Los mejores discos internacionales de 2010 (VIII y final)

Y ahora sí, con los diez puestos de arriba se acabó nuestra lista grupal e intransferible de los mejores discos internacionales de 2010. Como bien sabéis es probertoj quien se suele encargar de publicar estos artículos, pero las responsabilidades familiares y las incidencias técnicas se han dado de la mano para volver a dar validez una vez más a la Ley de Murphy, así que yo seré el encargado de cerrar la lista en lugar del jefe.

Que siete editores con gustos altamente dispares hayamos conseguido ponernos de acuerdo para sacar un top 50 conjunto es una tarea más complicada de lo que podría parecer a simple vista, y en el tira y afloja que hemos mantenido siempre habrá víctimas, discos cuya ausencia muchos no serán capaces de perdonarnos. Intentar contentar a todo el mundo es una quimera, así que no vamos a molestarnos ni en fingir que lo hemos intentado.

Para unos será mejor y para otros peor, pero después de un año de música aquí tenéis los que hemos tenido a bien considerar como los diez álbumes más interesantes de 2010. Bueno, en realidad hay once porque nosotros somos así de chulos y siempre tenemos que meter algún gallifante de esos que no tienen explicación. Antes de que se desate la tormenta, recordad: sólo es música, vamos a disfrutarla.

10. A Sufi And A Killer — Gonjasufi / Denver — Música, Gramática, Gimnasia

Todos los años hay un gurú con pintas extrañas que se lleva un puesto entre cualquier lista de discos que cumpla la tradición. Nosotros respetamos la sagrada ley de las listas cuyos efectos pueden ser devastadores si no se cumplen.

Así que ahí, bien arriba Gonjasufi, rapero, DJ y profesor de yoga y con un discazo titulado A Sufi and a Killer que encima le publican desde Warp, más justificación aún para otorgarle este puesto al nuevo marciano cuyos sampleos logran un disco muy adictivo. (Natxo)

Una canción: ‘Kowboyz And Indians’ (YouTube): Las Grecas son las nuevas modernas.

http://www.youtube.com/v/1kYkGc1MfAY?fs=1&hl=es_ES

Crítica: A Sufi And A Killer, la batidora humana tras el disco del año

Son capaces de repasar cada una de las asignaturas de esa adolescencia que todos hemos vivido y jamás olvidaremos, ponerles una banda sonora por momentos efusiva y electrónica, otros más calmada y acústica, pero siempre nostálgica y pop y superarlas todas con matrícula de honor. (Koala)

Una canción: ‘Lo que quieras’ (YouTube): pídeles el pop que quieras y te lo llevan hasta la puerta.

http://www.youtube.com/v/5WguvYJRTvk?fs=1&hl=es_ES

Crítica: Música, Gramática, Gimnasia: matrícula de honor en todas las asignaturas

9. Ark — Brendan Perry

Él se lo ha hecho todo en su estudio en Quivvy, ha mezclado instrumentación propia y ajena conservando en parte la vena étnica del dúo, pero mostrándose místico, etéreo, oscuro y exótico, la veta étnica que empapó las últimas producciones del dúo, apareciendo igual de místico, exótico y etéreo, quizás también oscuro. (Víctor)

Una canción: ‘Wintersun’ (YouTube): un single que supone lo más amable de su dilatada carrera.

http://www.youtube.com/v/FoQauYMEVNs?fs=1&hl=es_ES

Crítica: Ark, no echamos de menos a Lisa Gerrard

8. At Echo Lake — Woods

Woods llevan cinco años dándole lustro a la psicodelia desde una perspectiva absolutamente casera. No sólo eso, sino que Jeremy Earl, cantante y guitarrista de la banda, es también responsable de Woodsist, discográfica que prácticamente está estableciendo el canon actual en dicha materia. Y At Echo Lake, su quinto disco, fue uno de los que elegimos en Hipersónica para pasar las noches de verano.

Mientras algunos pedís que Band of Horses, con un apañado tercer disco pero muy lejos de su debut, estén en esta lista, quizás no hayáis caído en que gran parte de aquel encanto de Everything All The Time está en At Echo Lake. Eso sí: desde una óptica radicalmente distinta y con una apuesta mucho menos cómoda, todo mucho más lleno de bendita locura. Yo quiero aquello de lo que toman estos. (probertoj)

Una canción: ‘Death Rattles‘ (YouTube)

http://www.youtube.com/v/obJbwx5HTpY?fs=1&hl=es_ES

7. Twin Shadow — Forget

Pop adulto para la chavalería. El disco de Twin Shadow ha conseguido algo complicado de por sí, como demuestra la infravalorada trayectoria de Prefab Sprout: que el Adult Pop pueda ser considerado tendencia. Forget tiene todo lo necesario para ser elegante y, además, algo que no se estila demasiado hoy en día: sobriedad. La contención que consigue gracias a esa mezcla es al final el mayor atractivo de un disco que recuerda por qué 4AD fue considerado durante mucho tiempo el sello con más clase del mundo.

Forget es como poner a Morrissey a cantar el Low de David Bowie. O como conseguir que Paddy McAloon (Prefab Sprout; sí, otra vez los cito) cantase canciones de discoteca. Y digo discoteca, que no club: aunque se le acuse de ochentero, ese simple matiz es lo más 80s del disco. Lo demás es lujo del presente. (probertoj)

Una canción: ‘Tyrant Destroyed’ (YouTube), adicción al ocaso.

6. Splazsh — Actress

Splazsh es mi disco del año. Un álbum de los que disfrutar jugando a descifrar de dónde procede cada tema, dónde están los referentes de Actress, de qué galaxia ha caído el dueño de Werk Discs que sin embargo publica su segundo trabajo bajo el sello Honest Jon’s, que un año más ha vuelto a dejarnos una retahíla de referencias de lujo.

Música electrónica sin miedo a encasillarse en ninguna moda actual. Es Techno y al mismo tiempo coquetea con la escena Dubstep desde un punto de vista experimental, como si de un Shackleton con un extra de proteínas IDM se tratase, con un saludo cercano a otro intocable como es Aphex Twin. Darren Cunningham está llamado a seguir haciendo algo grande. Esto sí es Post-añade-la-etiqueta-cool-del-momento. (Natxo)

Una canción: ‘Bubble Buts And Equations’ (YouTube): dale gas, Juani, dale gas.

http://www.youtube.com/v/h0bJUbcBP_c?fs=1&hl=es_ES

5. Treats — Sleigh Bells

Ting Tings meets nu-metal meets Beach House meets Crystal Castles meets M.I.A. Algo así es el debut de Sleigh Bells: un trallazo visceral, onomatopéyico, abrasivo. Como dos boxeadores bailando.

El encanto de una producción ágil, con tendencias estridentes, capaz de rodear la susurrante voz de Alexis Krauss (preciosa y quizá el mejor tema del álbum ‘Rill rill’) de una caótica burbuja de guitarras primitivas (‘Infinity guitars’), baterías tribales y conjugar con acierto los restos del nu-metal de los primeros 00s, el dance-punk (‘Crown on the ground’, ‘Riot rhythm’) y el mainstream de las divas pop (‘Kids’, ‘Rachel’). Como unos Girl Talk con discurso propio. (Javimetal)

Una canción: ‘Rill rill’ (YouTube), donde demuestran que también saben contenerse y construir susurros tan sugerentes como este. Para gritar, ya está el resto.

http://www.youtube.com/v/uLRnmQ-4Yp0?fs=1&hl=es_ES

4. Return II Space — Digital Mystikz

La escena Dubstep ha estado muy activa durante este año, se nota que ha llegado su momento de explosión hacia nuevos públicos y como todos los subgéneros electrónicos las ramificaciones salen al instante.

Dentro de lo que podría ser el Dubstep hay un hombre que lo hace todo, que dirían Astrud. Ese es Mala, quien prescinde de su compañero de fatigas en Digital Mystikz para la ocasión y se marca Return II Space en solitario, como si de otro alias personal se tratase. ¿Resultado? Otra bomba cuyos bajos están compuestos para derribar edificios en cuanto se suba el volumen del estéreo de turno. (Natxo)

Una canción: ‘Mountain Dread March’ (YouTube): King Tubby + industrial.

http://www.youtube.com/v/aZzTc86taFU?fs=1&hl=es_ES

Crítica: Return II Space, uno de los discos de dubstep del año

Pocas veces un disco que genera tantísimo hype cumple las expectativas de manera tan apabullante como éste. Los detractores de West no se enamorarán de él con este álbum, pero muchos de los que se habían saturado del auto-tune en sus anteriores incursiones se verán altamente complacidos al descubrir una vez más al rapero tras las toneladas de arreglos innecesarios.

My Beautiful Dark Twisted Fantasy condensa al menos dos de los mejores cortes de Kanye, y es un retorno por todo lo alto al sonido que mejor se le ha dado y a la desnudez intelectual y técnica. (Kaoru)

Una canción: ‘Runaway’, (Youtube), impresionante en su simplicidad, construida enteramente sobre unas pocas notas de piano y con toda una declaración y un mea culpa de Kanye en la letra.

http://www.youtube.com/v/rudkeNEJk_s?fs=1&hl=es_ES

Crítica: My Beautiful Dark Twisted Fantasy, sencillamente cojonudo

2. Self-Preserved While The Bodies Float Up — Oceansize

Puede sonar contradictorio, pero mirando hacia dentro es como han conseguido hacerse más grandes, sin necesidad de inventar nada nuevo para apuntalar aún más su ya extraordinaria propuesta. Una dosis milimétricamente precisa de fuerza y melodía, de músculo y elegancia, que merece ser considerado desde ya como uno de los grandes discos de la década que acabamos de empezar. (Gallego)

Una canción: ‘Oscar Acceptance Speech’ (YouTube), increíblemente delicada, inexplicablemente bella, una canción para la banda sonora de una vida, un soplo de espíritu.

http://www.youtube.com/v/XzDNPVGVBXw?fs=1&hl=es_ES

Crítica: Self-Preserved While The Bodies Float Up, una calidad tan abrumadora que asusta

1. The Monitor — Titus Andronicus

No os voy a contar nada sobre The Monitor que ya explicase en la crítica que le hice al segundo disco de Titus Andronicus allá por febrero-marzo. No os voy a volver a decir lo de Neutral Milk Hotel, los Pogues, el pub-rock, Springsteen, Dinosaur Jr., la verborrea y eso de que el enemigo está en todas partes. Si no habéis sido capaces de verlo, de disfrutar de algo que es a la vez indie-rock, verbena guiri y épica cantada por perdedores, deberíais intentarlo de nuevo. No lo haréis: es probable que incluso ahora vayáis con prejuicios, pensando en el “no es para tanto, seguro que no es para tanto, malditos snobs de Hipersónica que habéis dejado fuera a XXX”. (probertoj)

Al contrario, lo que voy a hacer es dejar que Titus Andronicus expliquen, por sí mismos, qué es esto de The Monitor, el mejor disco internacional de 2010 para los que hacemos Hipersónica (y el único que casi todos por separado votamos por encima del 9):

Respecto al tema bélico en The Monitor

Patrick estaba viviendo en Boston y decidió que, como pasaba tanto rato despierto a horas intempestivas, tenía que hacer algo productivo con su vida, así que se puso a ver en YouTube The Civil War, de Ken Burns (n.e: serie documental sobre la Guerra Civil Estadounidense) .- Eric

Respecto a su mayor autocontención en el minutaje de las canciones

Nos gustan las canciones largas, a lo Bohemian Rhapsody. Y en el primer disco sentimos la necesidad de hacerlas así. Tratamos de no negarnos ninguno de nuestras apetencias vitales, especialmente las auto-indulgentes. — Patrick

Respecto a las referencias líricas a otros músicos

Respecto a la temática de The Monitor

Me gustaría hablar sobre los temas del disco: ser un individuo y el individualismo en un mundo que muchas veces le presiona para que sea conformista; tener una identidad regional o formar parte de un grupo aun manteniendo tu propia individualidad… Ésas son cuestiones importantes cuando uno crece y también son temas importantes en la historia de la Sociedad Estadounidense. Ta-daaaa! (Aplausos de coña del resto del grupo) .- Amy

Sobre Titus Andronicus, lo existencialista y las drogas

“Las canciones de Titus Andronicus con el grito de batalla de un general que guía a sus tropas en el frente contra la rabia, depresión, aburrimiento vital y angst existencialista. El problema con estar deprimido es que los sentimientos no siempre coinciden con nuestros pensamientos. Así que una persona puede tener todo lo que siempre había querido y aún así sentirse triste, porque esos sentimientos son a menudo amorfos y nebulosos. (…) Para superarlo, tomo Lexapro. Me mantiene bastante estable, es una droga asombrosa, libera serotonina: no puedo decir suficientes cosas buenas sobre ellas. Llevo con ella desde hace tres años y me hace la vida más fácil, vuelve las cosas más manejables” .- Patrick

Los mejores discos internacionales de 2010