Los eventos televisivos en directo vuelven a recibir un duro golpe tras conocerse los números de audiencia de la última gala de los Premios Grammys. En una gala que no fue especialmente terrible, y con presencia de varias celebridades jóvenes que deberían apelar a los sectores juveniles del público, se alcanzó un nuevo punto bajo en las retransmisiones de estos eventos.

Según informa The Wrap, los Grammy sólo consiguieron un rating de 5,4 en el demográfico de los 18 a los 49 años, su peor marca histórica. Esto marca un nuevo descenso tras el 5,6 del año pasado y el 5,9 de 2018. En total, la gala fue vista por un total de 18,7 millones de espectadores, bajando un 6% con respecto al año pasado, pero aún por encima del mínimo histórico de 17 millones en 2006, considerada una de las peores galas de siempre.

Hacer un pleno de premios con Billie Eilish o premiar a nombres emergentes como Rosalía no ha sido suciente. Las audiencias de eventos en directo siguen sufriendo año tras año. El desinterés de las audiencias jóvenes por seguir galas de este tipo por la televisión sigue creciendo, incluso aunque estos eventos traten de encontrar intereses comunes. Quizá no ayudase el reciente fallecimiento de Kobe Bryant en un accidente, que sucedió horas antes del evento, pero la competencia contra la televisión a demanda de Netflix o las redes sociales como TikTok o Instagram por la atención de los espectadores jóvenes sigue siendo dura.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments