Anuncios

Maria Mena — Viktoria: la historia de una traición universal

Maria Mena no es una artista estridente, comercial, popular. Es una cantautora en el sentido más amplio de la palabra. Ella compone sus canciones y cuenta sus historias, y en Viktoria esto ha cobrado una nueva dimensión en lo que a sinceridad se refiere.

El álbum, titulado en honor a su segundo nombre, es un viaje por la historia de la traición. De la traición entre personas de una misma familia, de la traición en las relaciones personales, de la traición a uno mismo y a sus valores. Partiendo del yo como base y desnudándose hasta quedar ante nosotros sin artificio de por medio, Maria Mena ha fabricado el que, para mí, es su mejor trabajo hasta la fecha. Una mezcla sana de madurez, depuración y personalidad teñidas de una sensibilidad y una habilidad para ejercer la melancolía que atraviesa.

La belleza de la pérdida

Dicen que el artista lo es más cuanto más sufre. No sé si Mena ha pasado por todas las situaciones que describe en Viktoria, pero desde luego se trasluce que algo hay detrás de cada palabra escogida, detrás de cada pequeño relato que encontramos a lo largo de este viaje al pasado.

La balada es el tempo elegido para los momentos más duros de reflexión personal, de miedo a las ataduras, del terror al futuro y a la convivencia, del compromiso que no siempre se adquiere por gusto propio y sí por inercia. De la valentía de reconocer las limitaciones emocionales e ir más allá, poner la esperanza en lo que vendrá. O quizá no, quizá simplemente en huir del presente y cargarle las culpas al yo del futuro.

https://www.youtube.com/embed/GGGVNq2sJ_k

Viktoria habla de todos esos momentos en los que la decepción se abre camino ante nosotros desde un origen insospechado, y si bien hay momentos en los que lo hace con tremenda ironía y reproche, hay otros en los que las tornas vuelven hacia uno mismo para ver qué pasaría si las cosas hubieran sido al revés.

https://www.youtube.com/embed/jnd1tuPt2CE

La fe en la calma tras la tormenta

Si bien la atmósfera que crea en todo momento Maria Mena en este disco tiene un gran tinte melancólico, todavía hay sitio para la redención y el “hope for the best”, que dirían los ingleses. Sus retratos de situación, casi bodegones musicales, están llenos del detalle que sólo puede aportar, o al menos así lo veo, el que ha pasado por ese tipo de padecimiento.

https://www.youtube.com/embed/3c76qps-9sQ

Nunca abusando de sobrecargar las canciones, dejando el peso casi por completo a su voz y primando por encima de todo la historia que está contando, Mena desnuda su imaginación o su vivencia, como lo prefiráis ver, sin ningún tipo de prejuicio y desde la más absoluta honestidad del amigo que se sienta a tu lado en un café y te cuenta lo que acaba de ocurrirle.

El último título del tracklist, ‘Am I Supposed To Apologize?’, da idea y resume de manera patente lo que ha despachado en todo el disco, a modo de resolución tras una ligeramente escasa media hora pasada que se hace, en algunas escuchas, demasiado breve. Éste es uno de los pocos defectos que tiene, salvo el título de las canciones, terribles, y que no hacen justicia a la sencillez que esconden tras ellos.

Maria Mena ha firmado su trabajo más madurado, honesto y sencillo hasta la fecha, el quinto de su carrera con tan sólo 24 años. Despeja cualquier duda así que pudiera suscitar su apresurada juventud o incluso la posible ausencia de experiencias vitales que narrar y compartir. Deja en Viktoria pequeños momentos brillantes — ‘Habits’ es uno de los cortes más emocionantes de lo que va de año -, sólo queda esperar a ver cómo pasa por él el tiempo.

Anuncios