Anuncios

Mastodon — Crack the Skye: la evolución de una banda que no conoce límites

Por alguna razón, ponerme a escribir la crítica de este álbum me ha costado más de lo habitual, a pesar de que era uno de los trabajos que más deseaba poder escuchar de este 2009. Y eso es así porque con Crack the Skye, Mastodon han conseguido crear un álbum tan descomunal, que tengo la constante sensación de que todo lo que pueda decir sobre él no le hará justicia, especialmente con el paso de los años.

Porque este disco nace con la clara vocación de acabar convirtiéndose en un verdadero clásico, superando a sus sensacionales predecesores en la misión de hacer que el cuarteto de Atlanta reciba la consideración de banda de culto entre los amantes del metal. ¿Pensáis que resulto excesivo en mis declaraciones? Bueno, adentrémonos en esta genialidad para ver si estoy o no en lo cierto.

Entender este álbum requiere ir más allá de sus 50 atronadores minutos de música, y conocer la evolución de una banda cuya ambición parece no tocar techo nunca. De haber seguido en la línea de su trabajo debut, Remission, Mastodon habrían pasado por una muy buena banda de metal, pero sin llegar a diferenciarse excesivamente de la gigantesca masa que conforma el género.

Con Leviathan todo cambió, y con él, el cuarteto ya comenzó a demostrar que aspiraban a mucho más de lo que hasta entonces habían mostrado: las progresiones tomaban todo el protagonismo, las texturas se superponían hasta niveles imposibles entre la brutalidad groove y las letras se convertían en cruciales para entender un álbum conceptual que giraba en torno al clásico de Herman Melville titulado ‘Moby Dick’.

Sentadas estas bases, Blood Mountain las potenció añadiendo nuevos terrenos de experimentación, sonidos aún más extremos y colaboraciones con artistas de la talla de Josh Homme o Cedric Bixler-Zavala, que aportaban una mayor dimensión al conjunto. Ahora, Crack the Skye toma todo lo demostrado por sus predecesores y lo lleva a un nuevo nivel.

Siguiendo los preceptos del metal progresivo, el número de pistas se reduce considerablemente (sólo siete) y la duración de las mismas se expande considerablemente, con dos piezas superando los 10 minutos y sólo una, el single ‘Divinations’ quedando por debajo de los 5 minutos. Así pues, esta es la primera y más definitoria señal de la ambición con que Mastodon han afrontado este disco.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=3530340&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=&fullscreen=1

Cada canción se convierte en un universo en sí misma, pero no porque éstas se encuentren aisladas unas de otras (al contrario, la cohesión entre ellas roza la perfección), sino por la profundidad alcanzada en cada una de ellas, repletas de rincones a los que es imposible llegar hasta después de muchas escuchas.

Riffs, solos, breakdowns y demás recursos se ponen al servicio exclusivo del conjunto, no buscando deslumbrar por sí solos, sino convertirse en un nuevo ladrillo que dé consistencia al muro. Y claro, así salen piezas tan sólidas como la épica suite ‘The Czar‘ :

Ni un solo pero se le puede poner al equipo humano detrás de esta maravilla, empezando por los cuatro miembros de la banda, que se muestran enormes en sus respectivas áreas de acción, y siguiendo por la ejemplar labor en la producción de Brendan O’Brien, quien consigue que absolutamente todo suene en su justa medida, algo especialmente difícil en un álbum de estas características.

9.3/10

Crack the Skye no es de digestión ligera; de hecho se plantea incluso más inaccesible que sus predecesores por llevar aún más lejos la vertiente progresiva de su sonido, sin sacrificar un ápice la potencia groove. Sobre el papel, suena a mezcla imposible, y lo sería de no haber sido concebida por unos músicos tan capaces y ambiciosos como los que integran Mastodon. Por ello, no me tiembla la mano a la hora de asignarle una puntuación tan alta como la que estáis viendo. No sé si acabará siendo mi disco del año, pues aún quedan meses con lanzamientos muy interesantes por delante, pero tened por seguro que figurará en todas mis listas.

Mastodon: discografía

Anuncios