El que me arrepentiré toda la vida de haberme perdido es el de Queen (1986), aunque me pilló demasiado pequeño como para pirarme yo solo a Madrid. El de Guns N’ Roses + Soundgarden + Faith No More (1992) en el Vicente Calderón seguro que estaría en esta lista de no haberse suspendido a última hora por una palabra que no había oído hasta entonces pero ya nunca olvidaré: aluminosis. Ver hoy en día a Axl o Slash por separado no tiene nada que ver.

A David Bowie, Blur y The Cure los excesos de la noche me los han borrado prácticamente de la cabeza, pero aprendí la lección de que para estar de fiesta mejor en cualquier bar. Wilson Picket estaba ya muy mayor (no tanto como Chuck Berry) y con Sonic Youth y Lou Redd lo siento, pero me aburrí. Las sorpresas más gratas me las he llevado con Wolfmother, The Mars Volta y Shellac + Mission of Burma y a Kiss, Iron Maiden y Judas Priest todo el mundo debería verles al menos una vez en su vida. Con The Chemical Brothers, The Prodigy, Rammstein, Turbonegro, Siniestro Total y Aviador Dro siempre me he divertido tanto que repetiré las veces que haga falta.

Marilyn Manson en directo me parece una caricatura de su personaje, pero para conciertos raros el de AA Tigre, en el que estábamos 10 personas y el tío paró, quejándose de que con tanto ruido era imposible, y la marcianada de Fischerspooner. Se han quedado en puertas Björk, Queens of the Stone Age, Iggy Pop, Negu Gorriak + Mano Negra, Red Hot Chili Peppers, Wilco, Ornette Coleman, NIN y Muse pero sólo podían ser 10. Aquí van mis 5 mejores.

5. The Smashing Pumpkins en el Guggenheim, Bilbao (21–05–1998)

http://www.youtube.com/v/0paULEFwec8?fs=1&hl=es_ES

Un marco incomparable que se quedó muy pequeño. Todo el mundo quería estar allí y era imposible, así que las escaleras, el puente, al otro lado de la ría, cualquier rincón servía para escuchar, aunque fuera de lejos, a una de las mejores bandas de los noventa. Estar en primera fila descubriendo sus nuevos temas y todos esos clásicos que marcaron aquella década, justo antes de que la banda comenzara a desintegrarse poco a poco fue un auténtico lujo, una obra de arte.

4. Sepultura en Doctor Music Festival, Lleida (12–07–1996)

http://www.youtube.com/v/cuMDyRY-_os?fs=1&hl=es_ES

Para mí el cartel todavía no lo ha superado ningún otro festival en nuestro país: Bowie, Moby, Suede, Blur, Lou Reed, Iggy Pop, Underworld, Slayer, Patti Smith, Bad Religion, Massive Attack… pero el conciertazo, sorprendentemente, fue el de Sepultura que hizo saltar como posesos (lo podéis comprobar en el vídeo) a las 25.000 personas que estábamos disfrutando esta experiencia única en la absoluta oscuridad de la noche.

Lo más bestia que he vivido en mi vida, el sonido parecía que salía directamente del centro de la tierra y acojonaba, pero descubrimos que el infierno no era tan malo como nos lo habían pintado. Hoy, afortunadamente, tenemos festivales por todas las esquinas pero os puedo garantizar que no se viven con la misma intensidad.

3. Bob Dylan en Brixton Academy, Londres (29–03–1995)

http://www.youtube.com/v/fM4LgoxvoEI?fs=1&hl=es_ES

Nunca olvidaré los brazos de aquellas dos señoras impidiendo a su amiga que saliera corriendo hacia el escenario no sé muy bien para qué, como si la sociedad no le hubiera puesto ya demasiadas barreras, y llorando las tres. Nunca he visto tanta emoción entre el público, tantos señores y señoras con lo ojos llorosos sin estar en un funeral y tantas ganas de volver atrás.

La que hoy en día es mi mujer y yo seguramente éramos los más jóvenes y a Bod Dylan lo habíamos vivido en un contexto muy diferente, pero para ambos fue muy especial compartirlo con su auténtico público. Él todavía no se escondía, nos regalaba el repertorio que estábamos esperando y tal como lo conocíamos y parecía que siempre tenía un buen día. Al menos aquel sí que lo fue. Lo peor de cumplir años no son las arrugas sino creer que hay cosas que ya no vas a poder hacer.

2. Ramones en Astoria, Londres (28–06–1995)

http://www.youtube.com/v/TYh1lRR1m6Y?fs=1&hl=es_ES

Presentación de su último disco ¡Adios Amigos! y todos con la completa seguridad de que esa iba a ser la última vez que les veíamos, así que había que darlo todo. Pocos conciertos dieron después y al año siguiente abandonaba definitivamente una de las mayores leyendas del Rock. Da igual los años que pasen y que tres de sus miembros originales hayan muerto, su espíritu siempre estará entre nosotros. ¿Conoces a alguien a quien no les gusten los Ramones? Yo no.

1. The Rolling Stones en Wembley, Londres (11–07–1995)

http://www.youtube.com/v/rCrbziy20aU?fs=1&hl=es_ES

Me niego a admitir que son unos vejestorios (cuantos veinteañeros quisieran tener la energía que tiene Mick Jagger en directo) y que lo único que les interesa es sacar pasta (¿a qué grupo no?). Yo sigo soñando con el momento en el que anuncien una nueva gira y tener la oportunidad de verles una vez más. Eso sí, esta vez si no me muero mucho mejor.

Reconozco que han sido muchos conciertos (lo mío siempre ha sido una obsesión), que cada vez es más difícil sorprenderse y hasta que cada día que pasa da un poco más de pereza, pero aún tengo una lista de pendientes que espero cumplir y en la que en este momento estarían: Arcade Fire, Antony and The Johnsons, Tom Waits, Nick Cave (me vale con Grinderman), Motörhead, The White Stripes (tienen que volver), Pixies (se que me defraudarían pero ¡qué coño, son los Pixies!), Morrisey (por no hablar de The Smiths), Bunbury… Seguro que alguno de ellos modificará este top10 que tanto he disfrutado escribiendo. ¡Ojalá!

En Hipérsonica | Los 10 mejores conciertos de mi vida (I)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments