Se acerca Halloween y los zombies de Thriller saldrán a la calle mañana por la noche para acompañar a las caras pintadas de blanco de los Kiss y mucha Lady Gaga, que por algo es el disfraz estrella de este año. A mí no me extraña, es uno de los personajes de toda la historia de la música que más miedo me da.

Podríamos haber recopilado portadas de calabazas (hay unas cuantas) y este top estaría encabezado sin duda por los Helloween, otra opción eran zombies y monstruos (y de estos también se me ocurren unos cuantos) pero ganarían The Misfits, así que no, he preferido ir directamente a por carnaza.

Vísceras, casquería varia y sobre todo mucha sangre. Esta es mi colección de portadas sangrientas para esta noche de Halloween. Un tanto gore, alguna hasta da cosa tocarlas. Supongo que aquí debería ir un Parental Advisory, ¿nos los saltamos?

10. The Beatles — Yesterday and Today (1966)

Por supuesto que hay portadas más sangrientas pero es que estamos hablando de los Beatles y nadie podía esperarse en 1966 encontrárselos vestidos de carniceros y descuartizando muñecas, rodeados de carne. Al parecer para su noveno disco el grupo quiso asumir completamente el control del diseño de la portada y Paul McCartney se empeñó en apostar por esta fotografía que les hizo Robert Whitaker.

Tal fue el revuelo que inmediatamente fue censurada en el mercado americano y a los cinco días de su publicación la compañía discográfica Capitol retiró todas las copias para sustituirla por otra portada bastante más sosa en la que los cuatro de Liverpool posaban alrededor de un baúl. Hoy en día la portada de los carniceros es una codiciada pieza de coleccionistas, además de un buen (y sencillísimo) disfraz para esta noche siempre que convenzas a tres colegas más. No olvidéis sacaros la foto.

9. Black Flag — Family Man (1986)

Los californianos Black Flag no se anduvieron con rodeos para plasmar en la portada de su sexto disco su actitud hardcore y punk, a pesar de tener a la poli con la mosca detrás de la oreja por las dosis de violencia que solían generar sus conciertos por aquel entonces.

La portada de Family Man muestra la ilustración de un padre de familia apuntándose con una pistola tras haberse cargado al resto de los miembros de la familia. El disco, además de por su portada, será recordado porque es el único en el que por una cara va la voz (acojona un poco escuchar a Henry Rollins repitiendo una y otra vez ‘Family Man’) y por la otra la música, ambas sólo se juntan en ‘Armageddon Man’. Lo siento, de esta portada no hay disfraz.

8. Regurgitate — Sickening Bliss (2006)

Es probable que la banda sueca de grindcore Regurgitate no te suene de nada (a mí tampoco) pero te aseguro que sus portadas no las vas a olvidar (te puedes ir imaginando la de su disco anterior Carnivorous Erection).

Para Sickening Bliss optaron por una entrañable escena familiar con la que cualquier mujer puede tener pesadillas el resto de su vida. Estaba entre meter esta o cualquiera de Cannibal Corpse, quienes pueden presumir de que prácticamente todas sus portadas han sido censuradas y en todas hay sangre. Si me he decantado por esta es por el contraste entre el primer plano y ese fondo tan ñoño. Eso sí, se me han quitado las ganas de escucharlos.

7. Pabellón Psiquiátrico — La primera en la frente (1987)

En el apartado nacional no he encontrado una portada más sangrienta y macabra que la de La primera en la frente, el primer disco de Pabellón Psiquiátrico. Y más que por la foto en sí, que ya tiene tela, por la historia que hay detrás.

El que veis en la imagen con el cañón de la escopeta en la boca no es otro que Patuchas, al que años más tarde todo el país conocería como Juan Antonio Canta, exacto, el de “un limón y medio limón…” que aparecía en el programa ‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’ de Pepe Navarro, convirtiéndose en una de las canciones del verano. La misma canción que le dio la fama le hundió para siempre, imposible ser considerado en serio después de aquello decidió quitarse la vida a los 30 años de edad. Una portada tan premonitoria como la que ocupará el primer puesto de este ranking.

6. Rammstein — Sehnsucht (1997)

Los alemanes Rammstein siempre han perseguido la provocación y para la portada de su segundo disco de estudio, Sehnsucht, no se les ocurrió otra cosa que montarse un desplegable con un primer plano de la cara mutilada de cada uno de los miembros de la banda, unos cuantos años antes de que se estrenara Saw.

A mi lo que realmente me aterroriza es pensar que lo que parecen instrumentos de tortura es, en realidad, instrumental quirúrgico perteneciente a Ferdinand Sauerbruch, uno de los más famosos cirujanos de todos los tiempos. Cualquiera pasa por un quirófano. Eso sí, el fotógrafo Gottfried Helnwein se encargó de convertirla en una de las portadas más impactantes de los últimos años. Todos los amantes del piercing tenéis aquí otro disfraz, seguro que alguien se alegrará de que no puedas abrir la boca en toda la noche.

En Hipérsonica | Las 10 portadas de discos más sangrientas para la noche de Halloween (II)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments