Anuncios

Madee en concierto en Madrid (Moby Dick, 11/04/2014): tampoco os costaba nada volver

“Madee concierto” src=”http://img.hipersonica.com/2014/04/madee_concierto.jpg" class=”centro_sinmarco” />

“Nunca triunfamos, pero esta noche estamos aquí por vosotros”, decía Ramón Rodríguez en un momento de su actuación el pasado viernes en la Moby Dick y, aunque no podamos saber del todo cuánto de verdad hay en la segunda parte (al fin y al cabo, los motivos por los que un grupo decide reunirse, temporal o permanentemente, sólo los saben ellos), la primera sí que tenemos que claro que se ajusta absolutamente a la verdad y de hecho así lo comentábamos no hace mucho, cuando hablábamos de Madee y del disco que servía de coartada para este reencuentro: su propuesta quizá no era la más popular en este país, e incluso si nos ponemos exigentes su adaptación a la escena estatal quizá llegaba unos añitos tarde, pero no cabe duda de que estos tipos habrían merecido mejor suerte y el guateque del viernes se trataba, entre otras cosas, de un pequeño reconocimiento a esa labor.

Estas reuniones ad hoc siempre despiertan algunos recelos, incluso cuando no hay (apenas) material nuevo que pueda ser considerado una distracción respecto a lo que interesa. La pregunta era clara: ¿estarán en forma estos tipos? ¿Cuánto habrán ensayado para este concierto? ¿Se habrán visto las caras algo más de cinco minutos antes de salir al escenario? Y la verdad es que su capacidad para cerrar bocas fue bastante inmediata: casi al instante se podía intuir una banda que había hecho los deberes, que se había tomado la molestia de respetar a su público lo bastante como para preparar la cita a conciencia y salir a escena bien preparados. Encadenaron ‘Mintaka’ y ‘Fallen Heroes’ y aquello sonaba a gloria y de hecho a la altura de la tercera canción alcanzaron uno de los puntos álgidos de la noche, con una emocionante ‘Jinniyah’ a la que supieron sacar todo su potencial de himno para grandes recintos. Fue uno de esos momentos en los que volver a la casilla de salida y sentir una cierta rabia por el hecho de que este concierto no tuviera lugar en una sala de mayor aforo.

Es verdad que es difícil que estas cosas salgan mal cuando prácticamente estás tocando sólo frente a quienes ya vienen más que convencidos de casa, pero la ejecución del directo fue (a pesar de algunos graves traicioneros especialmente notables en la segunda mitad) prácticamente impecable. Si hay algo que reprochar, como siempre en estos casos, sería un setlist que por desgracia nunca puede estar hecho al gusto de cada uno. Personalmente creo que salir a por todas al principio para luego guardarse toda la munición gorda hasta el final dejó el tramo central del concierto algo desangelado y también que, puestos a hacer puntuales guiños a los dos primeros discos de la banda, se hubiera agradecido enormemente una parada en aquella magnífica ‘It’s A Wonderful Lie’ que abría su segunda entrega Secret Chamber. Reparos menores, en todo caso, para una velada en la que incluso ese inédito ‘Age of Ruin’ (grabado, según nos contaron, hace seis años, pero rematado hace apenas unos meses) acabó perfectamente integrado. Lástima que no llegaran a tiempo esas copias para ser vendidas en la sala y sacar esos “eurillos” de los que hablaba Ramón en uno de sus escasos momentos-speech al respetable.

Ese estilo reservón les jugó una mala pasada en el final del primer tiempo, que quedó ligeramente soso, pero todo se nos olvidó enseguida cuando afrontaron los dichosos bises con la espectacular ‘A Ghost’ más la que es probablemente lo más cercano a la canción pop perfecta que han firmado a lo largo de su trayectoria, ‘Transference #2’. Casi todos teníamos claro que el fin de fiesta tenía que ser ‘Orion’s Belt’ (la canción), perfecto resumen de las virtudes de la banda y el disco que había reunido a un puñado de nostálgicos incondicionales un viernes por la noche, además de confirmar a Ramón (por si acaso hacía falta) como una de las voces más privilegiadas de la escena nacional. Estuvo (muy bien) mientras duró, pero viendo la energía y el estado de forma (y coordinación) en el que se encuentran, quedó claro que un nuevo disco de Madee a estas alturas no le molestaría a nadie. Ahí lo dejamos.

Imagen | Facebook Madee

Más en Hipersónica | BCore inicia una colección de singles con ‘Age of Ruin’, inédito de Madee, Madee anuncian su vuelta a los escenarios, Diez años del momento en que se alinearon las estrellas: el Orion’s Belt de Madee

Anuncios