Los mejores discos de Soul y Funk de 2014

Artistas que superan los 70 y apenas hace tiempo que acaban de publicar su álbum de debut, jóvenes blancos holandeses amantes de Nueva Orleans, regresos esperados tras años sin publicar aguardando a lanzar un álbum tan bueno como el actual, nuevos talentos femeninos, secundarios que buscan su momento después de una carrera en segundo plano con los más grandes, la esperanza de mantener el Hip Hop unido a su groove, el álbum que demuestra el talento de quien la industria no supo pulir. 2014 ha sido un gran año en cuanto a álbumes de Soul y Funk. Se ha publicado un buen número de trabajos, la cantera sigue creciendo mientras que los veteranos no se jubilan. Estos 16 discos resumen mis favoritos de 2014.

16. The Eminent Stars — Sittin’ In (Tramp Records)

La banda de Rhythm & Blues está muy bien con sus ejercicios instrumentales, vacilando un poco, con Nueva Orleans en mente y con las jams como campo para crecer. Los Dr. John y compañía de los 60 y 70 son su inspiración aunque su punto álgido en Sittin’ In lo logran al colaborar con vocalistas femeninas como Imelda o Lana Gordon, quienes dan otra vida a las canciones.

15. Ester Rada — Ester Rada (Hatav Hashmini)

A falta de álbum de Erykah Badu para este 2014 bueno es conocer a una nueva candidata a crecer dentro del Soul actual. Buena producción, una voz muy amena y los cambios de ritmo que precisan temas animados y con garbo como ‘Monsters’ u ‘Out’, un inicio de álbum que hace que tengamos que prestar atención a Ester Rada porque podría ser muy interesante si sigue mejorando. Ella se aferra más al Jazz y lo hace con mucha clase.

14. DeRobert & The Half-Truths — I’m Tryin (G.E.D. Soul Records)

Lo que a priori parece un álbum suave, ameno y tranquilo acaba siendo un enganche adictivo. El huevo frito del Funk está en el bajo de Dave Singleton, el wah-wah se queda en la guitarra de Andrew Muller y la parte de viento metal se mantiene apaciguada, quizá amansada gracias a la voz de DeRobert Adams, quien cambia el mensaje de James Brown y su ‘Try Me’ por el ‘I’m Tryin’. Su escuela es una mezcla, incluyendo la de los brillos del padrino, la de Al Green y la de Gil-Scott Heron (‘The Speech’ lleva su marca), entre otros.

13. Lee Fields & The Expressions — Emma Jean (Truth & Soul)

Faithful Man fue un discazo (2012, Truth & Soul), uno de los mejores de su año. Con él Lee Fields recuperaba la esperanza en una industria que le había dado la espalda antes y ahora le rescataba. Aquel imitador de James Brown se armaba de valor y a sus 61 años le dedicaba unas canciones a su ídolo. Ahora regresa sin que pase tanto tiempo, The Expressions se mantienen como banda de acompañamiento y juntos quieren seguir disfrutando de los 60 perdidos.

12. Naomi Shelton & The Gospel Queens — Cold World (Daptone Records)

A sus más de 70 años Naomi Shelton disfruta de una nueva etapa dorada para muchos de los nombres del Soul de pasadas décadas. Así como en el revival Soul auspiciado por el Northern Soul en los británicos 70 cuidó de muchas divas olvidadas, Daptone sirve de casa para una veterana junto a su coro femenino. La voz contundente de Naomi Shelton juega bien a la ambigüedad de quien mantiene registros de Nina Simone, Etta James y Bob Dylan al mismo tiempo. Demasiado tiempo en la sombra, le llegó el momento de situar su nombre en la primera línea de la frase.

11. Sharon Jones and The Dap-Kings — Give the People What They Want (Daptone Records)

“Give The People What They Want es el álbum que a cualquier aficionado al soul clásico le gustaría ver publicado en 2014. Homenajes a Motown, Stax, ritmos funk, baladas, metales que valen su peso en oro y una producción excelsa de Bosco Mann, que no nos olvidemos junto a The Dap-Kings grabó Back To Black de Amy Winehouse, son los alicientes de este quinto álbum de estudio de esta formación de Brooklyn (New York)” (Víctor R. Villar)

Crítica en Hipersónica | Sharon Jones and The Dap-Kings — Give the People What They Want

10. D’Angelo — Black Messiah

La espera a veces sorprende. 14 años después de su último trabajo, con un debut como Brown Sugar y un segundo LP, Voodoo (2000, Cheeba Sound), aupado al Olimpo más inmerecido, D’Angelo paró la gallina de los huevos de oro del llamado Neo Soul. De esa languidez llevando al extremo a Stevie Wonder (sí, es posible, siempre se puede ir a peor) a esta nueva entrega en la que recupera las andanzas del buen Prince de los 80. El mismo que también aprendió de sus maestros previos. El bajo de Black Messiah, a lo Funkadelic de vacaciones, casi entierra a D’Angelo, que se queda en un segundo y agradecido segundo plano mientras los temas juguetean con gracia, de nuevo con Wonder, con los cambios de registro vocal de Prince y con el apetito sexual de Isaac Hayes.

9. Tackhead — For the Love of Money (Dude Records)

“Tackhead versionan a Stevie Wonder cuando no le daba por el mojabraguismo psicodélico que tan mal originó. Su ‘Higher Ground‘ tiene un bajo para romper rodillas. Posiblemente James Brown habría sampleado a Barack Obama y sus discursos promesa en una versión moderna de ‘Funky President‘, para después lanzar el ‘I Am Afraid Of Americans‘ de David Bowie. El ‘Exodus‘ de Bob Marley busca la tierra prometida entre las reivindicaciones que dan forma las versiones elegidas. Ellos mismos hacen suyas las palabras emotivas de Lennon a Yoko Ono en ‘Don’t Let Me Down‘.”

Crítica en Hipersónica | Tackhead — For The Love Of Money

8. Cookin’ On 3 Burners — Blind Bet (Freestyle Records)

De Soul a Funk atreviéndose con todo entre medias, desde a surfear como a darle por un momento al Post-Rock. Los australianos Cookin’ On 3 Burners invitan a terceras voces para llegar más registros a través de su trío. Es en estas colaboraciones donde logran sus mejores canciones. Harry Angus, Daniel Merriweather y Tex Perkins, todos ellos de su país natal, se mueven por registros tranquilos en los que no hay miedo a las subidas, al Rhythm & Blues sucio ni a juguetear con los falsetes mientras acompaña el viento metal.

7. ArtOfficial — Knives (ArtOfficial Music)

El Hip Hop nació de una costilla rota de la música negra como previamente lo había hecho el Funk pero en el camino ha ido perdiendo ese groove que le caracterizó en la década de los 80. Las bases y las melodías se quedaron atrás entre tanto ego y cadenacas de oro. ArtOfficial vuelve a mirar a ese terreno común entre el Jazz, el Soul y el Funk con una banda compuesta por batería, bajo, teclados, saxo y dos MC que enriquece los temas de su EP Knives. De seis cuatro son jitazos que dan esperanza entre tanto cabo suelto y cajas de ritmo aburridas.

6. Emma Donovan & The Putbacks — Dawn (HopeStreet Recordings)

El Deep Soul en manos de Emma Donovan encuentra al Funk de su banda de acompañamiento, The PutBacks, casando de forma natural. Un vozarrón portentoso, de nuevo con la herencia del Gospel y de divas como Aretha Franklin, Tina Turner o Betty Davis como referencia actualizada hacia el Rock. Es la emoción viva, tanto en las pasiones a fuego lento (‘Mother’) como en el guiño al P-Funk en ‘Black Woman’.

5. Kelis — Food (Ninja Tune)

Tardó en llegar pero aquí lo tenemos. Hay artistas que nacieron para ser Beyoncé o Rihanna (previa ayuda de Jay-Z), nacieron para convertir la sexualización del pop en su éxito. Y por otra parte hay quienes lo intentaron, se metieron una piruleta en la boca, la lamieron con arte, se pusieron picantonas, nos dejaron un hit incontestable como ‘Milkshake’ pero no estaban hechas para un negocio así. La industria lo intenta, Virgin sabía que Kelis era un diamante en bruto, una mujer que tener en el catálogo por su calidad. Al cuarto disco desistieron. Aquí no había otra Rihanna. Interscope probó suerte más tarde y el batacazo fue mayor. Por fin Kelis parece haber llegado a un sitio donde puede demostrar ese talento tantas veces prometido y sin llegar a ser exhibido al completo. La balada sexual ‘Floyd’ podría ser su historia con la industria. Ojalá todo el R&B moderno fuese como Food (Ninja Tune), producido por Dave Sitek (TV on the Radio).

https://www.youtube.com/watch?v=d9mOUfxI1b4

4. Prince — Art Official Age (Warner Bros.)

A sus 56 años Prince tendrá que ver con gracia todas las nuevas escenas que se crean y se destruyen antes de siquiera crecer. Esa defensa a ultranza de lo nuevo como si fuese lo mejor y los padres mereciesen la guillotina; escenas que acaban sampleando o copiando sin parar a esos progenitores pero que tienen un Bandcamp o discos de éxito en la Billboard. Art Official Age es una gozada como ejercicio de estilo, como pirueta en la cual el sin nombre, el del símbolo, el hortera y peleado con su sello ahora rejuntado y dándose besitos con ellos en este álbum acaba por mostrar su polivalencia y clase. Él es mejor que todos, su R&B es más permeable que la nómina de colaboraciones de Dr. Luke. Al final lo que “él quería era que le dejasen solo” y no tener “una vida típica”.

3. Taylor McFerrin — Early Riser (Brainfeeder)

“El Bebop revolucionó el Jazz en los 40 abriendo la cabeza a tantos integristas de las Big Bands y aún hoy sus posos siguen buscando los terrenos permeables entre las escenas. ‘Postpartum‘ y ‘PLS DNT LSTN‘ funcionan de vínculo con varias décadas en las que la etiqueta post se ha quedado demasiado corta para marcar todos los cambios e influencias que dicho movimiento aportó a la música. Taylor McFerrin se lo lleva para su álbum y lo hace bien, de forma accesible y elegante. James Blake está buscando dónde meterse después de escuchar Early Riser”.

Crítica en Hipersónica | Taylor McFerrin — Early Riser

2. Karl Denson’s Tiny Universe — New Ammo (Stoopid Records)

“La aventura personal de Denson necesita de una banda que dé vida a su música a lo grande. Las big bands de Nueva Orleans dejan por un momento las canciones más suaves y clásicas del Jazz y del Rhythm & Blues para sumarse al Jazz-Funk frenético. Como si de repente Eddie Harris a finales de los 60 se hubiese encontrado con George Clinton en la mezcla aún incipiente entre el Funk y el Jazz”.

Crítica en Hipersónica | Karl Denson’s Tiny Universe — New Ammo

1. St. Paul & The Broken Bones — Half The City (Single Lock)

“Half and the City (Single Lock) fue escrito entre todos los del grupo, con Janeway encargándose de las letras y Ben Tanner (Alabama Shakes, The Bear) de la producción, con una grabación usando los métodos de la vieja escuela, en directo y en menos de tres tomas. Publicado por Single Lock Records, un sello también de Alabama en manos del propio Ben Tanner, Will Trapp y John Paul White (The Civil Wars). Elegante en los medios tempos como ‘Dixie Rothko’, que acaban convertidos en pura adrenalina dejando un final para disfrutar del éxtasis creado por voz e instrumentos, adicto cuando sube de marcha en ‘Like a Mighty River’, oscuro en ‘That Glow’ (donde está lo aprendido por Tom Waits), animado en ‘Sugar Dyed’ y solitario en ‘Broken Bones and Pocket Change’”.

Crítica en Hipersónica | St. Paul & The Broken Bones — Half the City

Más discos para disfrutar del año negro:

  • Sonny Knight & The Lakers — I’m Still Here
  • Dr. John — Ske-Dat-De-Dat: The Spirit of Satch
  • Big Boss Man — Last Man On Earth
  • Shuggie Otis — Live in Williamsburg
  • The Buttshakers — Night Shift
  • Benjamin Booker — Benjamin Booker
  • Joe Bonamassa — Different Shades of Blue
  • The Budos Band — Burnt Offering
  • Curtis Harding — Soul Power
  • Nick Waterhouse — Holly
  • Funkadelic — First Ya Gotta Shake the Gate
  • Leela James — Fall for You

El mejor Soul y Funk de 2014 para Hipersónica en Spotify

Puedes escuchar el top de Soul y Funk de 2014 en Spotify. También puedes escuchar una selección de las canciones más destacadas de 2014.

Anuncios