Anuncios

Los mejores discos internacionales de 2010 (II)

Segundo paso en el vía crucis que es para algunos esta serie de posts con Los mejores discos internacionales de 2010. Cumplimos la primera decena de discos con multitud de electrónica, un poco de fiesta y el nuevo disco de una de las figuras fundamentales de la música pop.

Y lo sabemos: esta lista no vale nada si no está XXXX (ponga aquí su damnificado favorito).

45. Oversteps — Autechre (Natxo)

Autechre siguen siendo por méritos propios uno de los grupos claves de la escena electrónica actual y cruciales en la historia de este sonido. La IDM con la que se presentaron a finales de los 80 fue poco a poco diluyéndose en pos de un discurso demasiado sesudo que a veces se caía por su propio peso. Con su décimo álbum de estudio vuelve lo mejor de Sean Booth y Rob Brown.

Melodías abstractas, paisajes sin paredes, sensación de vacío entre pasajes de Ambient y experimentos hacia los que quitarse el sombrero y volverles a dar la corona transparente que en su estilo siguen teniendo. Un catálogo completo de emociones. (Natxo Sobrado)

Una canción: ‘d-sho qub’ (YouTube): ceros y unos, blancos y negros.

44. Cinema — The Cat Empire

El nuevo disco de los australianos The Cat Empire ha sido el regreso de la fiesta, del buen rollo, de las ganas de disfrutar la música de forma desinhibida y optimista bajo cualquier circunstancia.

Quizás hayan perdido esa capacidad de hacernos saltar de la silla con cada canción como hacían con sus primeros discos, mucho más marchosos, pero Cinema sigue mostrando a un grupo singular, divertido y capaz de mezclar géneros músicales venidos de todos los rincones del mundo sin ningún complejo. (Gallego)

Una canción: ‘The Heart is a Cannibal’, nombre genial para una canción genial, cualquiera diría que estos tíos son australianos y no latinos.

43. Adolescent Funk — Dam-Funk

Damon G. Riddick lleva dos años publicando referencias bajo su alias más popular, Dâm-Funk. Dos años que ha aprovechado muy bien para compatibilizar siete y 12 pulgadas con trabajos en largos para un público ajeno a las referencias en corto.

Toeachizown (2009, Stone Throw Records) le sirvió como carta de presentación y recepción de elogios, lo que le ha permitido tirar de archivo y dar salida a Adolescent Funk, un recopilatorio que agrupa 14 temas que el estadounidense grabó en casete entre 1988 y 1992. Aquí vemos cómo antes de darle gas al sonido más Electro y al Boogie los temas seguían la estela de maestros como Parliament o Prince, entre muchos otros, de quienes ha cogido muchos recursos. Un artista dispuesto a seguir modernizando la escuela negra. (Natxo Sobrado)

Una canción: ‘The Telephone Call’: la estela de Prince.

42. Wake Up The Nation — Paul Weller

Si ’22 Dreams’ ya fue un disco redondo, y de lo mejor de 2008, esta nueva entrega de Paul Weller, más directa y concisa, y sin rastro de aquella melancolía, no se queda atrás. Es más, resulta más sencillo sumergirse en él, porque su enérgica inmediatez presente a lo largo de un ecléctico y estilísticamente variado álbum es una invitación a escuchar el disco una y otra vez.

En esta ocasión el sonido ‘sixties’ impregna, de una manera u otra, (soul, psicodelia…) la manera en que este dandy observa la sociedad (como sus críticas a Facebook, a la situación política actual). Sólo 3 de las 16 canciones pasan de los 3 minutos, pero demuestra que el talento y la clase no entiende de edades y, lo que es más importante: que él nunca nos fallará.

Una canción: ‘Find the torch / Burn the plans’ (Youtube) rabiosa, contagiosa, vigorosa. Sencillamente genial.

41. Crystal Castles II — Crystal Castles

Por muchos motivos podríamos decir que este ha sido el año de Crystal Castles. Alice Glass la sigue liando en cada uno de sus directos, cualquier moderno que se precie te hablará de ellos como su grupo molón y hasta Robert Smith ha colaborado con ellos poniendo su voz en una impresionante versión de ‘Not in Love’. Pues sí que molan y mucho, ¿seré un moderno?

En su segundo disco no abusan tanto de los ruiditos 8-bits como en su debut, pero siguen siendo igual de extremos, gritones y machacones, poniendo a prueba nuestros tímpanos, siempre al límite. Han conseguido un sonido propio y saben que ya tienen su sitio en todas las pasarelas internacionales. Llámalo tendencia o lo que te de la gana, yo sólo se que si el punk del siglo 21 no es esto tiene que ser algo muy parecido. (Koala)

Una canción: ‘Baptism’ es capaz de sacar el lado más violento y destroyer que cada uno llevamos dentro para después mirarnos y guiñar un ojo como si no hubiera pasado nada. Directa a ese listado de canciones salvajes que te hacen pasar de 0 a 100 en una milésima de segundo.

Los mejores discos internacionales de 2010

Anuncios