Anuncios

Los Intensitos del Uooooh

Sufren mucho, viven a tope, están siempre súper, súper enamorados. Si hubieran nacido sólo unos años antes cantarían metiéndose las manitas por dentro de la manga, pero como Enrique Iglesias ya quemó el recurso, ellos tiran de confeti, que al fin y al cabo también mola bastante. Su vida es una constante montaña rusa, con comienzos susurrados y finales en todo alto: en tres minutos y medio pasan de fruncir el ceño y poner pucheros a invadir Polonia con los brazos en alto. Para ellos, en definitiva, cada minuto es como un final de temporada de Anatomía de Grey. En sólo unos días hemos visto a un par de grupos más (uno, dos) apuntarse a la tendencia, así que unámonos a ellos y rindamosles el homenaje que merecen. Son Los Intensitos del Uooooh.

Coldplay

https://www.youtube.com/embed/VPRjCeoBqrI

Los jefes del cotarro, sin lugar a dudas. Ellos sí que se las saben todas: el inicio cogidos de la manita, el estallido, las batucadas, el confeti, los riffs a lo The Edge, el pianico y los coros, muchos, muchos coros. Tardaron un par de discos en darse cuenta del camino correcto: olvidarse de las canciones, centrarse en la fórmula. Pero ahora ya sí: fuera complejos y fuera sentido del ridículo, lo importante es siempre lo más grande, lo más alto, lo más tremendísimo de la muerte. Del ritmo de la noche al sólo para ti-directo al corazón. I’d rather be a comma / than a full stop. Qué fuerte, tía.

Mumford and Sons

https://www.youtube.com/embed/dW6SkvErFEE

Se acaban de apuntar al carro y habrá quien le acuse de llegar tarde al chiringuito de las batucadas. De eso nada: con retraso, pero han abrazado la verdad. Mirad qué belleza, qué dulzura, qué cosa tan original y llena de matices. La clave para saber si una canción es buena, y esto lo sabe todo el mundo, es si puedes cantar por encima “And I will tryyyyy… to fix you” y encaja. Y vamos, aquí como un guante, así que todo bien. No veía yo unos tambores tan bien utilizados desde los finales de episodio de The Killing.

Of Monsters and Men

https://www.youtube.com/embed/XUClIslXKZo

A éstos les ha venido un poco mal que los Mumford les pisaran la manguera y sacaran la misma puta canción de siempre un corte de estilo similar con sólo unos días de diferencia, pero tampoco es problema si se tienen los referentes adecuados. Si lograron convivir Mira quién salta y Splash en Antena 3 y Telecinco no va a poder hacerlo la muchachada cariacontecida. Por si acaso, aquí como toque innovador han metido extra de uoooohs y los tamborcicos ya desde el principio en vez de a la mitad. No diréis que no se lo curran.

Avicii — Wake Me Up

https://www.youtube.com/embed/IcrbM1l_BoI

Para que luego acusen a los Intensitos del Uooooh de ser monolíticos y repetitivos, aquí hay hasta subgéneros. La corriente ortodoxa del Intensitismo se basa en el mohín y el crescendo posterior, pero siempre bien puestín, moderado y dentro de un orden. Crescendos de centro reformista, vamos. Pero también está la rama subi-subidón, que lo mismo te la pinchan en tu terracita preferida junto al mar que te ilustra un resumen de Gran Hermano VIP la mar de apañado. Hablamos, amigos, de un club de puertas abiertas siempre dispuesto a acoger a las ovejas descarriadas: se puede empezar en la zapatilla cerda y acabar siendo Intensito. No hay montaña lo bastante alta.

Imagine Dragons — I Bet My Life

https://www.youtube.com/embed/4ht80uzIhNs

En Los40.com dicen que “si de algo pueden presumir es de ser una banda con mucha personalidad”, así que no vamos a venir ahora nosotros de listos a llevarles la contraria. Ellos, es cierto, no son Intensitos a tiempo completo porque le dan a varios palos, pero a ver si os pensáis que uno cuela una canción en una peli de Transformers sin currárselo a tope y sin estar a la vez en misa y repicando. Para esto hay que valer. Ahora bien, cuando se ponen, se ponen: mirad aquí, qué dominio del tamborcico, de los coros y (ojo) de las palmas, ingrediente no lo bastante reivindicado últimamente.

The Lumineers — Ho Hey

https://www.youtube.com/embed/zvCBSSwgtg4

A veces ser Intensito no es un fin, sino sólo un medio. Puede que para algunos pasar en lo que dura un videoclip de las fotos de pies en la playa en Instagram a un estadio rebosante de gente es ya más que suficiente, pero otros tienen aún más visión de negocio. Fijaos en estos mozalbetes, que cumplen todos los requisitos del Viva-La-Vida estándar, pero al mismo tiempo te vale para anuncios de cerveza de esos a tope de sol, risas y buenri. Otros chicos listos.

¿Cuál es, pues, la conclusión después de este ameno paseo? Evidente: en el mundo no hay en estos momentos suficientes grupos que suenen a Coldplay. Necesitamos más. Y los necesitamos ya.

Anuncios