Low — The Invisible Way: no existe emoción, hay paz

Low de nuevo. Tomen impulso. Relájense. Fitter, happier, more productive, confortable. Espalda recta. Aclaración de garganta. Movimiento de cuello hacia los lados. Cojan el cubo de palomitas que les ha costado un riñón con su glándula suprarrenal encima y parte del cojón derecho. Un, dos, tres: disco menor. Venga todos juntos: ¡disco menor!. Un poco más fuerte que no lo he oído bien: ¡DISCO MENOR! Así, bien, ya estamos. The Invisible Way, el nuevo disco de Low que, — parece mentira — lleva ya más de cuatro meses en sus mejores naves piratas, es un disco menor. Jeff Tweedy produce. Es un disco menor. Suena un poco más folk. Es un disco menor. Les ha quedado descafeinado. Es un disco menor. La verdad es que cada vez suenan más convencionales. Es un disco menor. Pero ¡shhhhh! Que empieza la película.

Episodio IV: un nuevo disco

Es un periodo difícil. Naves espaciales rebeldes, atacando desde una base secreta en Duluth, han ganado la primera (y la segunda y la tercera…) batalla en contra del malvado Imperio Galáctico del prog, el grunge y las cosas complicadas. Durante la contienda, los espías rebeldes han logrado robar los planos de la más moderna arma del imperio, La Estrella de lo Convencional, una estación espacial armada con solos de guitarra complicados y ritmos vertiginosos, con poder suficiente para destruir la música de sentirse bien en un un planeta entero. Perseguida por el Imperio, La Princesa Mimi Parker huye, resguardando los planos robados de lo convencional para restaurar la paz y libertad en la galaxia. Tras años de slow-core entrelazados con guitarrazos a flor de piel, todo parece haberse condensado en la promesa de un nuevo orden: C’mon, uno de los mejores discos de 2011.

(Es una obra menor)

Episodio V: el imperio de lo complicado contraataca

Es un momento difícil para la Rebelión, aunque la Estrella de lo Convencional ha sido destruida, tropas imperiales de gente vacía por dentro, han obligado a la rebelión a salir de su base secreta, y los han perseguido por todo el mundo, incluyendo una gira intensísima por nuestro país. Evadiendo a la mortal flota imperial, un grupo de rebeldes, liberados por Alan Skywalker han logrado establecer una nueva base en el remoto planeta helado del folk, donde el experimentado jedi Tweedy, traza un plan: a partir de ahora, la iglesia sonará a madera, a intimidad y a recogimiento. Hay que volver al origen. Y de ahí que ‘Plastic Cup’ suene a mapa en el que encontrarse. El malvado Lord Caótico, obsesionado por encontrar al joven Skywalker ha mandado miles de haters de lo sencillo hasta los mas remotos confines de la galaxia…

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

(Es una obra menor)

Episodio VI: el regreso del slow-core

Y, sin embargo, Alan Skywalker ha regresado a su planeta hogar del slow-core primigenio,
en su intento por rescatar a su amigo Acordes Solos de las garras del malvado Pop, el Intenso. Alan poco sabe acerca de la nueva construcción de una nueva estrella de lo complicado por parte del
malvado Imperio, un arma más mortifera que la primera. Cuando este terminada, esta arma
significara la perdición para los rebeldes que luchan por restaurar la paz en la galaxia… Antes de partir hacia la contienda, lo cierto es que ‘Amethyst’ suena a oración antes de la batalla y ‘So Blue’ a urgencia y a emoción contenida.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

Keep all the lights off / And I’ll try to kill our past time / Just to find your heart / Please dont ignore me / Or I’ll just fall asleep

(Es una obra menor)

Episodio I: la amenaza que no existe

Los disturbios rodean a la República Low. Se está debatiendo contra el cobro de impuestos de intensidad sobre rutas directas al alma. La voz de la princesa Mimi Parker se alza en Senado Galáctico y explica que ahora, la que manda es ella. Esperando resolver el problema con una sobrecogedora ‘Holy Ghost’ que bloquea las naves guerreras, la codiciosa Federación de la Emoción Sin Cortapisas ha detenido todos los cargamentos de paz dirigidos hacia el pequeño planeta The Invisible Way. Mientras el Congreso de Hipersónica se suma en debates interminables sobre esta alarmante situación, la Suprema Canciller ha mandando secretamente escuchar en bucle el mejor tema del planeta The Invisible Way, una hipnótica ‘Clarence White’, guardiana de la paz y la justicia en la galaxia.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

(Es una obra menor)

Episodio II: el ataque del abismo

Hay inquietud en el Senado Galáctico. Varios miles de sistemas solares han declarado sus intenciones de abandonar la República Low. El movimiento separatista, bajo el liderazgo de las misteriosas, pero poco efectivas ‘Waiting’ y ‘Four Score’, ha hecho difícil que el número limitado de caballeros jedi mantengan la paz y orden en la galaxia. La senadora ‘Mother’, la ex-reina de Naboo, va a regresar al Senado Galáctico para dar un golpe en la mesa al ralentí de tres acordes para formar un ejercito de la República de Low.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

(Es una obra menor)

Episodio III: la venganza de la mesura

Así pues: ¡guerra! La República de Low se desintegra bajo los ataques del despiadado lord sith, Conde @probertoj. El mal está por todas partes. En una jugada brillante, el diabólico General Excesos, tras barrer la capital de la República Low, secuestra la última esperanza para nuestros rebeldes de Duluth: ‘To our knees’. No sin antes meter algo de mano en el gobierno de la República vía la acongojante ‘On my own’.

7.8/10

Música de créditos. Luces. Caras de sorpresa. Aclaración de garganta. Impulso. ¿Un disco menor? Puede que sí. Pero también puede que los de Duluth hayan encontrado la respuesta a la emoción en la paz. ¿Un disco menor? Un disco producido por Jeff Tweddy que suena a unos Low de madera, menos agresivos, más reposados, tranquilos. ¿Un disco menor? No se trata de un disco descafeinado, se trata de un disco con sabor a té, a taza, a domingo y a manta. Con menos angustia. Con las mismas dudas de siempre. Con Dios por todas partes. ¿Un disco menor? Un disco por el que emprender una Guerra de las Galaxias, por el que rebelarse contra el Imperio de los que consideran que las grandes obras nacen única y exclusivamente de la emoción a chuzos de punta.

Anuncios