La editorial Los Libros del Señor James se estrenó hace un par de meses con la edición de ‘Noches de Tránsito’, una recopilación del cancionero de Mark Kozelek, líder de Red House Painters y después de Sun Kil Moon. En una espléndida traducción de Ezequiel Martínez Llorente, las letras que Kozelek ha ido escribiendo a lo largo de su carrera vuelven a demostrar su eficacia, su rara virtud de aunar tragedia cotidiana y pequeños placeres sin tremendismos y sin espacio para lo tópico.

Cuenta Kozelek, en el prólogo del libro, que tuvo que volverse a escuchar sus viejos discos y que “fue duro”:

“Mi voz aniñada, alta y aguda de entonces conseguía crisparme. A eso se unían unas cuantas frases melodramáticas y algún pareado y el conjunto me avergonzó, llegando a hacerme desear alguna vez que esa voz perteneciera a otra persona.”

Esa sensación es fácil de compartir. A poco desarrollada que uno tenga la autocrítica, cuesta mirar hacia atrás sin vergüenza. No tanto a la infancia, donde las cosas apenas tenían consecuencias y aún hoy no las tienen (ni siquiera los pantalones o los disfraces horribles que hacía mamá).

Pero cuando empezamos a entrar en el terreno de la adolescencia, a mirar aquellas fotos, leer aquellas cartas o hasta revisar nuestros grupos favoritos, es complicado no sentir una mezcla de nostalgia y bochorno. Las cosas que fuimos, vestimos, leímos o escribimos o las personas con las que estuvimos nos han hecho lo que somos, pero lo que éramos causa (algo de) sofoco.

http://www.youtube.com/v/NFQ4nuUuwNo&hl=es_ES&fs=1&

Admito que casi todo el inglés que he aprendido ha sido con la música, al menos hasta que Internet nos facilitó el acceso a todo tipo de revistas, medios y literatura anglosajona. Antes, cuando Amazon era una utopía y las horas muertas delante de un ordenador sólo se pasaban jugando, las letras de los discos que nos gustaban eran mejor que el Home English. Además, antes escuchábamos esos discos muchas más veces y acabábamos por aprendernos de pe a pa todo lo que decían, aunque no siempre los entendiésemos.

http://www.youtube.com/v/R_3PYEjFBgo&hl=es_ES&fs=1&

‘Noches de Tránsito’ es un poemario fascinante sobre cada una de las cosas que vuelven, sobre el miedo a lo que pasará mañana, sobre los amigos que perdemos (por culpa suya o nuestra, pero culpa al fin y al cabo) y sobre los que seguimos manteniendo. Sobre el amor también. Vale, sobre todo eso que se ha cantado mil veces y se seguirá cantando otras mil más, pero que en manos de ciertos compositores cobrará vida como si fuera la primera vez que te lo dijeran.

http://www.youtube.com/v/KeRPCQnupuo&hl=es_ES&fs=1&

Allí, por fin, Kozelek admite que una de sus frases más famosas (“Things mean a lot at the time, don’t mean nothing later”) estaba equivocada. No hacía falta que lo dijera: el propio y muy recomendable libro ‘Noches de Tránsito’ demuestra que, aunque hayamos cambiado, todo aquello que significó mucho sigue teniendo peso.

Sitio oficial | Los Libros del Señor James

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments