Los MTV EMA coronan a la de siempre: Lady Gaga y su excentricidad viven de las rentas

Los MTV Europe Music Awards 2011 se celebraron ayer en Belfast y me dejaron con la sensación de que, una vez más, el pastel se reparte entre los mismos de siempre, por supuesto de manera totalmente inmerecida en la mayoría de los casos. Sin embargo, algo que sí se les puede conceder es que al menos, son consecuentes con su filosofía, y respetan la opinión de su público, por muy cuestionable que nos pueda parecer a más de uno.

No me malentendáis, ya sé que MTV nunca premiará a gente como I Break Horses o M83, hasta ahí llega mi limitada capacidad intelectiva, pero la edición de este año me ha dejado un sabor más agridulce que la de otros, quizás porque la ganadora absoluta, Lady Gaga, al menos tenía el soporte de un trabajo interesante detrás de sus estrafalarios vestidos imposibles y de su caterva de pequeños galardones metálicos.

Los ganadores: justicia y vergüenza a partes iguales

Si hay un premio en esta edición que me ha dejado ojiplática perdida ha sido el de Mejor Directo para Katy Perry, una artista famosa por sus desafinos, desatinos y barrabasadas en sus actuaciones en vivo. Desde luego, de entre los nominados — Coldplay, Foo Fighters, Lady Gaga y Red Hot Chili Peppers — que optaban a esa misma categoría, es con diferencia la que peor me parece. Por mucho que haya mejorado en los últimos meses, no termino de entender cómo se puede premiar a una artista que ha tenido tan poca calidad vocal en sus intervenciones en directo.

https://www.youtube.com/embed/kDebwTnsud0

Vídeo | Katy Perry — I Kissed A Girl

Basta con echar un vistazo a Youtube y buscar un poco para darse cuenta de que ir a uno de sus conciertos tendrá tela marinera. Pero, una vez más, es la masa de fans la que vota estos premios y por tanto, hay que respetar lo que dice el pueblo. Aunque a veces dé la impresión de que se vota a la figura más que al talento.

Una lástima ver perder a Adele o a Beyoncé en la categoría de Mejor Artista Femenina frente a la omnipotente Lady Gaga, sobre todo cuando la primera lo tiene absolutamente todo para triunfar en este premio en concreto. Sin embargo, pocos artistas a día de hoy son capaces de mover la masa crítica que mueve la Germanotta, y eso se ha notado en esta edición de manera más injusta, a mi entender, en las anteriores. Porque Born This Way no es The Fame, y a estas alturas no creo que pille a nadie por sorpresa.

https://www.youtube.com/embed/CXe_wSgoo9o

Vídeo | Red Hot Chili Peppers — The Adventures of Rain Dance Maggie (Youtube)

Otros que perdieron muy injustamente fueron Kanye West y Jay-Z frente a Eminem, al que todavía le dura el éxito de Recovery pero que debería no haber sido suficiente frente al empuje de Watch The Throne, mucho más reciente y esperado que el trabajo del de Detroit, a pesar de haber sido el disco más vendido del pasado año.

Por otro lado, Bruno Mars se llevó dos premios muy merecidos a casa, a pesar de que haya aprovechado descaradamente — como otros muchos, ojo — el tirón marcado por la difunta Amy Winehouse en volver al sonido Motown y al soul de los cincuenta y los sesenta para diferenciarse de tantos otros aspirantes al trono del mainstream. Su actuación fue uno de los mejores momentos, impecable, la verdad.

Vídeo | Bruno Mars — Marry You (MTV)

Cuando la extravagancia es una cortina de humo

Decir que Lady Gaga es más rara que un perro verde no es reinventar la rueda, eso está claro. Pero cuando aparecía vestida de carnicería ambulante, al menos tenía detrás un trabajo plagado de buenos temas, de una propuesta innovadora, fresquísima, divertida a rabiar y muy potente.

https://www.youtube.com/embed/bId6roqIhEY

Vídeo | Lady Gaga — Marry The Night (Youtube)

Sin embargo, en esta gala de los MTV EMA sólo he visto una panoplia vacía por dentro, un recurso a lo grotesco sin fundamento en la base, sin pies ni cabeza que lo sustenten. En directo sigue siendo una verdadera mula, porque le sobran carisma y talento vocal, pero Born This Way no ha llegado a la altura del listón marcado por The Fame, y sin un buen trabajo que la respalde, toda su parafernalia extravagante y sus aspavientos estilísticos se quedan en una burda llamada de atención que no conduce a ninguna parte.

La noche de premios la cerraron Linkin Park, con el de Mejor Grupo de Rock, Thirty Seconds To Mars por Mejor Artista Alternativo y Mejor World Stage y el insoportable de Justin Bieber, que siempre araña alguna estatuílla allá donde va. Escalofriante.

Sitio oficial | MTV EMA

Anuncios