Miedo y asco en Las Vegas es lo que parece sentir The Weeknd mientras le pone imágenes a otro hit de los suyos, convertido ya en estrella alocada a la que le da igual qué hacer con sus canciones porque todas acaban en éxito.

Y el video, lujoso, está a la altura de la canción: tan bien empaquetado como absolutamente inane al final. Pos bueno, pos vale, pos nos alegramos: nada de nada, pero, a la que te despistes, ‘Blinding Lights’ te persigue en todos los algoritmos musicales que te marcan lo siguiente que te podría gustar.