La genésis de Micah P. Hinson And The Nothing está en un accidente que sufrió en 2011 el bardo de Memphis (Tennessee), residente en Abilene (Texas), en la provincia de Tarragona durante su gira española en compañía de su banda de acompañamiento por entonces, los maños Tachenko. Curiosamente, Micah P. Hinson fue el mayor damnificado de aquel accidente, en el que sufrió una lesión importante en un brazo que le impidió continuar con sus conciertos.

Micah P. Hinson And The Nothing, el disco español del de Abilene pero con su particular impronta sureña

A otro artista quizás le hubiera dado miedo volver a las terribles carreteras nacionales de este país, como la que comunica Zaragoza con Lleida y Tarragona a través de la provincia de Teruel. Pero no, Micah P. Hinson And The Nothing lo grabó en Santander, en los estudios Moon River sitos en Escenario Santander con Fernando Macaya (Los Deltonos, Quique González) como ingeniero de sonido, quien también es uno de los músicos de acompañamiento.

Grabado en riguroso directo en el estudio, o al menos eso es lo que parece, incluso en ‘On The Way Home (To Abilene)’, se respetó ese “qué dolor de oídos” que una chica pronuncia tras el caos sonoro del final de la canción, es probablemente el disco más oscuro, folkie, extraño, emocionante y variado de todos los cinco que ha grabado en su carrera.

El doble álbum en vinilo empaquetado en carpeta abierta, que en España edita Houston Party y en el resto de Europa el sello francés Talitres, es una maravillosa obra de arte al alcance de cualquier bolsillo más o menos pudiente. El seguidor de Micah P. Hinson optará por esta versión, pues aparte de lucir más el arte gráfico será una delicia escuchar cómo surge la música de los surcos.

El disco español de Micah P. Hinson

Micah P. Hinson And The Nothing incluye 12 temas más uno oculto colocado al final del álbum que se titula ‘The Crosshairs’ y que es una siniestra rareza dentro del álbum. Se trata de un cancionero que como bien nos decían en Houston Party Records hace unos meses:

Este disco gira hacia sonoridades que evocan , más que en ocasiones anteriores, el porche delantero de una granja poco transitada, con baladas de amor para tiempos de guerra a ritmo de vals o casi y ambientaciones adaptadas a una hipotética segunda parte de O Brother, Where Art Thou?

Además de esas guitarras vintage tan propias del artista encontramos banjos, theremin, violines, slide guitar, guitarras acústicas, cuerdas, marimba y un montón de detalles que pueden escapar a quien lo escuche este álbum como música de fondo mientras hace otra cosas por casa.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3011405664/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/transparent=true/

Personalmente, este Leonard Cohen del indie, sí, es ya una marca registrada que posiblemente no le haga justicia, ha grabado un disco muy notable de música popular con raíces, bluegrass, góspel, blues añejo e incluso rock & roll afilado y tabernario, acaso punkie como si The Pogues hubieran nacido en el profundo sur de Estados Unidos, o los propios Violent Femmes, como con el corte que nos sorprende en la apertura, ‘How Are You Just A Dream?’, una rareza en su nuevo repertorio de estudio.

Un álbum más redondo e hiriente que Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs

Más logrado que Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs, el álbum que grabó en 2010 después de su casamiento y que olía y sabía a felicidad, hay momentos absolutamente en los que el dolor, físico y espiritual, aparece como en ‘The One To Save You Now’, y una especie de nana en clave piano solo que es ‘I Ain’t Movin’. Después de estos dos temas el songwriter nos tiene ganados y venga lo que venga nos va a parecer bueno.

Porque ‘The Same Old Shit’ suena a score de película inspirada en una obra de Mark Twain. Aventuras y desventuras en una tierra que no es la prometida, “día tras día es la misma mierda de siempre” repite una y otra vez en el estribillo.

Y ‘The Life, Living, Death And Dying, Of A Certain And Peculiar L.J. Nichols’, que ya tocaba grabar en estudio, resume en casi cinco minutos la historia personal de un tipo peculiar a ritmo de country cantado en ese límite en que su voz parece que va a desafinar y estropear la canción. Pero esa característica es ya una marca propia de la casa.

‘Sons Of The USSR’ es una balada muy melancólica con piano y cuerdas llevando el peso y Micah P. Hinson contándonos una historia de tiempos pasados. Sí, estamos en una taberna sureña en plena Ley Seca con el songwriter ejerciendo de Johnny Cash en el bluegrass ‘There’s Only One Name’. Y qué corra el whisky de estraperlo.

‘God Is Good’ es un góspel que Hinson convierte en una de las más bellas canciones que haya grabado nunca en su carrera. También emocionante es ese piano de apertura de ‘The Quill’. Escuchándolo nos lo imaginamos cantándolo en el hall de un hotel en Abilene hace setenta años. Gracias Micah por saber emocionarnos.

‘Love, Wait For Me’ no sorprende tanto pero se convierte a la larga en una imprescindible en sus directos. Tremendo medio tiempo en el que se escucha una marimba que me parece una genialidad. No es menos apreciable el cierre del álbum, ‘A Million Light Years’, un tema de un songwriter de gran nivel que solo con una acústica y voz desgarrada, bueno, y un theremin, nos pone la piel de gallina.

8.3/10

Micah P. Hinson And The Nothing — Micah P. Hinson And The Nothing

Tras Micah P. Hinson & The Pioneer Saboteurs, que salió en 2010 y fue el disco de la felicidad tras haberlo grabado después de su boda, y el recopilatorio de rarezas de 2012 Micah P. Hinson And The Junior Arts Collective, que venía con Rockdelux, el bardo de Abilene (Texas) se descuelga con un álbum grabado en Santander pero que lo podría haber hecho perfectamente en Nashville o Memphis, su ciudad natal. Micah P. Hinson nos regala un cancionero de gran fuste, variado, melancólico pero también festivo, que logra emocionarnos y trasladarnos a épocas pasadas de su país.

  • How Are You Just A Dream
  • On The Way Home (To Abilene)
  • The One To Save You Now
  • I Ain’t Movin’
  • The Same Old Shit
  • The Life, Living, Death And Dying, Of A Certain And Peculiar L.J. Nichols
  • Sons Of The USSR
  • There’s Only One Name
  • God Is Good
  • The Quill
  • Love, Wait For Me
  • A Million Light Years
  • The Crosshairs (Bonus Track)

Lo mejor

  • La edición en doble LP en vinilo
  • There’s Only One Name
  • The Quill
  • Micah P. Hinson no parece tan féliz
  • God Is Good

Lo peor

  • La portada, no tan impactante como la del álbum anterior
  • Que tuviera que tener un accidente para hacer tan buenas canciones
  • Que no se le considera uno de sus mejores álbumes

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments