Anuncios

Metronomy — Love Letters

“metronomy” src=”http://img.hipersonica.com/2014/03/love_letters.jpg» class=”centro” />
No os creáis que es mucho. Love Letters, el cuarto disco de los ingleses Metronomy dura poco más de 40 minutos. Pero vaya, que sí, que se hacen eternos. Interminables, diría casi, tirando de hipérbole. Lo que sí parece claro es que este paso hacia un sonido un poco más elegante, más serio y formal, más adulto, si queréis llamarlo así, ha resultado acabar en aburrimiento. Tampoco es algo nuevo en un grupo que siempre ha ido sellando grandes singles, pero al que le cuesta horrores enganchar durante un Lp entero, incluso cuando uno pone lo mejor de sí mismo y cree estar encontrando por fin la conexión con Joseph Mount, que además ha hecho de productor de Love Letters, y los suyos. Pero no. Son espejismos, ramalazos de categoría musical que muestra que hay talento real ahí detrás, pero que otra de las cosas que hay es una alarmante falta de frescura. Intrascendente.

Love Letters: aferrándose al grower que no llega nunca

E, insisto, lo he intentado. Me lo he puesto mil veces. Convencido de que a lo mejor no era él, era yo. Pensando en que en realidad lo que pasaba es que Love Letters era un grower. Que si le dedicaba el tiempo y atención suficientes irían surgiendo mil motivos por los que enamorarme del disco. Pero mira, chico, no. Y ya lo siento, pero no. No es que la cosa no funcionase en un principio. De hecho, si no nos ponemos excesivamente estupendos, se mantiene cierto nivel en los cuatro primeros temas. En el primero, ‘The Upsetter’, la cosa tiene ese regusto algo hortera de falsete impostado, pero que hace gracia. Un ratito, una muestra pequeña, bien. Curioso, apañado, incluso dotado de cierta elegancia con ese solo final de guitarra, que le aporta mucha consistencia. Venga, va, Metronony, ahí está, vosotros podéis. Seguimos: ‘I’m Aquarius’, un corte al que quizás le falte algo de nervio para afrontar con entereza la labor que se le asignó, ser uno de los singles más visibles de Love Letters, pero que en todo caso está lejos de desagradar. No estamos encantados, pero vamos tirando.

https://www.youtube.com/embed/iQS4oa-dgLY

Y llega ‘Monstrous’. El primer pestiño inasumible de Love Letters. Ese organito traído directamente de la celebración más chunga de la iglesia que está al lado del ensayo, ese ritmo cansino. Esa nada. Sobre todo esa nada, porque en ‘Monstrous’ no pasa absolutamente nada. Y estaría bien, porque todos la cagamos de cuando en cuando, pero es que hay tantos temas en Love Letters en los que no pasa absolutamente nada… salvo ‘Love Letters’. Corte que ya conocíamos por el maravilloso videoclip (qué gozada, qué cosa más bonita) de Michel Gondry. El tema no decepciona. De largo, lo mejor del disco. Mi tema favorito de Metronomy por siempre jamás. ¿Imagináis un disco con cuatro o cinco temas a esa altura?. Pues eso, hablaríamos de uno de los mejores trabajos de pop del año, seguramente. O igual no tanto, pero casi. Me gusta tanto que hasta aplaudo esa sección de vientos del final. Se lo como todo.

Entre el dolor y la nada

Pero tras el subidón, la seguridad de que esto ya no lo para ni una tormenta de granizo, nieve y temperaturas bajo cero, llega ‘Month on Sundays’. Muy correcta ella. No puede molestar a nadie. Ni emocionar. La muestra perfecta para pasar tres minutos y medio escuchándola, como quien se corta las uñas de los pies, o se tira en el sofá mientras observa lo que hace la araña de la esquina de la pared. Y ya, alguna bromita entretenida a forma de intro, ‘Boy Racers’, acaba teniendo su gracia. Quizás se alarga un poco más de lo estrictamente necesario (un buen cacho más, vaya), pero entretiene. Sin una demostración de cualidades excesivas, pero casi por encima de la media del resto del disco, y realmente afortunada si durase un minuto menos. Por lo demás, el recuerdo de Homer Simpson entonando un sonoro ‘me aburro’ ha recorrido nuestras mentes ya en muchas ocasiones. Y todavía no ha llegado lo peor.

https://www.youtube.com/embed/riEBi8BJ9Tw

‘Call Me’ es otro de esos escasísimos momentos más o menos inspirados de Love Letters. Bueno, quien dice escasísimos, dice que realmente inspirados hay dos. ‘Love Letters’ y ésta, que sin ser nada del otro jueves sí acaba captando tu atención. Pero ahora pensad lo siguiente. Lo que aquí le saca una cabeza de calidad a la media, en cualquier otro disco quizás no pasaría de canción de relleno. Pero si luego tenemos en cuenta ese lastimoso trío final, entenderéis que uno tiene que hacer un esfuerzo por quedarse con algo. Apenas empieza ‘The Most Immaculate Haircut’ y ya casi estás mirando cuánto dura, si falta mucho para llegar. El tedio se ha apoderado tanto de tí que ya todo te da igual. Quieres que Love Letters acabe cuanto antes, escribir unas líneas que os hagan saber que ni ‘Reservoir’ ni ‘Never Wanted’ mejoran el percal, y que tampoco os molestéis en prestarle mucha atención. Será por discos majos lanzados últimamente. Tres canciones decentes, tres pequeños islotes en medio de un océano de inoperancia y aburrimiento. A otra cosa.

4,01

Metronomy — Love Letters

Una perfecta pérdida de tiempo. Escuchad ‘I’m Aquarius’, ‘Love Letters’ y ‘Call Me’. Agradecedme a continuación que os ahorre todo lo demás. Disco cargante, insípido, al que quieres sacarle virtudes que, en realidad, no tiene. Nada que destaque realmente, nada que lo arranque de la vulgaridad y el aburrimiento. Un trabajo que olvidaremos muy pronto, el cuarto de Metronomy. Eso si llegamos a acordarnos de él en algún momento.

* 01 The Upsetter
* 02 I’m Aquarius
* 03 Monstrous
* 04 Love Letters
* 05 Month of Sundays
* 06 Boy Racers
* 07 Call Me
* 08 The Most Immaculate Haircut
* 09 Reservoir
* 10 Never Wanted

Lo mejor

  • ‘Love Letters’ y ‘Call me’
  • Esa maravilla de videoclip será lo único que realmente nos haga recordar Love Letters
  • Que tampoco es que te sangren los oídos. Dicen que cuando un disco es muy malo te sangran, pero es un decir, eso no pasa.

Lo peor

  • Que dura muchísimo. Igual no tanto, pero lo parece.
  • Que a veces me han recordado a Scissor Sisters.
  • Que me lo he escuchado veinte veces, por si mejoraba. Y no.

Metronomy en Hipersónica

Metronomy — Radio Ladio
Otro magnífico videoclip de Michel Gondry, esta vez para Metronomy y su ‘Love Letters’

Anuncios