o ‘To Live Is to Hide’. No cabe duda de que entendiendo sus pretensiones este último álbum y el anterior funcionan, muestran a una banda aplicada y compacta que sabe potenciar sus virtudes y minimizar sus defectos, pero en ambas ocasiones lo mostrado desprende un aroma a perfección que cuesta mucho creerse y que se convierte en un corsé como los que porta Scabbia, que estilizan la figura pero limitan bastante los movimientos.

Los efectos de corte ambiento-gótico siguen presentes pero ya no aparecen por sorpresa o necesidad sino que lo hacen por cumplir cuota de pantalla, víctimas de una espontaneidad sacrificada para dar protagonismo a riffs y secciones rítmicas que son más propias de bandas como Korn o American Head Charge que de los que otrora fueron sus referentes, Paradise Lost o Type 0 Negative. Canciones como ‘Zombies’ o ‘Infection’ lo dicen todo, sugiriendo breakdowns en vez de miradas nihilistas y brindis con zumo de tomate.

Con respecto a Shadow Life los medios tiempos han recuperado algo de espacio pero se esconden en el tracklist, empequeñecidos por su ubicación y no alzados pues la banda no ha sabido mantener la garra mostrada en las secciones más agresivas. Sigue siendo imposible poner peros al magnífico desempeño vocal del dúo Scabbia-Ferro, pero es de justos reconocer que en este Broken Crown Halo su efectividad ha quedado algo deslucida por la testimonialidad de esos ambientes lóbregos y mortuorios en los que tan bien se movían a inicios de este siglo.

6.8/10

En cualquier caso el disco lanzado a inicios de primavera cumple holgadamente el cometido de agradar a quienes aceptaron la presente apuesta aunque siga dejándonos a los escépticos a un lado. Esto no quiere decir que una banda como Lacuna Coil pueda haber dejado de existir para este sector de su público potencial, pero que el pasado se acabe convirtiendo en objeto de añoranza eclipsando la esperanza de un futuro estimulante es algo que en Milán deberían empezar a plantearse más pronto que tarde.

Anuncios