Las críticas de la semana: The Black Keys, Lily Allen, El Columpio Asesino, Wovenhand…

“Lily Allen” src=”http://img.hipersonica.com/2014/05/lily-allen-sheezus-1.jpg» class=”centro” />

Tras la buena acogida que tuvo esta sección el domingo pasado, retomamos el recopilatorio con todas las críticas de la semana en este nuestro blog que es también el vuestro. Como veis, hemos estado muy activos y no sería de extrañar que alguna se os hubiera escapado entre tanto ajetreo.

Además, durante estos siete días hemos tenido tiempo para hablar de algunos discos muy esperados, aunque lamentablemente no todos han resultado tan satisfactorios como hubiésemos deseado. La vida del melómano también tiene a veces esa clase de reveses, amigos míos.

El Columpio Asesino — Ballenas muertas en San Sebastián

https://www.youtube.com/watch?v=KJXw-QHkdDw

El cuarto disco de El Columpio Asesino redobla la apuesta. La lleva a lo excesivo, asumiendo un riesgo que puede dejar a más de uno rendido, tirado en la cuneta de los que no aceptan un nuevo giro de tuerca.

Nota: 7,61 | Enlace a la crítica

Mujeres — Aquellos ojos

https://soundcloud.com/canadaeditorial/mujeres-suena

¿Lo bueno si breve dos veces bueno? Hostias: a mí esto no me llega, yo quiero más. Pero si hay que conformarse y juzgar sólo lo que hay, cero pegas. Cero. Desafinado pero melódico, fiestero pero romántico, marrullero pero estiloso, un agradecidísimo paréntesis de una banda que pide a gritos su propio spin-off.

Nota: 8,1 | Enlace a la crítica

Wovenhand — Refractory Obdurate

Qué bien le ha sentado a David Eugene Edwards este viaje hacia sus raíces, hacia esas bandas de las que extrajo la actitud que este Refractory Obdurate destila desde el principio hasta el final.

Nota: 8,6 | Enlace a la crítica

Ekoplekz — Unfidelity

Un debut inmejorable en el sello de µ-Ziq con electrónica retorcida en ocasiones y mecánica en otras, de parte de un talento en alza como lo es Ekoplekz, que recupera su mejor nivel, puede que con su mejor disco hasta la fecha.

Nota: 7,8 | Enlace a la crítica

Lily Allen — Sheezus

Sheezus es un disco que cumple sólo a medias, porque nos ofrece en su mayor parte las letras descaradas que esperamos de Lily Allen, pero nos deja con unas melodías y producción en la mayor parte de sus temas que entran de lleno en el terreno de las artistas y música que critican.

Nota: 6,6 | Enlace a la crítica

Opeth — My Arms, Your Hearse (1998)

El tercer paso en la carrera discográfica de Opeth no pudo ser más firme, profundizando en lo que ya habían hecho bien hasta ese momento y abriendo las puertas a nuevas ideas con las que enriquecer su propuesta. Más pesado, más oscuro y mejor hilado a través de su concepto.

Nota: 9,2 | Enlace a la crítica

Down — Down IV — Part II

https://www.youtube.com/watch?v=OBQyJvMsM-U

Es cierto que demasiado bien nos tienen acostumbrados, pero de momento queda claro que creer ciegamente en cualquier cosa que produzcan Down es apostar a caballo ganador.

Nota: 8 | Enlace a la crítica

Mac DeMarco — Salad Days

Mac DeMarco de vuelta, con canciones que siguen siendo las mismas de siempre pero que mantienen el pulso, la mirada felina, la chispa de la vida. Allí donde los experimentos terriblemente ochenteras se llevaron a sus compañeros de sello discográfico o donde Real Estate se ahogaron en el charco creado por ellos mismos, Salad Boys se yergue tímidamente para reclamar su trono.

Nota: 7 | Enlace a la crítica

Sharon Van Etten — Are We There

Are We There, el cuarto disco de Sharon Van Etten es una delicia que deja un regusto a gloria en tu paladar, que crea adicción. Uno de esos que escucharías (y escucharás), una y otra vez en una época en la que es tan fácil caer en el olvido tras un par de escuchas. Simplemente, una maravilla.

Nota: 9,11 | Enlace a la crítica

Eli Paperboy Reed — Nights Like This

Bastante antes del lanzamiento de este Nights Like This ya me avisaron de las hechuras que parecía traer este engendro. Como buen terco de pura raza que soy, no quise creerlo y me conminé a descubrir la veracidad de los augurios por mí mismo, quedando varios días sin habla ante lo que no es una traición a la esencia y las raíces del soul, sino un sonido de desagües que enmascara un adiós para no volver.

Nota: 1,33 | Enlace a la crítica

Obsidian Kingdom — Torn & Burnt

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2984647431/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3943715331/transparent=true/

Una propuesta valiente que muestra otra cara del grupo metal. A pesar de no haberse ido a polos opuestos, esta incursión en la electrónica enriquece su propuesta inicial y ayuda a abrir la electrónica a otro público que de no tratarse de un disco de Obsidian Kingdom, probablemente ni lo hubiera probado.

Nota: 7 | Enlace a la crítica

The Black Keys — Turn Blue

Es obvio que The Black Keys han buscado hacer de Turn Blue un disco más profundo y rico en matices que sus trabajos previos, sacrificando la agilidad para probar con algo más intenso. Pero ni los ingredientes clásicos, que siguen ahí, ni esas nuevas aproximaciones que a veces intentan ahondar en la psicodelia y otras nos llevan a la disco, claramente apoyadas en los hombros de Danger Mouse, consiguen quitarnos esa sensación de que parecen haberse hecho muy mayores en muy poco tiempo.

Nota: 6,8 | Enlace a la crítica

Anuncios