Cuando se realizó la fusión de la promotora Live Nation con el servicio de venta de entradas Ticketmaster, allá por 2010, ambas tuvieron que firmar un acuerdo con el gobierno que garantizase que no realizarían prácticas abusivas para la venta de entradas de los eventos organizados. Hoy, el Departamento de Justicia acusa a la promotora de romper los términos de dicho acuerdo.

Según se informa en el Wall Street Journal, la promotora habría estado realizando presiones a los locales con los que negociaba eventos en directo para que utilizasen Ticketmaster como servicio exclusivo para la venta de entradas. Live Nation habría estado tomando represalias ante los que se negaban a dichas exigencias y habría dado preferencias a aquellos a los que sí cumplían ante ellas. Michael Rapino, ejecutivo jefe de Live Nation, asegura que no han roto las condiciones del acuerdo, aunque sí admite que la compañía ha buscado trabajar con locales que «fueran adecuados para el negocio».

El Departamento de Justicia ha estado examinando estas prácticas ante las preocupaciones que provoca el comportamiento de Live nation. «Nuestros constituyentes se están enfrentando a un incremento en el precio de las entradas y una falta de alternativas significativas para obtener entradas» expresa la carta redactada por cuatro congresistas de los Estados Unidos. Senadores democráticos han mostrado su preocupación que la dominación que tiene Live Nation sobre el mercado de eventos en vivo constituya una infracción de sus leyes contra el monopolio.

El acuerdo de Live Nation con el gobierno expira el próximo año, pero el Departamento de Justicia busca pedirle al juez una extensión de dicho acuerdo para que se mantengan las condiciones puestas a la compañía.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments