M83 vuelve a la pista de baile. Con esa frase se podría encabezar el titular de la reseña del nuevo álbum de M83, resumir todo lo que contiene Saturday = Youth y en qué punto de su carrera se encuentra el proyecto de Anthony Gonzalez. El nuevo álbum está cada vez más destinado al baile, a pistas con cierto caché y a alegrarnos las horas sonando en cualquier reproductor en escuchas individuales. Cualquier contexto le viene bien, pero si se le sube el sonido y se le potencian los graves, es otro trabajo, con un gancho de los buenos.

Con Saturday = Youth me pasó igual que con Before the Dawn Heals Us (2005, Mute Records). Las primeras escuchas lo veía como un buen álbum, tenía sus momentos interesante pero no dejaba de ser una relectura de un pasado musical cercano, y por lo tanto, otro trabajo más. Hasta que ya, ‘Fields Shorelines and Hunters’ se volvía indispensable en su escucha, ganando enteros con escasos dos minutos treinta para ser un tema de electrónica, ‘Teen Angst’ iba por el mismo camino, y ‘Moonchild’ era la base que tenía que tener un gran trabajo para abrir por todo lo alto.

Puede ser que el peso del colosal Dead Cities, Red Seas & Lost Ghosts (2003, Gooom Disques), una carta de presentación recomendable para cualquier amante de la música, estuviese demasiado presente. Las expectativas de que repitiesen algo irrepetible, y el fichaje por un sello como Mute Records, quizás produjo cierto vértigo y en nosotros, unas exigencias demasiado amplias.

El grupo francés es otro ejemplo del renacer de la escena del país galo. Encabezada por Justice, con un solo disco pero más que suficiente, la revisión que está viviendo la música de los 80s con el disco como clave, es de una calidad muy loable. M83 no son tan efectistas como el dúo loco de la cruz, pero se hacen querer a su manera.

Y la manera esta vez es rebajar aún más la influencia del shoegaze o del ambient pop. Que sí está presente porque no lo dejarán tan fácilmente, ni queremos que lo hagan, pero ahora la electrónica está más limpia de influencias procedentes de campos ajenos a ella. Las melodías se construyen sobre estructuras oscuras, que no se van en ninguno de los temas y luego ya se van añadiendo capas y capas de distorsión y efectos en las voces.

https://www.youtube.com/watch?v=wrv0F-WTio4

El hit que cambió la percepción que yo tenía sobre Saturday = Youth fue ‘Couleurs’. Aquí el electro es otro mundo, una base que va manteniéndose con los bajos más o menos controlados y sin ser demasiado fuertes, sobre la que una percusión más aguda se entremezcla con unas guitarras tan modificadas por efectos sonoros que ni lo parecen. Es el corte más largo y uno de los más bailables dentro de la electrónica. Casi todo él se defiende sin voz, salvo la parte final. Una gran canción. Más tarde me enteraría que fue el single elegido para la presentación, hecho extraño.

Después, en una vía más accesible, la influencia de New Order es clarísima. ‘Kim And Jessie’ es otro himno que disfrutar, alegre dentro de su tónica, con un estribillo pegadizo y resultón; y ‘Graveyard Girl’ es de los más abiertos a todo el público, de ahí que haya sido elegido como el segundo single.

Aunque cuando se recrean en las melodías y en los largos instrumentales alcanzan los mejores momentos, prueba de ello es ‘Highway Of Endless Dreams’, una ensoñación pura; muy apagados en ‘Skin Of The Night’, con los falsetes casi constantes de Morgan Kibby.

Saturday = Youth ha sido producido por Ken Thomas (Sigur Rós, Cocteau Twins y Suede), Ewan Pearson (The Rapture y Ladytron) y Morgan Kibby. Con los dos primeros nombres tenemos la explicación de porqué hay el sonido que se escucha tras él. El nombre de Ken Thomas produciendo a Cocteau Twins es esencial para comprender el nuevo sonido, mientas que el de Pearson lo lleva a una versión más moderna y efectista (The Rapture están muy cercanos).

https://www.youtube.com/watch?v=v4Pg-2LP76g

Ya lo dice el título, sábado es sinónimo de juventud. Y cuando uno se pone este álbum, lo último en que se piensa es en quedarse parado par contemplar las musarañas. Más bien se quiere fiesta y ganas de disfrutar de una buena noche. Con canciones como las que trae M83 eso está garantizado. Gran apuesta de futuro la de Anthony Gonzalez, quedándose mirando el Homework de Daft Punk muy cerca, como si fuera su manual de cabecera.

Más en Hipersónica | M83
Sitio Oficial | M83

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments