Massive Attack — Heligoland: tócala otra vez, Sam

Los británicos Massive Attack llevaban siete años sin publicar un nuevo álbum de estudio. Siete años en los que a decir verdad yo no les eché de menos, puesto que su última obra, 100th Window (2003, Virgin Records), ya me había desenganchado de ellos por completo, ni que decir tiene la banda sonora Danny The Dog (2004, Virgin).

El grupo andaba a la deriva. Cuando antes publicaban nuevo material en largo tras tres o cuatro años, ahora dejaban pasar demasiado tiempo y eso sólo tiene una explicación: falta de creatividad. Falta de contar algo nuevo que no hayan hecho ya en el pasado. Falta de valor para decir: vale, nos separamos. Pero no. Aquí está Heligoland (2010, Virgin) para seguir destruyendo un legado único.

http://www.youtube.com/v/BscjkU0sEh0&hl=es_ES&fs=1&

Soy de los que piensan que Massive Attack se tendrían que haber separado tras Blue Lines (1991, Wild Bunch Records). Esa joya de la corona insuperable de la escena Trip-Hop habría quedado impoluta, habría pasado a la historia sin segundas partes nefastas y todos pensando qué habría ocurrido si hubiesen seguido en activo. Lo malo es que eso no pasó y los hechos nos han respondido a esas preguntas.

La actual pareja formada por Robert del Naja y Grant Marshall, Andrew Vowles se fue después de publicarse Mezzanine (1998, Virgin), su última referencia aceptable; busca renovar su discurso y para eso necesitan apoyarse en terceros artistas como ya ocurriese en el pasado en mayor o menor medida (nunca han sido ellos tres solos). Por lo que tiran de agenda y llaman a Damon Albarn, quien parece tener un hueco en su apretada agenda entre tanto proyecto para desilusionar en una tediosa ‘Saturday Come Slow’, que parece sacada de los peores Gorillaz cantándonos que si le queremos en un arranque desesperado.

http://www.youtube.com/v/pM-TtuS94Dg&hl=es_ES&fs=1&

Por si fuera poco, Albarn también firma la letra de ‘Splitting The Atom’, tema que dio nombre al EP de anticipo a este álbum y que fue publicado en la recta final del año pasado. Aquí la producción acoge ritmos jamaicanos y el resultado mejora, a destacar la colaboración de Horace Andy a las voces, un habitual del grupo.

Donde menos me gusta ver a Massive Attack es en la búsqueda por encontrar una nueva Shara Nelson que les cante otro himno como ‘Unfinished Sympathy’. En esta ocasión tocó el turno de contar con la voz suave de Martina Topley-Bird que no aporta nada en los temas, en especial en ‘Psyche’, con la guitarra punteada a su lado. En ‘Babel’ la base mejora pero su timbre sigue sin transmitir lo que un buen timbre de soul lograría ahí.

http://www.youtube.com/v/RWv0PunbXJI&hl=es_ES&fs=1&

Con el único tema que yo me quedo es con ‘Pray For Rain’ (también incluido en el anterior EP), donde la producción sí que recuerda la época oscura de los de Bristol, con unas buenas líneas de piano y la voz de Tunde Adebimpe (TV On The Radio) que da el carácter negro que necesita el corte. Del resto sólo rescataría algunos momentos: el final de ‘Atlas Air’ tras un desarrollo lineal eterno donde Robert Del Naja parece no tener horchata en las venas la base le resuelve la papeleta, el acercamiento al Dubstep vocal en ‘Flat Of The Blade’, y los buenos recursos sonoros que saben siempre poner en temas como ‘Girl I Love You’.

Heliogoland podría haberse quedado guardado en un cajón tranquilamente que no hubiese pasado nada, ellos se habría ahorrado unas cuantas horas de trabajo de decirle a Sam: tócala otra vez, como llevan haciendo más de una década entre recopilatorios y recuerdos de sus momentos de lucidez; y nosotros hubiésemos recurrido a los primeros álbumes si queríamos escuchar a los mejores Massive Attack. Esos que sí te ponían los pelos de punta.

Sitio Oficial | Massive Attack

En Noctamina | Massive Attack — Heligoland: otra vuelta de tuerca

Anuncios