Anuncios

Little Murders — Go

“little_murders_-_go.jpg” src=”http://img.hipersonica.com/2014/07/650_1000_little_murders_-_go.jpg" class=”centro_sinmarco” />

Podría empezar a hablaros de este Go de Little Murders diciendo algo así como que es “la última producción del legendario Rob Griffiths” y me quedaría más ancho que pancho. Pero quizá estaría mal, principalmente porque hasta hace algunas semanas yo mismo no tenía ni puta idea de quién era Rob Griffiths, como probablemente sea el caso para la mayoría de vosotros. Y el caso es que eso está muy mal, porque el tipo, además de ser una celebridad local (que quizá no haya conseguido traspasar esa popularidad fuera de esa Australia que es su centro de operaciones), parece ser de lo más interesante.

Little Murders viajan al corazón del rock’n’roll

Os cuento. Griffiths formó en 1979 los Little Murders, convirtiendo en poco tiempo a la banda en la referencia de la escena mod de Melbourne durante los ochenta, con ‘Things Will Be Different’ como su single de cabecera. El grupo se separaría pronto, allá por 1983, aunque luego volverían puntualmente en alguna ocasión a través de lanzamientos con material inédito. Con todo, puede decirse que éste es su primer disco realmente nuevo desde 1985, o sea que hablamos de un parón (aunque con varias excepciones) cercano a las dos décadas.

No pasa nada. Si en aquel entonces se habían quedado en el recopilatorio Stop! (Au-go-go, 1986), ahora entonan su particular Decíamos ayer titulando Go a este glorioso regreso capaz de descubrirnos que los echábamos de menos incluso aunque no los habíamos escuchado jamás. I haven’t had a break since 1982, nos dice Rob en la primera canción del disco, por si acaso teníamos alguna duda. Ni él ha estado perdiendo el tiempo ni ha venido ahora a hacérnoslo perder a nosotros.

Que hablen las canciones

Lo anterior, que conste, era sólo un poco de contexto, un par de pinceladas que dejaran claro que las mentes pensantes detrás de este disco no son unos recién llegados, que (al contrario) son tipos con una trayectoria musical más que dilatada, algo que por otra parte no cuesta adivinar al escucharlos, incluso aunque no incluyeran alguna letra con disquisiciones de viejo rockero de vez en cuando. No, Go (ya lo veis desde el título) no es un disco que necesite manual de instrucciones. Al contrario: lo bueno que tiene es su capacidad para ponerlo sin tener referencia alguna de él y caer rendido a sus pies ya desde ese cañonazo inicial que es ‘Too Many Times’, un corte que parece hermanar a Joe Strummer con Redd Kross y hasta los Ramones y que lo hace además sin demasiado esfuerzo.

Es precisamente ahí donde reside el encanto de este disco, en su sencillez, en la naturalidad casi transparente con que discurre, en su absoluta falta de complicaciones. Little Murders dejan que sean las canciones las que hablen (como si hubiese otra alternativa) y así tenemos la suerte de ir encontrándonos con la energía de ‘American Cool’, con la encantadora melancolía de ‘Baby It’s You’, con el final guitarras en alto de ‘Real Good Time’. Y ojo, que huir de las pretensiones no le supone caer en el esquematismo: los vientos souleros de ‘Mean Season’ o los hermosísimos momentos que logra ‘In Your Arms’ acaban dando más enjundia de la que parece a un disco que esconde humildemente bajo su condición de pasatiempo más virtudes de las que podría parecer.

Al final Go acaba siendo ni más ni menos que un muy buen disco de power pop, perfecto para cualquier ocasión, de ésos en los que las canciones van saliendo casi por casualidad pero hacen pensar en cuánto talento tiene que haber detrás para que tan buenas composiciones transmitan la sensación de que tú mismo podrías componerlas en cinco minutos. Olvídate del tema: no puedes. Hazme caso y escúchate un par de veces este disco: seguro que la segunda ya le subirás un poco la nota. Y así cada vez.

7,3

Little Murders — Go

Dicen que lo han grabado a ratos, entre concierto y concierto. Seguro que no es falsa modestia, sino una muy auténtica, la misma que le da a este disco el especial encanto de lo intrascendente y, al mismo tiempo, casi perfecto en lo suyo. Os reto a sacarle defectos, a ver cuántos encontráis.

  • 01. Too Many Times
  • 02. White Train
  • 03. Waiting for the Sun
  • 04. Mean Season
  • 05. In Your Arms
  • 06. Bicycle Wheel
  • 07. American Cool
  • 08. I Got You
  • 09. Baby It’s You
  • 10. Lately
  • 11. Real Good Time

Lo mejor

  • Su sencillez y su encanto.
  • No hay una canción mala.
  • ¿Hay que elegir? Bueno, pues ‘Too Many Times’, ‘Mean Season’ e ‘In Your Arms’, por ilustrar las distintas almas del disco.

Lo peor

  • Despacharlo con displicencia y no ver en él más que otro ejercicio de revival mod.
  • Que ahora aprovechemos para bucear en su discografía y en realidad no sea tan extensa.

Anuncios