Linkin Park consiguieron con su último trabajo algo que, a mi entender, no está al alcance de todos. A Thousand Suns se reveló como un álbum lleno de matices, un auténtico viaje donde descubrir pequeños lugares comunes placenteros y otros que, pese a poder resultar incómodos en un primer momento, terminaron amoldándose a nuestra percepción con pasmosa ductibilidad.

Wating For The End‘ es su segundo single, optando por uno de los temas que mejor mezclan el sonido al que nos tenían acostumbrados y esta nueva tendencia de mayor peso instrumental y conceptual. Tanto Chester como Shinoda siguen en sus respectivas posiciones, más similares a lo que Linkin Park hacían en sus anteriores discos, pero lejos de embarcarse en un corte intenso pero quizá de poco peso, se mueven en una nueva esfera, de mayor significado y con un sentido pretendido y encontrado.

El vídeo que acompaña a ‘Wating For The End‘ ha sido dirigido por el propio Joe Hahn, que a su vez lo ha convertido en uno de los clips más estéticamente bellos que he visto últimamente. Las figuras remotamente humanas se suceden en imágenes compuestas por millares de constelaciones, constituídas por millones de estrellas diminutas que iluminan cada contorno y hacen que la canción gane enteros al entrar de ese modo por los ojos. Un buenísimo ejemplo de cómo se puede contar una historia de manera diferente, y a la vez ser fiel al concepto de todo un álbum en un único videoclip.

Vídeo | Youtube

En Hipersónica | Linkin Park — A Thousand Suns: un viaje difícil de olvidar

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments