Lykke Li no cuenta con la típica voz despampanante que arrolla en directo. Que su timbre es totalmente característico es algo que se le concede sin dudarlo, pero la intimidad con la que juega en su segundo álbum, Wounded Rhymes, parece ser enemiga de los grandes escenarios y tener querencia más por los eventos reducidos y cercanos. Aunque sean retransmitidos a medio mundo a través de la televisión.

Su última aparición pública ha consistido precisamente en eso, en enamorar a la audiencia americana en el programa de Jay Leno — otro de esos espacios televisivos donde se preocupan por llevar todo tipo de artistas, no a lo José Luis Moreno -, interpretando en riguroso directo y acompañada de una tétrica banda de luto. Ella, ataviada como una existencialista francesa de la década de los veinte, se hace con un primer plano donde hipnotiza a la cámara y a cuantos estén tras ella.

Lykke Li eligió ‘Youth Knows No Pain‘, uno de los cortes más poderosos de su álbum y muy en la línea de ‘Get Some‘, aquel primer sencillo que llegó del frío como una ola de calor vaporoso y húmedo, exudando confianza por los poros de esa sueca atrevida y profunda que compone sus canciones enraizándolas en la pérdida y la libertad, todo sazonado con un punto de vista oscuro, íntimo y privado. Una vez más, un directo magnífico.

Vídeo | Photobucket

Vía | The Prophet Blog

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments