Este despertar experimentado por el Blues Rock y la psicodelia en los últimos años, del que ineludiblemente nos hemos hecho eco en esta casa, ha tenido tanto impacto que era inevitable que el mismo acabase arrastrando a una escena afin pero más minoritaria como es la del Occult Rock. Sin embargo el tirón de los dos grandes no era, ni debería ser, ni es argumento suficiente para hablar de una resurrección, de una constatación del axioma “todo lo que se va y fue acaba regresando y volviendo a ser”, sino que el Rock ocultista está viviendo nuevos tiempos de fama por sí mismo, gracias a la obra y a la magnética imagen de varias de sus máximas estandartes.

A pesar del que el ocultismo en el mundo del Rock no aparece, en esencia, ligado a la figura de la mujer y su papel en la escena, sería fundamental la aparición de una banda como Coven y su vocalista Jinx Dawson no ya solo para establecer a la mujer igualdad de condiciones en un mundo que hasta entonces le era ajeno, sino también para definir un concepto que muchos atribuyen a Black Sabbath de forma errónea y del que se encuentran retazos en la obra de bandas como The Doors o Led Zeppelin entre otras.

Hoy las herederas de Jinx Dawson vuelven a dar fama a las cruces invertidas, la brujería y su mezcolanza con la psicodelia y el Blues Rock como si estuviésemos de regreso en 1969. Alia O’Brien, Jessica Thoth, Jillian Taylor y Elin Larsson son los nombres a seguir aunque comiencen a despuntar algunos más. La pionera, la que abrió las puertas que hoy cruzan las anteriores, es el referente, musical e ideológicamente. Veamos de lo que son capaces.

Alia O’brien y Blood Ceremony

aliaobrien

Tres son ya los discos de Blood Ceremony en el mercado y el crecimiento del quinteto parece imparable apoyado en la belleza y maestría a la flauta y teclados de la también vocalista Alia O’Brien. Herederos en lo sonoro del Proto-Doom de Black Sabbath, como no puede ser de otra manera, y del espíritu Folk de los Jethro Tull menos rococós, los canadienses han desarrollado una carrera en la que el Doom ha ido perdiendo fuerza conforme han ido añadiendo matices progresivos y atmosféricos a su sonido.

Sin embargo el alejamiento de la oscuridad ‘agresiva’ de su debut no ha significado un desplazamiento de la imaginería ocultista ni de la temática gótica en las letras, las cuales se apoyan en todos los tópicos del género pero desde una perspectiva humorística en ocasiones, tal y como sucedía en la película española Ceremonia Sangrienta de la que extrajeron su nombre como banda y a la que han aludido en multitud de ocasiones.

Y todo esto sin contar con en el talento instrumental y vocal de Alia O’Brien, quien es capaz de levantar suspiros y acelerar pulsos a pesar de los ‘estrafalarios’ atuendos en los que se embute. El Occult Rock obliga a pagar estos peajes y vencer estos obstáculos.

Jillian Taylor y Ruby the Hatchet

jilliantaylor

Con una imagen y un sonido menos barroco que los canadienses Blood Ceremony, Ruby the Hatchet y Jillian Taylor han sido una de las revelaciones del último trienio gracias a su Blues Rock sucio que comparte espacio tanto con la psicodelia de la West Coast como del Garage de la costa de la que son originarios. Más ingenuos y frescos que el resto de las bandas propuestas hoy, de forma deliberada, por supuesto, basan el menú en un tempo acelerado que los aleja del Doom y emparenta con el Punk pero respetando la presencia indispensable del fuzz y de los riffs sabatthianos.

Más sutiles en el tratamiento del ocultismo, a pesar de su importante presencia en temas como ‘Black Tongue‘, lo rinden todo al magnetismo de la aparentemente ingenua voz de Jillian Taylor, una vocalista correcta en lo técnico pero con una actitud aplastantemente fresca y una imagen de ‘next door girl‘ que tiene encandilada a media redacción.

Solamente tienen un álbum en el mercado pero ya les ha servido para girar por todo Estados Unidos acompañados de bandas con mayor trayectoria como los metálicos Kylesa y Torche. En breve presentarán su segundo largo y parece que la cosa va a tomar una senda más oscura y pesada, más acorde con lo que en estas líneas planteamos. Aquí seguimos, contando los días y ya sin margaritas que deshojar.

https://www.youtube.com/embed/GuUrnA74LGw

Jessica Thoth y Jex Thoth

jexthoth2

Flechazo es la palabra para definir el inicio de toda relación alrededor de Jessica Thoth, una vocalista casi desconocida hasta el lanzamiento de Blood Moon Rise (I Hate, 2013), aunque la banda encabezada por ella ya tenía 2 discos y varios EPs en su haber.

La clave del avance y de la consolidación se encuentra en la apuesta por su protagonismo, por poner las guitarras al servicio de su voz y no al contrario. El resultado, un portento vocal que quizás aleje algo a Jex Thoth de otras bandas con las que se emparentaba como Blood Ceremony o Jess and the Ancient Ones en cuanto a su oda al Doom Metal de inicio de los 70 pero que espiritualmente ha logrado reforzar esa sensación de apatía, melancolía y oscuridad asfixiante que sin duda pretenden evocar todas las bandas de la escena. Jex Thoth suenan lóbregos y reflexivos, ensoñadores desde un esquema potente en lo atmosférico en el que Jessica Thoth susurra y teatraliza, despliega un encandamiento ante el que es imposible no rendirse.

En cualquier caso es imposible no acordarse de Black Sabbath o los momentos más oscuros del debut de Coven al escuchar la última obra de Jex Thoth. Eso sí, la influencia ha pasado de ser un medio cuando lo normal en estos casos es que sea un fin. Y ahí está el principal acierto.

Elin Larsson y Blues Pills

Blues-Pills-MV-1

Y hablando de flechazos y casualidades, parecido nos ha sucedido a todos con Blues Pills, un proyecto al que en esta casa llegamos casi por casualidad y de la que en pocos meses hemos hablado hasta la saciedad. El germen se encuentra en la disolución de Radio Moscow y una historia de guitarras voladoras y rostros ensangrentados, Parker Griggs por un lado y su bajista y batería huyendo de lo que al parecer se había vuelto un infierno.

Al proyecto se unirían el joven guitarrista francés Dorian Sorriaux y a la belleza sueca Elin Larsson, fichajes que han acabado siendo definitorios para que Blues Pills sean lo que hoy son, uno de los grupos más interesantes de la escena Blues Rock europea. 3 EPs, un álbum de estudio y uno en directo (en camino) es la producción de la banda en solo tres años, quizás alejados en su largo de lo que todos entendemos como Occult Rock pero con sobradas pruebas de saber moverse con comodidad en él en las versiones alojadas en los ensayos discográficos previos.

En cualquier caso es innegable la influencia de Jinx Dawson y todo lo construido por ella en el estilo de Elin Larsson, quizás no desde el exhibicionismo corporal pero sí desde una puesta en escena y personalidad igual de aplastantes. Y quién sabe, si el éxito les sigue acompañando siempre pueden llegar las sesiones de fotos y los cantos de sirena desde otros tipos de arte.

Jix Dawson y Coven

jinxx

Pocos documentos videográficos pero mucha fotografía de la época podemos encontrar de la formación de Coven en 1969 y, en particular, de Jinx Dawson, una vocalista que haría historia junto a Grace Slick como dos de las primeras estrellas femeninas en el mundo del Rock.

Pioneros en la introducción del satanismo, la brujería y el paganismo como temática lírica de forma explícita (los títulos de las canciones de su debut son clarificadores), gozan en la actualidad de menor reconocimiento en cuanto a obra e influencia del que sin duda merecen merecen, en parte por estar eclipsados por Black Sabbath pero también por frenar su andadura en 1974 tras varios escándalos y una matización posterior que restó gran parte de la magia existente hasta entonces.

En cualquier caso los tres discos lanzados hasta su primera disolución sirvieron para convertir a Jinx Dawson en una estrella controvertida por lucir de forma transgresora en un mundo dominado por hombres y hacerlo luciendo un palmito que quitaba el hipo y con unas formas bastante irreverentes para la época. No alcanzaron la fama de Jefferson Airplane entonces ni hoy el paso del tiempo les ha recompensado en forma de seminalidad, pero ninguno de los dos hechos resta valor al influjo que Coven ha ejercido sobre esta avalancha de bandas parapetadas en la esencia encabezadas por mujeres.

Quizás fueron más conocidos en su momento por la polémica relacionada con Charles Manson que por la importante talla de sus canciones, pero en el reducto que todo este tiempo ha sido el Occult Rock Coven y Jinx Dawson mantienen su efigie de banda fundacional. Habrá que hacer justicia.

https://www.youtube.com/embed/ukxvJAHzaMI

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments