Las coincidencias no existen. Que fuera el día de Reyes, un jueves festivo en medio de una semana de vacaciones o como si lo fueran para muchos, no creo que tuviera que ver para que la Sala Acapulco de Gijón recibiera con un lleno por todo lo alto a Micah P. Hinson.

Micah P. Hinson no era nadie, mejor dicho no lo conocía casi nadie, en 2005 cuando vino por primera vez a Asturias para presentar su disco de debut, Micah P. Hinson And The Gospel Of Progress y el EP posterior, The Baby And The Satellite, en el Centro Cultura Cajastur dentro del Ciclo Intersecciones. De él sabíamos bien poco, que le precedía una leyenda tan disparatada que era muy probable que sea cierta: infancia en familia muy cristiana, pasión por una viuda negra, adicción a los estupefacientes, encarcelamiento, deudas y desempleo.

Nos hizo dos discos de dolor extremo, el citado con el Progreso del Góspel y Micah P. Hinson and The Opera Circuit, dos obras maestras para un jovenzuelo de pantalones anchos, gafas de pasta y voz de cincuentón fumador nacido en 1981 en Memphis (Tennessee) pero que se crió en Abilene (Texas).

Después se casó y parece que le sentó estupendamente el cambio de estado civil. Su disco de 2008, Micah P. Hinson And The Red Empire Orchestra, es la evidencia de que la convalecencia a base de calmantes tras un imprevisto accidente que le quebró una vértebra se lleva mejor en compañia. Ya no habìa grito, el Leonard Cohen bastardo de Texas era otro y también nos gustaba.

El año pasado, Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs mereció estar en nuestra lista de lo mejor de 2010 pero no entró por muy poco. Como bien decía la hoja promo del disco, dejó de rebuscar en los contenedores de su alma, tan agitados, para infiltrarse como actor de reparto en los melodramas de Scott Walker y Lee Hazlewood. Y eso fue lo que nos encontramos en Gijón.

La segunda parte de su gira española de invierno la volvió a emprender al lado de los zaragozanos Tachenko, que venían con la lección bien aprendida y se mostraron sólidos apoyos para un artistas cada vez más grande. Curiosamente era el primer gran concierto del año en la ciudad y el primero tras la prohibición de fumar en establecimientos hosteleros. Todos tomaron nota. Las hordas tomaron las aceras próximas al Casino apurando la última calada antes de entrar a la Acapulco.

Y los músicos también tomaron nota, aunque Micah P. Hinson pareció en un principio que se quería quedar con nosotros. Sacó un pitillo del bolsillo y uno que es miope no se dio cuenta que el supuesto humo salía de uno de esos cigarrillos de vapor que venden en las farmacias para calmar la adicción de los fumadores.

Los primeros acordes de ‘A Call To Arms’ sonaron para que los músicos de apoyo se colocaran en el escenario y Micah P. Hinson detrás con un brick de zumo de naranja cogió su bonita guitarra Eastwood Airline y comenzó una interesantísima función, de esas que crean afición, que tuvo una duración de unos setenta minutos.

Micah P. Hinson nos cautivó de mano con ‘Take Off That Dress For Me’, que en principio se titulaba Sweetness, que sonó menos acústica que en su último disco pero igual de intensa y melodramática que la original. No hubo concesiones a la galería, nada de grandes éxitos como ‘Beneath The Rose’ o ‘When We Embrace’, por citar dos, ni siquiera la versión de ‘This Old Guitar’ de John Denver que acostumbraba a colocar en los bises.

A cambio recordó los tiempos de The Gospel Of Progress con esas maravillas que son ‘As You Can See’ y ‘Don’t You’, que cerró un bis alucinante tensión, y los de The Opera Circuit con la genial ‘Diggin’ a Grave’. Además hizo menos densa y más electrizante y festiva ‘The Cross That Stole This Heart Away’ a la que quitó la parte vocal, se puso en la piel de Jim O’Rourke en ‘2’s and 3’s’, traspasándonos con su voz de barítono un poco después en ‘Seven Horses Seen’. Han pasado casi seis años y Micah P. Hinson sigue maravillándome como en su set de cuatro temas, guitarra acústica en ristre y solo ante el peligro, en el que hizo un ‘Lord Go Home’ que no conocía y me puso la piel de gallina.

[[gallery: micah-p-hinson-sala-acapulco-gijon-06–012011]]

Sitio oficial | Micah P. Hinson
Más en Hipersónica | Micah P. Hinson — Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs: le prefiero arrastrado, Micah P. Hinson — All Dressed Up And Smelling Of Strangers: mucho más que versiones 
Fotografías | Víctor Rodríguez en Flickr

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments