¿Por qué empezar un disco de forma bruta si puedes hacerlo de forma superbruta y épica? Así es como da comienzo Unto The Locust, el último trabajo de Machine Head, gracias a un tema llamado ‘I Am Hell (Sonata in C#)’ que, a su vez, está dividido en tres partes: Sangre Sani, I Am Hell y Ashes To The Sky. La parte central es un patadón en toda la cara que parece querer decirnos “allá vamos, chavales, agarraos bien los huevos porque de esta no vais a salir bien parados”.

Robb Flynn lleva ya muchos años en esto como para meter la pata desviándose demasiado de lo que es el sonido esencial de una banda como Machine Head. Por sus venas no circula sangre, sino un torrente de mala hostia que es capaz de lanzar hacia afuera con furia colgándose una guitarra y poniéndose delante de un micro. Los que hayáis visto a la banda en directo sabéis perfectamente de lo que son capaces estos brutos sobre un escenario.

Y con Unto The Locust van siete ya

Unto The Locust es el séptimo disco de la larga carrera de Machine Head y no ofrece demasiadas concesiones al oyente. Ni falta que hace. Machine Head es una banda que no necesita cambiar de estilo ni experimentar en exceso para evitar que sus seguidores podamos llegar a aburrirnos en algún momento de ellos. En cada uno de sus discos podemos encontrar pequeñas evoluciones, sobre todo en lo referente a la voz de Flynn, que cada vez suena mejor en todos sus registros, pero mantienen una fuerza y una frescura álbum tras álbum de la que no todas las bandas metaleras pueden presumir.

La edición normal de Unto The Locust está formada por un total de siete temas entre los que sólo podemos encontrar un excelente corte a modo de descanso, ‘Darkness Within’. Y no se trata de una baladita, precisamente, pero sí se sale un poco de la tónica general de un disco dominado por temas en los que, con su sello tan característico, mezclan partes muy rápidas con pasajes pesados en los que las guitarras suenan como verdaderos puñetazos en la cara a cámara lenta.

https://www.youtube.com/embed/aJtt02uYo_c

Si tuviera que quedarme con un tema probablemente me decantaría por ‘Locust’, una verdadera salvajada de algo más de siete minutos y medio capaz de dejarle a uno descolocado por culpa de su desmesurada fuerza. Los riffs que forman la estrofa son de lo más macarra que he escuchado de un tiempo para acá.

Y hablando de la duración de los temas, solamente uno de los siete cortes del disco baja de los seis minutos de duración. En general son temas más o menos extensos, pero lo curioso es que no es posible detectar nada de relleno. Duran lo que duran porque estos brutos necesitan de todo ese tiempo para desarrollar esos riffs asesinos que suenan como un combate tras otro de El Club de la Lucha.

Hablaba de la edición normal porque existe una versión deluxe de Unto The Locust en la que podemos encontrar dos versiones, ‘The Sentinel’ y Witch Hunt’ de Judas Priest y Rush respectivamente, y una deliciosa versión acústica de ‘Darkness Within’, el tema que os comentaba antes que es un poco distinto al resto. Las versiones están bien. Correctas. Me quedo con aquella que hicieron en su momento del ‘Message in a bottle’ de The Police.

https://www.youtube.com/embed/LsVaC19Tdzs

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments