Si en el año 2013 Margaret Chardiet escogió una imagen impactante, aunque sutil, para presentarnos el que sería su primer disco bajo la marca Phamarkon, para este año la neoyorkina ha optado por poner toda la carne en el asador (nunca mejor dicho) y dejarse de dobles sentidos (o no). El caso es que esta niña prodigio de lo que los entendidos conocen como Power Electronics o Death Industrial está de vuelta y regresa con las mismas ganas de acojonarnos que con Abandon.

Prueba de ello es la consabida portada y el trailer del que la acompaña, un escueto vídeo de menos de un minuto en el que imagen y sonido insinúan una realidad intensa, excitante y repulsiva a partes iguales, una realidad en la que Margaret Chardiet demuestra moverse como pez en el agua, como sanguijuela en un mar de heridas supurantes.

El lanzamiento de Bestial Burden está programado para el próximo 14 de octubre a través del interesantísimo sello Sacred Bones, prometiendo causar la misma división de opiniones que ya originó el debut del proyecto. Para calentar el ambiente la joven norteamericana nos adelanta que el disco ha sido desarrollado mientras se encontraba convaleciente tras una cirugía, basándose en lo vivido para construir un tratado en el que, a buen seguro, no va a haber lugar para el descanso y la alegría. Así nos lo cuenta la propia Margaret:

Después de ver varias fotos de mi cuerpo tomadas durante la operación me di cuenta de la compleja red de sistemas que tenemos justo debajo de la piel, siendo probable que cualquiera falle en cualquier momento. Sucedió demasiado rápido y de forma inesperada, y mi mente tardó un tiempo en comprender la realidad de mi recuperación. Sentí aumentar la línea que separaba mi yo físico y mi yo mental. Era como si mi cuerpo me traicionase, actuando como un ente separado de mi consciencia. Vi a mi cuerpo antropomórfico intentar decidir por su lado, fuera de mi voluntad, buscando sabotearme. Comencé a explorar la idea de una mente consciente como un extraño dentro de un ente autónomo, y la tensión que existe entre las dos versiones de uno mismo.

No sé qué tal os habrán dejado el cuerpo sus palabras, pero si os habéis quedado con ganas de más podréis ver sus performance en directo acompañando a unos don nadie, unos tal Swans. Yo no me lo perdería por nada del mundo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments