Megadeth — Super Collider: no os burléis de los mayores

Creo que todo lector medio aficionado al mundo del Metal tiene más que claro quienes son Megadeth y lo que fueron para este género en su momento. Su labor y su importancia en el crecimiento y expansión de un subgénero como el Thrash Metal es incuestionable, al igual que el elevado caché del que ahora gozan. Los mitos tienen esa virtud. Pero una vez pasan los años, terminan quedándose en eso, en mitos. Una leyenda pretérita de la que muchos se acuerdan y deciden regocijarse en ella viendo el estado actual de aquel antiguo ídolo.

Megadeth, cuando el nombre es lo único que te queda

Viendo el tono que tiene la introducción, ya os podéis figurar que en esta reseña del nuevo trabajo de la icónica banda de Thrash no va a ser muy amable. Pues sí, habrá algún que otro palo. Pero antes de nada, decir que lo voy a hacer con algo de dolor en mi corazón. Siempre he tenido muy presente a Megadeth durante mi educación metalera. Fueron una de las cuatro grandes bandas del Thrash Metal de la Bay Arena por un buen motivo. Ahí están pruebas evidentes como Peace Sells… But Who’s Buying, Rust In Peace o Countdown To Extinction. Sin embargo, de la gran banda que parió tan grandes obras ya solo queda el nombre. Ahora, a lo que más se parece es a una especie de cadáver andante con lápida dorada nutriéndose de lo que puede.

Hubo momentos en los que parecía que este muerto estaba muy vivo. Joder, si hasta United Abominations era un disco muy bueno. Creíamos que se habían levantado de la tumba con mucha dignidad. Luego llegó Endgame, pero mucho no se lo terminaron de creer. Buen trabajo, pero que seguía siendo insuficiente para una de las bandas más grandes del género pesado, y más teniendo en cuenta la gran ola de bandas jóvenes de Thrash que venían pisando fuerte. Si alguno no estaba del todo convencido de que lo de Abominations era un espejismo, Th1rt3en se lo terminó de confirmar. Dave Mustaine y compañía estaban más que faltos de ideas y de chispa (por no hablar de ese “reshulón” título para el disco).

Afrontar la llegada de un nuevo trabajo de Megadeth es harto difícil. Ni siquiera me llegué a molestar en seguir muy de cerca las noticias que llegaban de este Super Collider, ni llegué a hablar de su llegada por aquí. Esa sintomática pereza es más que indicativa del interés y las esperanzas depositadas en este álbum. Si he llegado a escuchar este disco ha sido más por ver lo que estaban haciendo con su legado más que por sincero interés musical. Esperanzas pocas, expectativas por los suelos. Estaba muy fácil hacer un trabajo mínimamente superior al bajo nivel de su predecesor. Tan fácil como no solo igualarlo, sino acabar haciendo un álbum más fallido.

Super Collider, un álbum del que poco hay donde rascar

https://www.youtube.com/embed/IgYOaUZ29ws

Lamentablemente, Super Collider sigue mostrando los síntomas de flojera y de falta de inspiración que venían adoleciendo Megadeth desde hace tiempo. No solo en estudio, sino también en directo, según he oído. Mustaine ya no es el mismo de hace años. Ahora en sus casi más de 50 tacos, se ha convertido en una especie de lunático paranoico de derechas ultracatólico que da más que hablar por polémicas declaraciones o por errores en sus conciertos que por su música. Sin embargo, y para evitar que la gente se olvide de él y pueda seguir viviendo de las rentas, continuamos con esta tendencia de disco cada dos años que también sirva de excusa para seguir de gira.

Verdaderamente, poco podemos rascar de Super Collider. Escasos momentos realmente memorables, riffs poco inspirados y muy fallidos y solos con poca chicha, casi forzados, ya que parece que Megadeth sin solos de guitarra no es nada. El apartado compositivo es realmente pobre, canciones sin gracia y sin fuerza, muy descafeinadas. Por no hablar de ese aparente giro hacia el Hard Rock, dejando el Thrash Metal a un lado y que el Metal esté solo de pasada, en un vacío intento de simular una reinvención. Un poco como el giro dado en Cryptic Writings (un muy buen trabajo de Megadeth muy infravalorado), pero sin la inspiración y la calidad de entonces. Siendo sincero, nada más empezarlo, lo que quería era que se terminará de una vez. Pero seguí, esperando algún momento especial o alguna canción impactante que por lo menos se pudiera disfrutar con ganas individualmente y que pudiera escucharse en alguno de sus conciertos.

https://www.youtube.com/embed/jBA7u2il8Ws

Nada más lejos. Nada de lo que encontramos por aquí se puede acercar mínimamente a un hit. Como mucho, la versión que hacen del ‘Cold Sweat’ de Thin Lizzy, pero cuando una de las mejores canciones del disco es una versión de otro grupo es que algo falla. Creedme cuando digo que me duele tener que decir esto de una de las bandas de mi adolescencia. Cada vez son más los que piden la jubilación anticipada de Mustaine, unidos a los que llevaban pidiéndola con varios años de antelación. Francamente, no merece la pena meterse con Mustaine. No esta bien reírse de alguien cuando presenta síntomas de chocheo en su composición o en su forma de cantar. Mustaine ya mostró todo lo que tenía que ofrecer hace décadas, y por eso ya merece un gran respeto.

2/10

Pedirle que esté a la altura es pedir un imposible. Hasta sus sucesores, como Guillermo Izquierdo de Angelus Apatrida, han mostrado en la actualidad ser más Megadeth que los propios Megadeth. De estos últimos ya solo queda el nombre y dos integrantes originales, Mustaine y David Ellefson. Aun quedarán fans acérrimos que defiendan al grupo y que disfruten con este trabajo. Enhorabuena para ellos. Tiene mucho mérito, porque yo no he conseguido disfrutarlo en casi ningún momento. Si algún queda algún curioso que no se haya atrevido con este trabajo, por mi parte le recomiendo que se ahorre esos minutos de su tiempo escuchando alguna otra banda de Thrash joven que esté despuntando, o que le quite el polvo a alguno de sus discos clásicos de Megadeth.

Tracklist de Super Collider

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:album:11dbhQhrR4uG2aBJiqxtDW

Anuncios