Seguimos cerrando el año con listas, como debe ser, y con todos los especiales de género que hemos puesto en marcha, cómo no dedicarle su justo espacio a un estilo bastante cubierto en esta santa casa. El metal nos ha brindado diversas alegrías en numerosos de sus palos, volviendo a destacar la aportación de las ramas doom y black metal. No se ha hecho fácil resumir en 20 discos todo lo bueno que nos ha entregado el género este año, pero aquí está la selección de los que consideramos los trabajos más top, confiamos en que no os decepcione. Como complemento, al final tenéis una lista en spotify llena de pepinazos del estilo que, esperamos, os peine para atrás.

20. Hamlet — La ira

“El recuerdo y el influjo paterno nos obliga a pensar antes en dinosaurios como Baron Rojo u Obús, pero lo que Hamlet han logrado estos años va mucho más allá de lograr grabar un álbum en inglés y conseguir que el mismo se venda en el Reino Unido. La Ira es la prueba de todo esto, no ya solo por su contenido, sino por mostrar a Hamlet en un estado de forma envidiable, inalcanzable para cualquier otra banda de su generación. La Ira es el undécimo ejercicio en una carrera en la que no ha habido un solo traspiés, en la que hoy es imposible encontrar un solo pero”. (Cronopio)

19. With the Dead — With the Dead

“Como si hicieran falta más pruebas de la buena salud que vive el doom este 2015, aquí llegan With the Dead con un absoluto discazo para volvernos la cara del revés. Apabullante, inmisericorde, deslumbrante y tremendo. No hay bastantes adjetivos superlativos para un disco que desde que empieza hasta que acaba te obliga a agitar con vehemencia tu cabeza y a fingir que estar aporreando una guitarra aérea”. (Black Gallego)

18. Minsk — The Crash & the Draw

“Pero no es para menos, porque Minsk logran un trabajo extraordinario, ambicioso y expansivo. No es un disco fácil, que duda cabe viendo sus casi 75 minutos de duración con cortes donde lo raro es bajar de los cinco minutos, pero sin duda es un disco lleno de energía donde sus guitarras se abalanzan contra nosotros como si fueran gigantescas manos dispuestas a despedazarnos. No ofrece demasiado descanso, pero poco importa porque las estructuras que va diseñando el grupo son inmensas, asfixiantes pero llenas de detalles por los que merece la pena recorrer de nuevo estos oscuros dominios”. (Black Gallego)

17. Indian Handcrafts — Creeps

“Sin embargo, un disco como Creeps logra encerrar mucho más en su interior. Observamos como cierto tinte épico y heavy que nos evoca con bastante frecuencia a la década de los ochenta, sin hacer que nos olvidemos del todo que seguimos en la actualidad. Esos dejes casi propios de Iron Maiden hacen que el cóctel de esta pareja sea tan explosivo y potente, donde cada tema es un potencial jitazo por el gancho que poseen a la hora de sacarse riffs de la manga”. (Black Gallego)

16. The Body & Thou — You, Whom I Always Hated

“Tanto los de New Orleans como los de Providence siguen brindándonos alegrías y demostrando porqué son dos de las bandas del momento en el metal extremo. Este maquiavélico You, Whom I Always Hated no deja de ser otro día más en la oficina, con un resultado casi impecable que parece que casi les sale solo, con total naturalidad. Ojalá esto no se quede aquí y que The Body y Thou mantengan su asociación en el futuro con nuevas obras que vuelvan a sacudir nuestro interior y nos dejen con los ojos como platos. Son enormes y no se cansarán de demostrarlo mientras les quede algo de aliento”. (Black Gallego)

15. Mutoid Man — Bleeder

“Y es que hablar de Bleeder es hablar de un disco que no ofrece descanso, que abre con un jitazo que es toda una locura y desde entonces te van soltando pepinazo tras pepinazo dejándote descolocado por todos los golpes que te están llegando y tú no los estás viendo venir. Probablemente no hemos visto un disco que, partiendo desde el sludge, desplegara tanto poderío y se sacara de la manga tantos riffacos en tan poco espacio de tiempo (sólo una canción dura más de tres minutos y medio) desde el Blood Mountain”. (Black Gallego)

14. Delvoid — Serene

“Lo que Delvoid proponen es un viaje donde el punto de destino no está marcado, simplemente ir recorriendo este atractivo sendero para ver hasta dónde conduce, casi siempre a algún sitio placentero. Su mapa se va completando poco a poco, conforme lo recorren, siempre contando con la certeza de que esta carretera no sólo nos llevará al lugar correcto, sino que las vistas entre medias terminarán de hacer del viaje algo inolvidable. El trayecto de Serene no es un camino de rosas, pero ellos te tienden la mano para que pongas de tu parte y te dejes atrapar por su belleza”. (Black Gallego)

13. Khemmis — Absolution

“El impacto y la energía que transmite un disco como Absolution son impropios de unos debutantes, sino de una banda más experimentada. En seis temas ofrecen una lección de todo lo bueno que atesora un estilo como el doom. Potencia que ensordece, contundencia que destroza, majestuosidad entre las grietas de su rocoso sonido y riffs deliciosos que nos dejan asombrados mientras nuestra cabeza sigue el ritmo. Su talento tanto para la construcción de estructuras como a la hora de desarrollarlas hace que sus canciones funcionen de maravilla”. (Black Gallego)

12. Mgła — Exercises in Futility

“La viveza de su instrumentación, funcionando todo de manera orgánica y dibujando paisajes en nuestra mente que casi podemos sentirlos presentes en nuestra habitación, es uno de los grandes argumentos que presentan. No sólo es que sea potente y arrolladora, se agarra a tu interior y lo remueve, te hace sentir y te obliga a reaccionar, no te deja impasible. ¿Es posible que Mgła hayan encontrado en el black metal la misma respuesta que encontraron Thou en el sludge doom? ¿El paso siguiente a la catarsis sonora de Celeste? Quizá sea pronto para decirlo, pero la realidad es que Exercises of Futility tiene todo lo que tenían obras como esas para dejar huella en nuestra memoria y en nuestro ser: intensidad, emoción, sincera misantropía y enormísimo gusto en la ejecución”. (Black Gallego)

11. Paradise Lost — The Plague Within

“Asimilado este The Plague Within cabe plantearse si este back to the roots es meta o simple punto intermedio en pos de una evolución que puede no acabar nunca. De una manera u otra lo nuevo de los ingleses es un disco disco muy disfrutable que se asienta precisamente gracias al desafío que supone para el que esperaba encontrarse a Paradise Lost de sus últimos discos. En cualquier caso, y a pesar de que en cuanto a calidad no esté a la altura del anterior Tragic Idol, es bastante probable que el camino a seguir por Nick Holmes y compañía mantenga la tendencia, continúe ahondando en la combinación del Metal Extremo y el componente atmosférico de su sonido. Y es que uno no regresa a casa si no es para quedarse”. (Cronopio)

10. Monolord — Vænir

“Vænir llega a su final de la única manera posible, sin el colorismo mostrado el año pasado por Pallbearer a pesar de las lógicas semejanzas, encerrándose en una espiral de riffs que se retroalimentan desatando una tormenta Sludge que también hace guiños a Sleep o Yob. El segundo disco de Monolord no es el colmo de la originalidad pero es que ni lo necesita, el acierto se encuentra en la brutal sutilidad que dibuja, en cómo nos sumerge en una espiral de visceralidad que huye de la violencia, representándola de forma reposada pero sin que por ello pierda un ápice de fuerza”. (Cronopio)

9. Elder — Lore

“La maestría con la que van sacando riffs en los que dejarnos bien las cervicales con headbanguing es de auténtico escándalo. No solo suenan tremebundos, sino que además gozan de una exquisitez sublime, por lo que además ser estimulantes también dibujan paisajes coloridos a la par que inmensos, muy similares al de la portada del trabajo. Cuesta quedarse con canciones o momentos concretos, porque es un disco que ofrece muy pocos altibajos y se disfruta mucho desde que comienza hasta que termina”. (Black Gallego)

8. Wrekmeiter Harmonies — Night of Your Ascension

“En Night of Your Ascension comprobamos como Robinson se supera en cada uno de los aspectos y estándares de sus anteriores obras. Consigue sacarle un provecho extraordinario a sus músicos colaboradores, haciendo que sus aportaciones se complementen bien con el conjunto, provocando que el impacto de sus composiciones nos obligue a prestar toda nuestra atención a lo que está desarrollándose enfrente nuestro. Como ya he dicho antes, posiblemente la obra definitiva de Wrekmeister Harmonies, tanto por el alto nivel que logra alcanzar como por la fascinación que me produce el disco en todo momento. Valía la pena seguir su trayectoria sólo para poder presenciar cómo se desata todo su potencial en un álbum como éste”. (Black Gallego)

7. Magic Circle — Journey Blind

“Magic Circle son conscientes de la máxima y no se guardan nada, convirtiendo lo que en manos de otros podría ser un disco más en un disco sin respiro, cuyo único defecto es que puede resultar demasiado monolítico. Su proto-Doom suena aplastante, vigoroso, cargado de la épica que todo disco de Heavy Metal clásico debería tener. Y lo hace con apariencia hipervitaminada y llevando el ansia por epatar hasta las últimas consecuencias, robando el sonido de lo que se producía en los 70 pero dotándolo de la agresividad que llegaría a finales de los ochenta y que en cierta medida entronca con el origen geográfico de esta impresionante banda norteamericana”. (Cronopio)

6. Ufomammut — Ecate

“En su séptimo álbum (octavo separando las dos partes de Oro), Ufomammut se convierten en una auténtica máquina de demolición sin misericordia, capaz de dejarnos noqueados a base de riffs totémicos y apisonantes. A pesar de todo el rodaje que llevan a sus espaldas, su fuerza y magnetismo no se han desgastado lo más mínimo. Al contrario, diría que en este disco consiguen sonar en su versión mayúscula, digna de [inserte aquí el disco que más le vuele la cabeza de este grupo]”. (Black Gallego)

5. Deafheaven — New Bermuda

“Ahora bien, esto era tan sólo el marco teórico, insuficiente, si bien meritorio, para hacer de New Bermuda algo perdurable en el tiempo. A la hora de la verdad, Deafheaven se han superado en varios niveles. A nivel práctico, se han sublimado cuatro años después de aquel ruidoso debut titulado Roads to Judah (Deathwish 2011). Hoy, en New Bermuda, Deafheaven son un grupo que controla de forma mucho más precisa los resortes técnicos de un género complejo y que requiere de notoria pericia para dominar diversos palos, diversas exploraciones ligeras en otras sonoridades. New Bermuda no sólo desarrolla una teoría excelente y a priori inmejorable, sino que se despliega a nivel práctico en multitud de tonalidades, tintando las aristas de Deafheaven de pura pasión, ya sea romántica, encendida u ofuscada”. (Mohorte)

4. High On Fire — Luminiferous

“Matt Pike habla sobre aliens que han abducido a terrícolas, hibrídos alienígenas y otras historias conspirativas que podemos disfrutar en publicaciones especializadas como Legendary Times o en documentales de TV como Ancient Aliens, ambos bajo la dirección de un fenómeno de Internet como el ufólogo Giorgio A. Tsoukalos. El pistón no baja en ‘Carcosa’, que tiene un extra de malignidad y unos riffs y una sección rítmica absolutamente demoledores. High on Fire se lo han hecho de nuevo y eso es algo muy difícil de pedir a una banda tan veterana como ésta”. (Victor R. Villar)

3. Panopticon — Autumm Eternal

“A la altura de ‘Sleep To the Sound of the Waves Crashing’, Autumn Eternal es una bestia desatada, una gigantesca ballena blanca, violenta, cuya locura animal sólo es equiparable a la de Ahab, hombre abstraído por el fuego interno de sus obsesiones, siempre en combustión. Ambos terminarán varados en la orilla de los violines que matizan la brutalidad de sus blastbeats, de los riffs que azotan como campanas repicando en el campanario. La calma ofrece remansos de duelo, que no de paz: el tono funerario de los violines es premonitorio, y el crescendo es aniquilado, volado en mil astillas de madera, por el eterno e incontenible choque de dos fuerzas de la naturaleza condenadas a no comprenderse”. (Mohorte)

2. Leprous — The Congregation

“Leprous son una maquinaria que apabulla en esa hora que dura The Congregation. Ya sin el amparo de Ihsahn, cuya mujer es la hermana de Solberg, de quien fueron banda de acompañamiento durante cuatro años y fue su productor, han sido capaces de mejorar, o al menos innovar, en lo que hasta ahora habían mostrado en sus tres primeros álbumes. Esos crescendos, pasajes afilados, lirismo máximo, cuidando cada textura, sección rítmica a uña de caballo como en ‘The Flood’, instrumentación muy, muy técnica, incluso momentos de math rock que casan correctamente con su orientación prog metal”. (Victor R. Villar)

1. Leviathan — Scar Sighted

“Con obuses del calibre de ‘Within Thrall’, ‘The Smoke of Their Torment’ o ‘Dawn Vibration’ es difícil poder oponer resistencia a este Scar Sighted. A pesar de que es un disco que en algunos momentos llega a saturar y nuestra mente pide algo de desconexión, el mismo no te suelta y el nivel general es espectacular, con un atronador y muy notable trabajo en la ejecución. Más allá de si uno es más de black metal o de death metal, el disco de Leviathan es un imprescindible de este año para todo aquel que se declare amante del metal extremo”. (Black Gallego)

La lista en spotify

En Hipersónica | Los mejores discos de 2019

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments