Estamos en verano, y ya sabemos como se presenta la cosa en estas fechas. Allá dónde vayamos, los djs de clubes generalistas (por no decir directamente “de pachanga”), las radiofórmulas, la tele… miremos a dónde miremos, habrá alguien preparado para atormentarnos con una canción (una sola, si tenemos suerte) de esas que llaman del verano, dance pegajoso que se te queda en el fondo del cerebro, y que, por mucho que lo intentas no consigues despegar, aunque sabes de sobra que la odias, con todas tus fuerzas.

Seguro que muchos os sentís así durante estos meses, y casi preferiríais no salir a tomar unas copas sólo por evitar sufrir a los “artistas” de turno. Menos mal que quedan algunos dignos de tener nuestra atención, jugando en esa liga del producto veraniego, pero que pueden salir con la cabeza bien alta por no entregar un producto más que agregar a la lista de basuras que se quedan sin recoger.

Dance a la française

Me refiero a Martin Picandet, más conocido como Martin Solveig, alguien a quien muchos por aquí no sabrían identificar antes de conocer su omnipresente ‘Hello’ a no ser que fueran seguidores de Dragonette. Y el disco en cuestión es Smash, la quinta referencia en su discografía ya, que, si bien se he hecho de rogar durante mucho tiempo, (ya en el 2009 escuchamos ‘Boys & Girls’, el primero de los singles que finalmente se han incluido en este disco) llegaba justo en el momento perfecto para encarar la temporada de verano.

https://www.youtube.com/embed/_cEgsqwnue4

Solveig sabe lo que se hace y busca también el negocio con su música. Está claro que dentro de los artistas franceses y excluyendo al rey Midas galo, lo suyo es de lo más comercial que podemos encontrar en el país transalpino. Su música no está emparentada con la que hacen Justice o Daft Punk, como muchos pueden esperar al oír hablar de música de baile francesa, pero eso es algo que honra a Solveig, ya que, ha sabido desligarse del sonido de productores más habituales de la música de baile, pero manteniendose igual de bailable que ellos.

https://www.youtube.com/embed/kK42LZqO0wA

Quizás en su momento, ‘Boys & Girls’ no llegará al nivel de promoción que está consiguiendo ‘Hello’, aunque no podemos negar los parecidos razonables entre la fórmula de una y la otra. Si bien cabe destacar de la primera la participación del mismo Solveig a modo de dueto con Martina, cosa que no es tan habitual.

https://www.youtube.com/embed/vUgagHFkcF8

El indie dance se queda por el camino

Pero como contrapartida, tenemos a ‘Hello’ que, tras meses ya de vida, está comenzando a sufrir de un excesivo agotamiento, sobre todo “gracias” a anuncios de televisión y otras formas de promoción que la han empleado como “música de fondo”. Por lo que es fácil que sean muchos los que a día de hoy prefieran encontrarse con ‘Boys & Girls’ en lugar de con ‘Hello’ por simple aborrecimiento.

https://www.youtube.com/embed/ohPgju0mBgU

Quizás uno de los temas más destacables aunque pueda pasar más desapercibido por contar de nuevo con la voz de Solveig en lugar de alguna deslumbrante colaboración, o por no llegar siquiera al minuto y medio de duración, sea ‘Get Away From You’ que destila sonidos indie pop rock por los cuatro costados, desmarcándose de la pura electrónica del resto del listado aún siendo un tema elaborado a base de sintetizadores, como el resto de sus compañeros en ella.

Pero cuidado, que no es oro todo lo que reluce en cuanto a este Smash, que viene con unos cuantos defectos que pueden pesar demasiado para darle una mejor puntuación. Empezando por ‘Big In Japan’ que bien podría haber sido perfectamente titulada ‘Hello II’. Repetición punto por punto del esquema de aquel single, empezando por las bases electrónicas y terminando por la voz de Martina una vez más, y aderezandola con ligeros toques de ‘Ready 2 Go’.

https://www.youtube.com/embed/L7UCy6wKqxE

Todo el disco parece construido sobre la misma melodía y bases, y de ahí parecen crearse diferentes variaciones, y la verdad, con más de 3 años de tiempo para componeer nuevos temas, lo último que esperamos son variaciones; repeticiones del mismo tema, con 3 singles ya conocidos (y uno de ellos con 3 años a sus espaldas), por lo que la decepción puede llegar a ser mayúscula para los que se consideren verdaderos fans del francés.

Por todo ello, cabe recomendar este álbum a todos aquellos que gusten de los sonidos electrónicos fáciles de digerir pero no quieran llegar a la comida rápida de los recopilatorios veraniegos. Y por supuesto, si tenéis fiestas de terraza para esta temporada, este disco no defraudará a todos vuestros invitados… sobre todo a los que vengan pidiendo que les pongáis la música del anuncio de champú.

En Hipersónica | Caspa veraniega en el siglo XXI: lo que os atormentó y lo que os atormentará, Martin Solveig y su serie Smash hasta la fecha

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments