Año para recordar


Después de la lista colectiva de los mejores discos internacionales de 2011 y de un repaso a qué ha ocurrido en el Juke y Footwork llega el momento de repasar los mejores discos de música electrónica de 2011.

Como toda lista monotemática y particular, ya que la elección corre por mi cuenta, aquí solo me puedo trollear a mí mismo (cosa que hago para no perder la costumbre), junto con la electrónica aparecen varios discos de Hip Hop ya que para mí hay muchos de estos que tienen bases más interesantes que otros tantos discos sin raperos cantando sobre su vida y milagros. Sin más rollos: comencemos.

50. Cankun — Jaguar Dance


¿Por qué?

Por un baile hipnótico, por un Drone apoderado del dance más arcaico, por el Trance abandonando las discotecas. La idea de revivir cualquier eco de Kraut es posible sin reiterar siempre los mismos tediosos planteamientos. Se puede ser tedioso jugando con los sintetizadores. Al menos la historia cambia algo.

Sello: Not Not Fun Records.

Una canción: ‘Mundaka’.

Escúchalo | Spotify

49. Maria Minerva: Cabaret Cixous


¿Por qué?

Joe Meek no murió, se ha ido reencarnando en nuevas generaciones que en vez de tener caballos de polo bordados tienen sintetizadores marcianos para enseñarnos las bondades del Pop. Aún así no está claro si hablamos de Meek o de las sirenas de la mitología. Solo que feministas. Más.

Sello: Not Not Fun Records.

Una canción: ‘Ruff Trade’

Escúchalo | Spotify

49. Peaking Lights — 936


Vueltas en torno al Dub desde la Psicodelia, más visión caleidoscópica. Más mantras a los que aplicar significados propios mientras vuelan solos. El Lo-Fi abandona el Rock y se mezcla con la versión electrónica para dar a los hippies esa banda sonora que aupar a las listas.

Sello: Not Not Fun Records.

Una canción: ‘All the Sun That Shines’

Escúchalo | Spotify

48. Balam Acab — Wander / Wonder


Sello: Tri Angle.

Una canción: ‘Apart’

Escúchalo | Grooveshark

47. Sun Araw — Ancient Romans


¿Por qué?

Algunos quieren ver un revival de la cultura Greco-romana en un disco en el cual nos encontramos con la banda sonora para embalsamar a cualquiera. Sol, nueva psicodelia y un Sun Araw que sigue loco.

Una canción: ‘At Delphi’

Escucha una previa | Soundcloud

46. Ricardo Villalobos / Max Loderbauer — Re: ECM


¿Por qué?

Porque se siguen abriendo muchos frentes hacia lo que se entiende como nueva música clásica. Porque Ricardo Villalobos se aburre de sus fiestas y quiere ir de serio con Max Loderbauer revisando un sello imprescindible como es ECM Records. El Jazz vuelve a ser uno de los puntos de partida.

Sello: ECM Records.

Una canción: ‘Reblazhenstva’

Escúchalo | Spotify

45. Robedoor — Too Down To Die

¿Por qué?

Porque el Industrial que abruma te deja la sesera para chope. Porque los drones lentos y pesados del dúo Robedoor vuelven a ser ese latido oscuro del llamado underground estadounidense que Not Not Fun sigue sacando a la luz. Porque podrían poner banda sonora a cualquier marcha nupcial.

Sello: Not Not Fun Records.

Una canción: ‘Afterburners’

Escúchalo | Boomkat

44. Surgeon — Breaking The Frame

¿Por qué?

El buen Techno sigue en una vía que rechaza cualquier recurso fácil, subida rápida o loop demencial. Surgeon mantiene la bruma cercana al Ambient y a la IDM más opaca para crear espirales musculadas donde enciende tímidas luces para no ir a tientas y hacer la digestión más agradable. Un detalle por su parte. Kraftwerk y Derrick May estarán orgullosos.

Sello: Dynamic Tension Records.

Escúchalo | Grooveshark

43 FaltyDL — You Stand Uncertain

¿Por qué?

El Dubstep siempre ha tenido a flote un lado Soul que artistas como FaltyDL saben explotar junto con el Breakbeat en las bases. Gusto por las influencias de décadas anteriores y una cadencia hacia el Garage House adaptada a los tiempos modernos de ritmos rotos.

Sello: Planet Mu Records.

Una canción: ‘Lucky Luciano’

Escúchalo | Grooveshark

42. Matthew Herbert — One Pig

¿Por qué?

Un hombre contra un cerdo. O más bien contra PETA, porque seguro que a Matthew Herbert le dio más quebraderos de cabeza la organización que la grabación de la vida de este mamífero que escuchamos con todo detalle en un nuevo trabajo de orfebrería por parte del inglés.

Sello: Accidental.

Una canción: ‘September’.

41. Egyptrixx — Bible Eyes

¿Por qué?

Al House también le viene bien una visión reposada para ver las cosas con calma. Egyptrixx se regocija en las atmósferas creando bucles en los que podemos imaginar desde baterías de jazz a sintetizadores sacados de un circo con una onda que oscila entre risas y botes de un payaso. Pero al final sí aparece la pista de baile. Una gran unión por parte de alguien que ha estudiado neurociencia.

Sello: Night Slugs.

Una canción: ‘Barely’.

Escúchalo | Spotify

40. Mountains — Air Museum

¿Por qué?

Lo mismo se suben arriba que llegado el momento paran y derrumban lo construido de golpe. Más muros de sonido entre nieblas. Más repetición insaciable. Más Drone e historias en las nubes. Más ambiente para fumárselo en pipa.

Sello: Thrill Jockey.

Escúchalo | Spotify

39. J.Rocc — Some Cold Rock Stuf

¿Por qué?

El gusto por el Soul sigue dando fuerte mientras haya sellos como Stones Throw Records y talento como el de J.Rocc. A ritmos rotos de Breakbeat y producción con gusto le ganan muy pocos este año. Menudo guante tiene el jodío.

Sello: Stones Throw Records.

38. DeepChord — Hash-Bar Loops

Sello: Soma Quality Recordings.

Escúchalo | Spotify

37. Luomo — Plus

¿Por qué?

Sasu Ripatti parecía estar más preocupado en los últimos años por la rama experimental que por el baile puro y duro. 2011 ha sido el año en que ha revivido a Luomo, entre otros proyectos que tiene activos, y lo ha hecho con Plus, nuevo dardo con Chicago al fondo que sigue disfrutando de algunas bocanadas que el Deep House recibe por parte de algunos.

Una canción: ‘How You Look’.

36. Gang Gang Dance — Eye Contact

¿Por qué?

La fiesta tribalista de las pistas de baile. El Pop de bases oscuras y sintetizadores mezclados con vocales femeninas agudas, los singles de aparente menor pegada, cierto gusto por lo rancio y por todo tipo de timbres localizados entre los temas.

Sello: 4AD.

Escúchalo | Spotify

35. Africa HiTech — 93 Million Miles

¿Por qué?

Porque hablamos de Mark Pritchard y eso siempre es sinónimo de un todoterreno en los terrenos electrónicos con mil alias y unas referencias de lujo. Por si quedaba alguna duda de su dominio por el Dubstep (que no tendría porqué, recuerden sus referencias para Sonar Kollektiv o Hyperdub) en Africa HiTech estira la escena británica sin miedo a escenas o años.

Sello: Warp Records.

Escúchalo | Spotify

34. Main Attrakionz — 808s & Dark Grapes II

¿Por qué?

Porque son jóvenes, porque tienen tanto ego y amor propio como futuro por delante. Porque esas bases siguen jugando con buenos bajos, porque también les gusta el clima claustrofóbico que comparten con otros de su generación que andan rapeando a una velocidad distinta.

Sello: МИШКА.

¿Qué han dicho de él?

“Sabemos que somos el mejor dúo de Hip Hop de siempre, es nuestra misión serlo. Vamos más allá que Outkast, UGK, Mobb Deep y que todo el mundo.”

33. Panda Bear — Tomboy

¿Por qué?

Mucha psicodelia hay por aquí. Por gustos personales y por un momento determinado, la psicodelia está en multitud de proyectos. Panda Bear la ha sabido defender en un Pop hipnótico que bien merece cualquier elogio refrendando o no el hype que le asignaron en su día para luego olvidarle, pese a que sigue siendo igual de bueno.

Sello: Paw Tracks.

¿Qué han dicho de él?

“Tengo la idea de un triángulo donde la voz es la clave, en un lado partes de guitarra y en el otro algún tipo de ritmo básico. Eso es de donde parto al grabar.”

Escúchalo | Spotify

¿Por qué?

Porque Steve Goodman aka Kode9 es uno de los artistas principales de esta escena actual. Uno de los que más respeto y admiro en cada movimiento que hace, ya sea con su sello, Hyperdub, o en solitario y junto a The Spaceape. Segundas partes nunca… nada de eso. Segundas partes piden a gritos que las terceras no se demoren tanto y que siga ardiendo la ciudad.

Sello: Hyperdub Records.

¿Qué han dicho de él?

“Intentamos hacer de forma deliberada que Spaceape sonase con un tipo de frecuencia procedente de otro lugar, como si él estuviese retransmitiendo desde un sitio lejano. Esa localización es un mundo ficticio que intentamos crear, un mundo después de un evento desconocido, un evento radiactivo sin clasificar. El álbum parte de las repercusiones de este evento y lo que ha provocado a la atmósfera. El álbum trata en realidad sobre las poblaciones que se enfrentan a las consecuencias de dicho evento radiactivo.”

Escúchalo | Spotify

31. James Ferraro — Far Side Virtual

Sello: Hippos In Tanks.

¿Qué han dicho de él?

“Far Side Virtual es un álbum cuyo concepto he tenido en mente desde hace cinco años. Al final conseguí llevarlo a cabo.”

Escúchalo | Spotify

Podéis escuchar algunos discos (muchos no están) en esta lista de Spotify que iré actualizando según publique las nuevas entregas.

30. alva noto — univrs

¿Por qué?

Porque sigue emocionando a base de pequeños golpes de beats que en las manos de Carsten Nicolai logran cobrar vida a unas máquinas que bien podrían comunicarse con este lenguaje. En este álbum alva noto se centra en la diferenciación de conceptos de un lenguaje universal (‘Universum/universal’ = unidad, totalidad).

Sello: Raster-Noton.

¿Qué han dicho de él?

“Uso cualquier posibilidad que el sonido pueda proporcionarme. Cualquier tipo de parámetro, desde intensidad a frecuencia, desde phasing al stereo imaging o los propios datos. Cualquier tipo de información genera un sonido, es lo que me gusta usar, especialmente porque estoy buscando más que una representación gráfica del sonido, donde el sonido crece realmente de la imagen, en lugar de inventar un modelo gráfico que se desencadena. Esto lleva su tiempo. Encontrar las formas concretas para hacer esto pide un poco de tiempo de investigación y también un poco de suerte. “

Una canción: ‘uni acronym’

Escúchalo | Spotify

¿Por qué?

Porque vuelven a dar otra vuelta al Pop. Melodías en tierra de nadie bebiendo de mil territorios comunes (desde el Abstract al Funk). Capas de sintetizadores y cajas de ritmos junto con voces neutras, que transmiten escasas sensaciones y son usadas en muchos casos como un sonido más, sin necesidad de letra. Un club de carretera triste y desangelado sería su contexto perfecto.

Sello: Hippos In Tanks.

¿Qué han dicho de él?

No estamos haciendo esto por una apreciación particular, sobre todo, no desde hoy mismo. No debemos ser juzgados por un único álbum, o incluso por los siete o más que hemos publicado hasta el momento. Con algo así no hay que buscar un hit concreto, o única cosa o medio. Es un proceso, algo que cambia constantemente, principalmente porque nuestras intenciones no son las mismas que las de la mayoría. Y nuestra experiencia no solo se limita a un único campo”

Una canción: ‘Untitled’

Escúchalo | Spotify

28. alva noto + Ryuichi Sakamoto — Summvs

Porque frente a tanta rapidez actual da gusto pararse y disfrutar de un segundo de calma. De la unión continuada entre el Ambient y la nueva música clásica de Ryuichi Sakamoto junto a alva noto. Por recordar a Eno, Roedelius and Moebius y por pensar que este no sea el último trabajo juntos.

Sello: Raster-Noton.

¿Qué han dicho de él?

“Noto: “En mi carrera en solitario soy muy estricto y recto. Las colaboraciones suelen surgir de una necesidad distinta. Cuando comenzamos a trabajar juntos fue un gran reto para mí al romper la imagen que tenía de antes. Me gusta (contra el cliché, frente a las expectativas de las personas, lo veo como uno de los motores de mi obra) romper barreras.”

Una canción: ‘Pioneer IOO’

Escúchalo | Spotify

27. Toro Y Moi — Underneath The Pine

¿Por qué?

Sello: Carpark Records.

¿Qué han dicho de él?

“Me atrae especialmente la producción de los 60 y 70, efectos como el reverb típico de la época, el delay… Y al mezclar el álbum en un estudio que usa un equipo de los 70, creo que se nota y dota a la música de una especial suavidad. Hoy en día mucha música no electrónica se comprime demasiado en el estudio y acaba sonando mecánica y electrónica, tirando por tierra las mejores características de la interpretación humana…”

Escúchalo | Spotify

26. James Blake — James Blake

¿Por qué?

Por ser el meloso de la clase. Mientras varios de sus compañeros de Dubstep queman la calle él se dedica a quemar corazones de revolucionarios de salón o de publicistas cool que al final encasillan a un artista muy interesante con un sonido atractivo.

¿Qué han dicho de él?

“Grabé todo en la casa donde vivía entre semana, cerca de la universidad. El disco está muy producido y pasé mucho tiempo encerrado. Es más complicado de lo que parece y creo que eso es bueno, ¿no? Hacer que las cosas parezcan menos complicadas de lo que son.”

Una canción: ‘I Mind’

Escúchalo | Spotify

25. Roly Porter — Aftertime

¿Por qué?

Porque la tierra cruje y algunos artistas logran capturarla en sus temas. Emoción a base de ambientes y atmósferas. Cierto toque épico para ampliar más el disco y gusto por el Techno crudo y el Industrial para un callejón oscuro.

Sello: Subtext.

“Tras el fin de Vex produje algunos beats por mi cuenta pero cada vez estaba más descontenta con esa forma de trabajar, entonces me di cuenta que tenía que hacer las cosas que siempre había querido. Mi tía, que toca las ondas de Martenot, mencionó Faster Than Sound y tiré por ahí.”

Una canción: ‘Tleilax’

Escúchalo | Grooveshark

24. Hyetal — Broadcast

¿Por qué?

El Dubstep sigue manteniendo ese pulso ambiental que una rama de dicha escena sabe mantener tan bien. David Corney es de los que tienen ese gusto para hacer caer la baba con múltiples capas densas y oscuras.

Sello: Black Acre.

¿Qué han dicho de él?

Una canción: ‘That’s Life’

Escúchalo | Spotify

23. Dimlite — Grimm Reality

¿Por qué?

Porque gracias a Jorge Iglesias por esta recomendación entra un marciano más en el top con el que seguir disfrutando de la herencia de Funkadelic y de un George Clinton aún más electrónico en la escena cercana a Stones Throw Records.

Sello: Now-Again Records.

¿Qué han dicho de él?

“Solía escuchar mucho más Jazz cuando era joven, pero lo que mantengo todavía son las lecciones de armonía de este estilo. Los solos en el Jazz o las armonías del estilo son más excitantes que muchas de las cosas que merecen la pena explorar en música. El Jazz tiene un lado emocional que es lo que me gana. Además escucho música música repetitiva alemana, Kraut como Faust o Neu!”.

23. DJ Diamond — Flight Muzik

¿Por qué?

La locura demente, el ritmo de un manicomio o un proceso de cura a la altura del estrés del trabajo. Juke, Footwork y negros. Bombas que ni el Punk tiene. Ritmos reiterativos y básicos.

Sello: Planet Mu.

Una canción: ‘Decoded’

Escúchalo | Planet Mu

22. Isolée — Well Spent Youth

¿Por qué?

Por mantener el interés del House vivo, por dar al Deep House otra rodaja en la que explayarse con loops eternos, por desarrollos en los que explayarse y dejarse llevar.

Sello: Pampa Records.

¿Qué han dicho de él?

“Mi intención era la de hacer un álbum que provocase placer al escucharlo al involucrase con él.”

Una canción: ‘Hold On’

https://www.youtube.com/embed/DFBbYDKcqyE

21. Instra:mental — Resolution 653

¿Por qué?

Porque después de múltiples 12” al mejor nivel, el salto al álbum no se les ha hecho largo ni pesado. Porque saben captar el tempo de un Drum and Bass ambiental, con la violencia necesaria junto a unas buenas dosis de bajos oscuros. Porque logran transmitir lo mejor de la época de Warp en los 90.

Sello: Nonplus Records.

¿Qué han dicho de él?

“Siempre he querido hacer un álbum que tuviese referencias de los 90 de Warp, soy fan de Autechre y la manera que ellos fusionan elementos fríos con fogonazos de calor que brillan de forma ocasional a través de los anteriores. Siento que lo hemos conseguido con este álbum.”

Una canción: ‘Rift Zone’

Escucha un ejemplo | Soundcloud

20. Vladislav Delay — vantaa

¿Por qué?

Porque un hombre que mantiene en un mismo año varios proyectos en activo de la calidad de los de Sasu Ripatti merece cualquier reconocimiento. Porque en cada frente abierto nos muestra un estilo distinto y en todos ellos acierta. En su alias bajo Vladislav Delay remueve el Ambient de bucles eternos y capas entrecruzadas.

Sello: Raster-Noton.

Escúchalo | Spotify

¿Por qué?

Porque el Pop sigue saliéndose por la tangente con nuevos sonidos y vueltas de hoja en manos de artistas que ya han tocado otros palos, como es el caso de Prefuse 73. Porque recordamos a Trish Keenan, porque recordamos el mejor Dream Pop y porque es un disco conceptual de los buenos, centrándose en la melodía.

Sello: Warp Records.

Escúchalo | Spotify

19. Leyland Kirby / The Caretaker — Eager To Tear Apart The Stars/ An Empty Bliss Beyond This World

Sello: Hippos In Tanks.

18. Byetone — SyMeta

¿Por qué?

Menudo año se han marcado en Raster-Noton. Casi todos con nuevo álbum y de buena cosecha (y aún no pude escuchar el de Cyclo). Olaf Bender recupera su proyecto duro para dejar noqueado al oyente mezclando Minimal y Techno sin medias tintas.

Sello: Raster-Noton.

Escúchalo | Spotify

17. A$AP Rocky — LiveLoveA$AP

¿Por qué?

Porque no todos tienen que rapear sobre filosofía, sobre el idealismo o sobre lo puteados que estamos. También hay otros nombres jóvenes que siguen ofreciendo su historia diaria, sus amores, amigos y demás chorradas. Que tienen buenas amistades, los mejores productores de la nueva ola reciente y un fraseo que engancha.

Sello: Autopublicado.

Escúchalo | Live Mixtape

16. Lil B — Illusions of Grandeur / I’m Gay

¿Por qué?

Porque Illusions of Grandeur es un discazo, porque no sé aún cómo no lo pongo más arriba, porque me encanta su producción, porque me gusta que se tome su tiempo para dar vida a sus historias, porque sigue aumentando el ego de muchos jóvenes raperos y porque entre medias se marca algún que otro himno intocable. Y porque además publicó también I’m Gay, otro álbum con el que aparecer en este puesto.

Sello: Autopublicado.

15. Tyler, The Creator — Goblin

¿Por qué?

No apto para quienes sufran en las esperas, quienes quieran todo bien triturado y servido en su plato desechable de plástico, aquellos que buscan historias de amor y de unicornios alados. Para todos los demás aquí tenemos a un joven chunga al que esperemos disfrutar durante un buen tiempo.

Sello: XL Recordings.

Escúchalo | Spotify

¿Por qué?

Porque no algo que me mole más que un bajo fundara cocinando huevos fritos. Porque Stephen Bruner está llamado a ser un gran bajista de esta década, uniendo muy bien las referencias de música negra en décadas anteriores con los elementos de la electrónica. Porque tiene el groove tan difícil de conseguir. Y punto.

Sello: Brainfeeder.

Escúchalo | Spotify

13. Machinedrum — Room(s)

Sello: Planet Mu.

Escúchalo | Grooveshark

12. araabMUZIK — Electronic Dream

¿Por qué?

Un MPC y a comerse el Hip Hop y la electrónica. Abraham Orellana no necesita de más historias para dejarte con el trasero roto. Lo mejor de todo es que incorpora la eficacia del Trance o la dureza del Industrial, así como otros estilos evocadores y ascendentes a su menú. ¡Y encima tiene vocales! Dale gas. araabMUZIK, dale gas.

Escúchalo | Spotify

11. Mark Fell — Manitutshu

¿Por qué?

Juego de pads a velocidades que ni al Simón dice. Una partida de ping pong en un juego MS-DOS con la IA alterada seria lo más cercano para escuchar algo así. Timbres agudos en el vacío martilleando tus oídos.

Sello: Editions Mego.

Escúchalo | Spotify

10. DJ Rashad — Just a Taste: Vol. 1

¿Por qué?

Porque sigue emocionando a base de pequeños golpes de beats que en las manos de Carsten Nicolai logran cobrar vida a unas máquinas que bien podrían comunicarse con este lenguaje. En este álbum alva noto se centra en la diferenciación de conceptos de un lenguaje universal (‘Universum/universal’ = unidad, totalidad).

Sello: Ghettophiles.

Una canción: ‘Ghost’

Escúchalo | Spotify

¿Por qué?

Porque a la tempestad no le precede la calma. A la tempestad le precede la angustia escondida en las bases de Clams Casino. Ese constante crepitar que puede anticipar un break que no llega, una entrada hacia arriba que no hace su aparición o una base sin su MC querido robando todo el protagonismo, al que no echamos de menos en ningún instante. Es pronto para hablar de cualquier nuevo paradigma. Limitémonos a disfrutar.

Sello: Autopublicado.

Una canción: ‘All I Need’

Escúchalo | Soundcloud

8. Anti-G — Presents Kentje’sz Beatsz

Lo que en Chicaco derivó en el Juke, en Holanda derivó en el llamado Bubbling House una mezcla igual de explosiva en manos de buenos productores. Jóvenes de nuevo. Jamaica sigue estando detrás de la madeja si esta es desenredada e incluso gusto por el Reggaeton combinado por el UK Garage amante de altas velocidades.

Sello: Planet Mu.

Una canción: ‘Bubbling Cause Trouble’

Escúchalo | Spotify

7. Zomby — Dedication

¿Por qué?

Sello: 4AD.

Escúchalo | Spotify

6. adamned.age — After The Rain

¿Por qué?

Oscilaciones, mínimos crujidos de beat y el Glitch en estado puro. Recuerdos de aquellos 90 en los que la IDM era un terreno común por explotar. Solo que aquí con gracia y unos timbres agudos que ya los quisieran muchos en aquel momento. .

Una canción: ‘nanof’.

Escúchalo | Soundcloud

5. Oneohtrix Point Never — Replica

¿Por qué?

Por sus coqueteos con el Jazz. Por el buen uso del piano (creciente este año) sin resultar tedioso. Por esas atmósferas propias del mejor Ambient y de la escena Glitch. Por la épica fúnebre que algunas melodías rebosan. Por esos ecos, por ese humo que parece ir creando en tu cabeza con cada tema.

Sello: Mexican Summer / Software Records.

Escúchalo | Spotify

4. Vladislav Delay Quartet — Vladislav Delay Quartet

¿Por qué?

Sasu Ripatti aparece por tercera vez con uno de sus proyectos, ahora con grandes músicos como compañeros. Una angustiosa obra experimental entre la electrónica y el Jazz más fuera de sí. El nuevo Industrial puede tomar este álbum como una buena referencia sobre la que pilotar logrando transmitir una agonía por momentos exasperante.

Sello: Honest Jon’s Records.

Una canción: ‘Louhos’.

Escúchalo | Spotify

3. Moritz Von Oswald Trio — Horizontal Structures

¿Por qué?

Moritz von Oswald, Max Loderbauer y Vladislav Delay. Con semejante alineación este trío sigue creciendo año a año y con él la electrónica en general, en especial la llevada al directo. En estudio se mueven en horizontal este 2011 (en 2009 fue en vertical). De una forma u otra, siguen escurridizos como ellos solos y experimentando con los sonidos.

Sello: Honest Jon’s Records.

Una canción: ‘Structure 4’.

2. Pinch & Shackleton — Pinch & Shackleton

¿Por qué?

Que con tan poco transmita tanto. Que logren unirse dos buenos productores y salga algo tan personal, como si lo hubiese firmado cada uno por separado, sin grandes piruetas ni elementos de más. Shackleton predomina. Su cinemática de una escena nocturna a oscuras y con alguien persiguiéndole a base de reducidos clicks recién salidos del Glitch y con el bombo británico tan modulado.

Sello: Honest Jon’s Records.

Una canción: ‘Boracay Drift’

1. Gil Scott-Heron and Jamie xx — We’re New Here


Por ser el disco que más he disfrutado y más he vuelto a poner una y mil veces este 2011. Por ser una despedida redonda para la triste noticia del adiós a Gil Scott-Heron. Por confirmar a Jamie xx como un productor joven con una mano de sastre de alta costura a la hora de elaborar los beats. Por esos bajos duros en algunos temas, por ese gusto por una música negra moderna, por sus mensajes y porque se va a curar la sobrina de un amigo mío con quien comparto pasión por ‘NY is killing me’.

Sello: Young Turks / XL Recordings.

Una canción: ‘NY is killing me’.

Escúchalo | Spotify

Podéis escuchar algunos discos (muchos no están) en esta lista de Spotify.

Resumen: 2011 fue un año espectacular. 2012 mejor aún.

Más en Hipersónica | Los mejores discos de 2011

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments