Los discos más esperados de 2018

Y por qué hay que tenerles miedo


Arctic Monkeys

Por qué hay que tenerle miedo: A lo tonto, ya son cinco años desde AM (Domino, 2013) y muy muy poco ruido han estado haciendo desde entonces. Muchos años que pueden poner fácil que a) Hagan una continuación de AM menos inspirada y que suena a hecha deprisa y corriendo (hola, The Last Shadow Puppets) o b) Le peguen un giro demasiado brusco a su sonido y quede algo desdibujado que sólo los más fans puedan defender.

Franz Ferdinand — Always Ascending

Por qué hay que tenerle miedo: Porque ya son trece años desde el último con el que nos lo pasamos pipa de verdad con ellos. Aunque siempre quedarán esos singles que acaban gustando siempre a Poliptoton y que me acaba proponiendo siempre para la playlist de jitazos.

My Bloody Valentine

Por qué hay que tenerle miedo: Porque nos pueden obligar a rescatar la crítica Groundhog Day que probertoj le hizo al anterior y ya hemos tenido bastantes homenajes a esa película en 2017.

Jack White — Boarding House Reach

Por qué hay que tenerle miedo: No le di click al trailer de 4 minutos que todo el mundo dice que es como un collage sonoro donde mezcla cosas raras. Tanto culo torcido así de primeras puede anticipar un disco muy raro y muy chulo o un patinazo gordo. O un disco normalito con un par de temas raros y el single rechulón de toda la vida de Jack White. No sé si me apetece más eso o el patinazo.

Vampire Weekend

Por qué hay que tenerle miedo: Porque mucho están tardando (aunque se lo vamos a acabar perdonando en cuanto lo oigamos, ya veréis).

Ty Segall — Freedom’s Goblin

Por qué hay que tenerle miedo: Porque Segall ya está gastando el personaje. El disco del año pasado nos dejó buen sabor de boca, pero ya no nos transmite emoción desbocada por su futura obra. Lo mejor que podemos esperar de él es un disco que entretenga y divierta en su propios términos, pero ya cuesta verlo como ese artista que exploraba cada esquina posible de su universo sonoro en ese explosivo periodo entre 2012 y 2013.

Qué rápido mueren ahora los mitos.

https://www.youtube.com/watch?v=XSvPXLIJYWo

Titus Andronicus — A Productive Cough

Por qué hay que tenerle miedo: Bah, a quién pretendo engañar, que Titus Andronicus saquen disco lo mola todo. Y que encima lo hagan tirándose al vacío (marca de la casa) con un single-balada borrachuza de 10 minutos es algo que sólo le podría parecer buena idea a Patrick Stickles y le queremos por ello. Aunque le salga un desastre le vamos a querer igual.

Muse

Por qué hay que tenerle miedo: Sólo alguien que visita Hipersónica por primera vez haría esa pregunta.

Black Rebel Motorcycle Club — Wrong Creatures

Por qué hay que tenerle miedo: Porque acabo de ver su nombre en una lista y lo primero que he pensado es “¿Pero siguen vivos estos?”. Luego he mirado en Youtube a ver si había single, me he encontrado esto, y menudo escalofrío me ha dado, tetes. Parece un tema de Marilyn Manson (el actual).

Jon Hopkins

Por qué hay que tenerle miedo: Es difícil ponerse excéptico por alguien que ha sacado un disco como Inmunity (Domino, 2013) y tiene directos tan asombrosos como el que nos brindó en el Primavera Sound hace unos años, pero ha estado relativamente out desde entonces y quizá haya ahí motivos para la preocupación.

Pero queda la esperanza de que vuelva con una ‘Open Eye Signal’ y nos cierre la boca con clase.

Tool

Por quJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Sí, claro.

A Perfect Circle

Por qué hay que tenerle miedo: Por lo mismo que habría que tenerle miedo al disco de Tool si fuera una opción real: llevamos más de 10 años esperando a que suceda (concretamente, 15 desde su último disco de verdad). Hay motivos para la esperanza porque los dos adelantos suenan bien e intuyen una interesante nueva dirección sin dejar de sonar a A Perfect Circle. No obstante, es difícil hablar de genialidad en ambos casos, así que si lo mejor que nos puede ofrecer el disco es esto, puede que las suspicacias estén justificadas.

Anuncios