Las peores portadas de discos de 2014

No todo es bonito dentro del mundo de las portadas. También hay auténticas atrocidades que haría llorar sangre hasta al más ciego del lugar. Y como las más feas suelen ser más divertidas que las más bonitas, allá que vamos también a escarbar entre los horrores más espantosos que nos hacen preguntarnos cómo han conseguido los diseñadores tangar de esta manera a las bandas y a los artistas. Parecen inocentadas, pero no lo son. Abstenerse gente con los ojos sensibles y embarazadas.

Mogwai — Rave Tapes

No fallan a la tradición los escoceses y vuelven a la tendencia de portadas feas que Mogwai habían medio-roto con el anterior disco. (Crítica)

Opeth — Pale Communion

El prog rancio viejuno no sólo ha impregnado su música. Cogen lo mejor (la calidad del sonido) y lo peor (el horterismo en las portadas). (Crítica)

Camela — Más de lo que piensas

Diría que el tercero, el que se ha ido, se ha llevado también el buen gusto, pero es que siempre han sido así de cutres.

Bohren & Der Club of Gore — Piano Nights

Hay quien la califica de feapa (tan fea y tan guapa), pero al final tenía que caer hacia uno de los dos lados. (Crítica)

Phantasm Nocturnes — Abused Flesh

Verla produce casi tantas arcadas como escuchar a Mariló Montero soltar alguna de sus perlas.

Kimono Kult — Hiding in the Light

A la altura del disco. (Crítica)

Untold — Black Light Spiral

Quien tuviera un taladro para destrozar la figura esa. (Crítica)

Wild Beasts — Present Tense

Portada puke rainbows para un disco puke rainbows. (Crítica)

Seether — Isolate and Medicate

No hay acequia suficiente para arrojarla de lo fea que es. (Crítica)

FKA Twigs — LP1

Parece que le hayan dado de hostias para hacer la portada. Si me llega a llamar a mí le doy tan fuerte que se le quita la idea de la cabeza. (Crítica)

Jordan Rudess — Explorations

El último disco de Dream Theater no es tan horrendo comparándolo con esta portada.

Slash — World on Fire

Cuando crees que Slash no podría conseguir una portada que represente mejor el horterismo de la década que le vio debutar, el tío consigue superarse. (Crítica)

Leonard Cohen — Popular Problems

Al pobre Lenny no paran de timarle con los cuartos. Primero el contable y ahora el diseñador de sus portadas, que le cuela este horror y se larga corriendo con la pasta (al menos eso da la sensación viendo este espantajo). (Crítica)

Cavalera Conspiracy — Pandemonium

O como intentar diseñar un bichejo tan terrorífico como el de la portada del Arise de Sepultura, pero con cuatro o cinco pacharanes de más.

Black Stone Cherry — Magic Mountain

Más pukerainbownismo. Me dicen que se han vuelto AOR y sólo con ver la portada me lo creo totalmente.

Godsmack — 1000hp

La portada lo dice todo sobre su regreso. Lo estaban advirtiendo a gritos. (Crítica)

Anuncios