Hace ya unos meses que no hablamos del impacto en el mundo de la noche de la crisis que nos afecta a todos. Hoy, la noticia es que según cálculos de la Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno de Madrid, o lo que es lo mismo, Noche Madrid, los bares de copas están ingresando un 22% menos en consumiciones. Y se prevee que sus ventas bajen otro 10% adicional cuando entre en vigor la polémica ley antitabaco.

Todo esto está muy bien, pero a mí, personalmente, me interesa bien poco. Como público, me interesa que bajen los precios (así consumiré más), pero además como amante de la música o clubber que me considero, los locales que frecuento tienen otra problemática diferente.

Quizás sea la crisis sólo parcialmente culpable de la evidente bajada en ingresos de cualquier club o discoteca que se precie. A lo mejor, algo se ha hecho mal para que haya sesiones que sufren, y otras que directamente desaparecen (como Magnet, en Madrid). ¿O acaso ha ayudado la absurda política de entrada gratuita por lista a elevar los ingresos en épocas donde son pocos los que se pueden permitir tomarse tres o cuatro copas en un club?

En crisis, la gente tiene menos dinero que gastarse. Y si has basado tu modelo de negocio justamente en lo contrario, ahora éste modelo hace aguas. Es de cajón. Los clubes de electrónica están destruyendo su principal activo. Que es la música. Y su público ha dejado de valorar que ver a sus Djs residentes, o invitados, cueste diez o quince euros. Y ahora ya nadie acepta que haya que pagar entrada para entrar a una discoteca.

Regalando la entrada llenas tu club, pero confías tu caja a lo que la gente consuma. Y ahora no consume: bebe menos o hace botellón. Y más con las copas a los precios que tienen, no menos de 7 u 8 euros en cualquier sala de moda. ¿Y si la gente deja de beber? ¿En qué afecta eso a tu cuenta de resultados? Pues acabarás echando el cierre, y eso es una lástima para discotecas que llevan años en el candelero y están ahora sufriendo porque su clientela no se deja la pasta en barra. A lo mejor era más sostenible asegurarse, al menos una o dos consumiciones mínimas a pagar en taquilla…

Es sólo una reflexión. Que evidentemente llega tarde, y a destiempo. Pero se veía venir, el negocio, con este modelo, no es sostenible en el tiempo. Ojalá la situación cambie pronto, pero no sólo la crisis, sino las absurdas políticas de muchas discotecas 8entradas gratuitas, copas a 10 euros). ¿Nos escuchará alguien?

Foto | Flickr de St-Stev

EN Noctamina | La crisis en la barra del bar

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments