L’hereu escampa se colaron con todo merecimiento entre nuestras recomendaciones del pasado Primavera Sound. Mohorte dijo: “Japandroids meets la escena underground barcelonesa de los noventa meets juventud y alegría de vivir” y añadía: “Presentan nuevo disco, hablaremos de él”. Con el recuerdo de aquella excelente actuación en el pequeño escenario Pitchfork y con este Llamp de déu disponible ya desde hace algunas semanas, ha llegado el momento de hacerlo.

Cuesta mucho resistirse a la tentación de colgarles a L’hereu escampa el cartelito de “los Japandroids catalanes”. La comparación es fácil, precisa y además bastante cercana: el formato dúo, la guitarra y la batería, la intención de apelar a sentimientos íntimos a grito limpio… Muchos elementos los emparentan con los canadienses, así que, incluso aunque estén hartos del símil (que ignoro si es así) parecía necesario hacerlo, al menos para tener una idea de qué estamos hablando. Y a partir de ahí, si es necesario, matizar.

L’hereu escampa, grata sorpresa

Son de Manlleu, una pequeña localidad de la catalana comarca de Osona, y se definen a sí mismos como “dos chicos que van viviendo el día a día” (puede parecer falsa modestia, pero cuando te asomas a su música sólo encuentras honestidad). Llamaron la atención de muchos cuando editaron en 2011 bajo el pequeño sello Famèlic un interesantísimo EP sin título. Aquel s/t se abría con el que, incluso después de haber lanzado este larga duración, sigue siendo su gran hit hasta la fecha, ‘Consol, condol’. Era imposible darle al play, escuchar aquello de “Busco una explicació i et miro a la cara” y que no captaran tu atención.

Comparado con aquel trabajo, se puede apreciar una evolución en este Llamp de déu. El sonido, para empezar: más nítido, más limpio, más cuidado. No sé si el lo-fi de su primera referencia era una opción consciente que ahora han decidido reconsiderar o si simplemente fue algo impuesto por las penurias de la autoproducción de un debut humilde, pero lo que está claro es que ya no parece interesarles. Minimalismo sí, crudeza también, sencillez por supuesto, pero nada de dejadez. Aquí se cuidan los detalles.

Perder potencia, ganar precisión

Hay otro cambio respecto a aquel EP que quizá les vaya a hacer perder algún amigo por el camino, por pronto que sea para andar preocupándose por esas cosas: los L’hereu escampa de Llamp de déu han perdido algo de velocidad y quizás también algo de furia. Son menos hardcore y algo más pop o, si no queréis verlo así, al menos digamos que han abierto un poco las cortinas para dejar pasar algo de luz. Alguno dirá que esto les hace perder frescura, pero yo veo que se traduce en unas composiciones más equilibradas, en un trabajo más elaborado y globalmente mejor.

Lo que no ha cambiado es su forma de contar las cosas, de hacer canciones directas que a menudo necesitan chillar para soltar todo lo que llevan dentro, canciones austeras pero que se aseguran de no olvidarse de decir lo que querían decir, canciones sencillas que de alguna forma se las apañan para transmitir la complicidad que existe entre Carles y Guillem porque sus partes están tan bien conjuntadas que esto puede llegar a parecer el proyecto de una sola persona.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1433860264/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/transparent=true/

Desde la brillante ‘La feram’ que abre el trabajo (buena elección como presentación del disco), L’hereu escampa mantienen la rabia del hardcore y siguen haciendo algo punk (a su manera, la manera que les da la gana, pero punk), pero sobre todo se colocan más cerca que nunca de sus referentes del emo noventero (de Sunny Day Real Estate a Cap’n’Jazz), cuya forma de hacer las cosas parece el mejor vehículo para transmitir lo que ellos quieren transmitir, esas canciones que parece que tienen que arrastrarse y regodearse en sí mismas para llegar a lucir en todo su esplendor.

7.5/10

El rayo de dios de estos dos chicos se manifiesta en nueve breves cortes que sin embargo deparan más sorpresas de las que pueda parecer a simple vista o en una primera escucha, que dan ganas de pararse a escuchar qué más hay aquí además de guitarrazos y berridos. Hacer épica desde el minimalismo: el reto es interesante y el resultado, más que notable. Prestadles atención.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments