“Lily Allen Sheezus” src=”http://img.hipersonica.com/2014/05/lily-allen-sheezus.jpg» class=”centro_sinmarco” />

¿Alguien se creyó que, cuando Lily Allen decía en 2009 que se retiraba lo decía en serio? Creo que nadie, aunque sus 5 años de silencio (musical, que no en los medios) pudieron hacernos sospechar. Ya sabemos que Lily es toda una bocazas que no sabe morderse la lengua, aunque también sabemos que de hacerse promoción también sabe un rato, y hay que recordar que, por entonces, cuando decía que lo dejaba, estaba en plena promo de su segundo álbum, It’s Not Me, It’s You.

De cualquier forma, estos cinco años han supuesto el típico retiro de las solistas femeninas; esos años en blanco en lo musical, que casi todas dedican a su pareja y formar una familia con hijos.

Lily Allen: ¿quiero y no puedo?

En este tiempo, las cosas han ido cambiando, a medida que, como las hojas de otoño, la ropa de las compañeras de profesión de Lily iba cayendo. No es un cambio demasiado grande; la industria para las chicas del pop sigue siendo el mismo nido de víboras que era entonces, aunque cada vez hay más víboras… y fans de víboras y managers de víboras.

La piratería sigue en el mismo sitio que Lily la dejó, aunque el streaming ha hecho mucho en favor de la legalidad, y seguramente, Lily puede estar tan en desacuerdo con su nuevo sello como lo estuvo entonces con el de aquel momento. De hecho, ya lo ha manifestado en algún tuit, criticando la elección de los singles y diciendo, a las claras, que los elegidos eran una mierda y que lo mejor estaba en el “fondo” del disco.

Pero sí algo no ha cambiado es el carácter díscolo de Lily Allen. Sigue sin morderse la lengua, y sigue diciendo todo lo que piensa, que es lo que en realidad nos gusta de ella. sigue criticando todo lo criticable, y mordiendo la mano de quien haga falta, le dé o no de comer. Sin eso, no sería ella, y, una vez más lo pone en práctica en Sheezus, aunque con matices.

Sheezus: más “si no puedes con el enemigo únete a él” que “divide y vencerás”

El título de este álbum, como ya hemos contado y casi todo el mundo sabe (o puede imaginar) se inspira en Yeezus, de Kanye West, pero dando el toque femenino que una inconformista como ella siempre saca a la luz. Mujeres al poder, como Beyoncé, pero desde un punto de vista mucho más crítico que el de Queen Bey.

Porque de eso va Sheezus precisamente, o al menos la mitad de Sheezus; de criticar la situación actual de la industria musical, y a sus protagonistas, todas esas divas del pop actual que enseñan y enseñan y no transmiten nada, excepto estribillos vacuos entre electrónica de gasolinera. Y, mientras Beyoncé va enseñando carnes por el mundo para ensalzar el poder femenino, Lily Allen, mucho más digna ella, prefiere hacerlo criticando a las que, como la mujer de Jay-Z, no tienen ningún reparo en ser más modelos que bailan que cabezas pensantes con una voz con la que transmitir ideas.

Así que Lily tiene en Sheezus para todas las reinas del mundillo. Ya lo venía avisando en Twitter, pero al escuchar las letras de algunas canciones se confirma: Rihanna, Katy Perry, Lady Gaga, Rita Ora, la misma Beyoncé, o modelos como Jourdan Dunn y Cara Delevingne tienen su hueco en algunos de los temas de Sheezus. Ya sea por la banalización de su música, por el estar en el negocio sólo por la pasta o por la inútil competición entre ellas y sus hordas de fans.

De hecho, el álbum se abre con el tema que le da título y lo hace repartiendo a diestro y siniestro, tanto como ya hiciera en su momento el primer single ‘Hard Out There’, que no sólo dejaba su mensaje en la letra, sino que lo extendía también al vídeo.

De niña mala del pop a ama de casa insatisfecha

Pero llama la atención que, mientras Lily Allen se dedica a ponerlas a todas en su sitio, entre a jugar al mismo juego que ellas, cambiando hacia el pop más facilón posible, entrando al trapo de la electrónica cuasi-poligonera y, cómo no, haciendo uso de la mayor lacra del pop y el dance actual: el autotune. Y son estos detalles los que hacen pensar que ella tan sólo busca el mismo éxito que tienen esas a las que critica, aunque, quizás apoyándose en otros pilares, en vista de que, físicamente no está a la altura de una Beyoncé o una Rihanna cualesquiera.

Eso es lo que se puede escuchar al menos en temas como ‘Hard Out There’, ‘Air Balloon’, la “katyperruna” ‘Our Time’ o ‘L8 CMMR’, temas que han servido todos para promocionar el disco (además de formar parte de la BSO de la tercera temporada de Girls el último) quizás buscando mezclarse con la “plebe” de la radiofórmula, aunque no haya servido para llamar demasiado la atención.

Por otro lado, tenemos otra parte del disco que prefiere hablarnos de la vida doméstica o en pareja o de lo que supone ser madre, habiendo lugar para noñas referencias a su marido como el mejor en la cama, que sólo remontan cuando su sinceridad característica nos habla de que la vida hogareña, como madre y como ama de casa no es todo lo ideal que siempre se nos vende, en canciones como la estupenda ‘Life For Me’, más cercana al sonido de sus dos primeros discos, o ‘Take My Place’. Y ni siquiera el nuevo intento country de ‘As Long As I Got You’ es capaz de aproximarse a la redonda ‘Not Fair’, aunque al menos deja algo de aire fresco y un toque divertido en un listado en el que todo suena demasiado trillado, habiendo momentos para el parecido razonable hasta con Maroon 5, como en ‘Silver Spoon’.

6,6

Lily Allen — Sheezus

Sheezus es un disco que cumple sólo a medias, porque nos ofrece en su mayor parte las letras descaradas que esperamos de Lily Allen, pero nos deja con unas melodías y producción en la mayor parte de sus temas que entran de lleno en el terreno de las artistas y música que critican. Además, mientras en la parte crítica del disco Allen mantiene la chispa en sus letras, la parte “costumbrista” pierde fuelle y hace aguas en conjunto con un sonido demasiado cliché; demasiado trillado y lugar común de encuentro de la muchachada de cantantes femeninas que puebla las listas de éxitos y el papel couché.

Y para colmo, apenas quedan temas memorables, como sí fueron ‘Smile’, o ‘Not Fair’. Parece que cuando Lily decía que había cosas mucho mejores que lo que se había elegido como single en el “fondo” del disco, hablaba para sí misma, y que poco más había que rascar. Aunque al menos hay que agradecerle que siga siendo ella misma… y poco más.

  • 01. Sheezus
  • 02. L8 CMMR
  • 03. Air Balloon
  • 04. Our Time
  • 05. Insincerely Yours
  • 06. Take My Place
  • 07. As Long As I Got You
  • 08. Close Your Eyes
  • 09. URL Badman
  • 10. Silver Spoon
  • 11. Life for Me
  • 12. Hard Out Here
  • 13. Untitled

Lo mejor

  • La letra de Sheezus
  • Que Lily reparta a diestro y siniestro
  • ‘Life For Me’ y los escasos momentos en que alguna canción recuerda los primeros trabajos de la cantante
  • Que Lily nos cante un himno a los Hipersónicos con ‘URL Badman’ dedicada a los trolls de internet

Lo peor

  • El sonido de Sheezus, que es básicamente lo que Lily critica en sus letras
  • Nos sobra saber que su marido es lo más en la cama
  • Nos faltan temas divertidos y descarados y nos sobra autotune

En Hipersónica | Lily Allen también tiene recadito para Kanye West con el título de su nuevo disco: Sheezus | Lily Allen hace buenas las canciones de las putitas del pop con ‘Air Balloon’ | Lily Allen desvela los detalles de Sheezus: divide y vencerás… o no

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments