Algunos de los artistas que nos gustan llevan haciendo el mismo disco, o muy parecido, siempre. Pero como es así como gusta, no hay problema. Les pedimos poco cuando tienen una fórmula ganadora a la que siempre recurren. El problema es que incluso a algunas de nuestras vacas sagradas la fórmula no les resulta infalible, y pueden hacer amagos de caer en la complacencia. Algo así es lo que ha ocurrido con Crystal Cult 2080 (Crème Organization), el esperado nuevo trabajo de Legowelt.

Pocas diferencias con respecto a recientes lanzamientos

El holandés Danny Wolfers es un culo inquieto que continuamente está creando nuevo material. Es habitual que en un año edite varios EPs, sencillos y algún disco si se da el caso. Pasó en 2013 y en lo que va de 2014 está haciendo lo mismo. Un par de epés y algunos singles que cuelga en su web -que debe ser de la época en que el Windows 98 era lo más-.

https://www.youtube.com/embed/4n8ldVqYjoU

Por supuesto no es una mala noticia tanta productividad, aunque a veces puedes caer en el caso de Omar Rodríguez, editando cualquier cosa que te sale mientras te tomas un café. Al holandés le ha ocurrido con algún sencillo puntual, pero lo principal es que no le pase sobre todo en los LPs. No es el caso -al menos en su totalidad- de Crystal Cult 2080, pero sí el de cierto acomodamiento, abusando de patrones que empiezan a cansar ante tanto material (porque no todo es de excelsa calidad).

Sobre todo en referencia a material en su amplio sentido, sencillos, singles y epés, en los discos suele variar sus patrones, pero con este disco ha sido demasiado continuista con respecto a las referencias anteriores. Sólo se asemeja a The Paranormal Soul, uno de los mejores discos electrónicos de 2012, en ciertos aspectos. Allí le daba al Detroit techno y tangencialmente al house, pero aquí prefiere centrase en sonidos mucho más analógicos, densos y ácidos, homenajeando al Roland JV2080. Es decir, poco nuevo hay que rascar.

La misma canción; el mismo disco

Al principio lo pillas con expectación, y los primeros temas responden, pero el problema es que conforme avanza, la maquinaria analógica te va subyugando y acaba resultando un disco plomizo en ciertas partes. Mientras que en temas como ‘Experiential Awakening’ tenemos su habitual línea de bajo que transmite buenas vibraciones y cajas de ritmo viejunas, después encontramos canciones cortadas por el mismo patrón que ‘Psychotic Endurance’. En algunos momentos parece que estés escuchando la misma canción una vez tras otra. Poca esmero en ese sentido.

https://www.youtube.com/embed/swyMW_-q0m0

No obstante no siempre es así, por fortuna. Aunque las otras canciones tampoco distan mucho de la ingente cantidad de referencias que publica continuamente, hay ensamblajes sonoros no tan encorsetados, con bases que tienen más matices -tampoco en exceso-, como la fiesta vudú ‘How I Live’ o el ácido noventista de ‘The Future Of Myself’, propio de Rephlex Recordings. En ella es destacable la sección vocal, que tiene un peso relevante en el disco, con algunas destacables como la primigenia ‘Excalibur R8MK2’, de buen espíritu raverístico.

En resumen, una revisitación interesante de este sintetizador analógico, a través del que pone en práctica house añejo y techno sin muchos matices. Pero plomizo a veces. En general, la sensación es la de un disco que ha parido sin mucho esmero, lo que parece que ocurre cuando grabas tanto. Lo mismo da publicarlo en un formato u otro. Uno se espera que cuando edite un álbum, publique material más interesante que el que graba todos los días después de comer, que es el que va destinado a pequeñas referencias y carece del cuidado del que gozan sus álbumes. Excepto este.

6.7/10

Crystal Cult 2080 no pasará a la historia como el mejor disco de Danny Wolfers, ni de los más interesantes. En vez de virar por otros caminos o mostrar una producción más cuidada o con más alma, el holandés ha elegido el sendero de un disco cómodo en el que abusa constantemente de patrones similares y en el que poco nuevo descubrimos. Sigue funcionando, pero en menor medida, de forma que tampoco llegas a disfrutar o quedarte atrapado en él durante horas. Un camino peligroso hacia el que apunta este álbum: el de la auto complacencia.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments